Juicio del siglo: El viejo ataca

Posted on Actualizado enn

Actualización: En 7mo párrafo precisa funciones de autoridades
Ignacio Villa Vargas declaró este viernes que los hombres del gobierno y los fiscales que ordenaron su detención en 2009 buscaban que involucrase al general retirado Gary Prado Salmón en el movimiento que atribuían al ex comandante de los Balcanes como represalia por haber capturado al guerrillero argentino-cubano Ernesto “Ché” Guevara hace 46 años.
La premisa, dijo, era que el militar “cavó su tumba” al rendir a quien dio forma en el continente a la “teoría del foquismo” y cayó en el intento de generar una insurrección que desde Bolivia se expandiría a todo el hemisferio.
La afirmación fue una de las descargas verbales del personaje que los fiscales habían considerado como testigo esencial del episodio del Hotel Las Américas antes de girar la acusación en 180 grados y declararlo acusado esencial de todo el proceso, el mayor de la historia judicial boliviana en lo que va del siglo.
Villa Vargas, conocido nacionalmente como “El Viejo”, dijo que la orden de actuar contra el grupo con el que estaba Eduardo Rózsa Flores fue dada por el presidente Evo Morales y que el vicepresidente Álvaro García la convirtió en “orden de ejecución”. “La orden vino a través de Raúl García Linera (hermano de la segunda autoridad nacional) al funcionario del Ministerio de Gobierno Luis Clavijo”, y al comandante de la fuerza que invadió el hotel, Cap. Walter Andrade.
Tres pistolas ametralladoras eran del ejército, afirmó, y vinieron de La Paz. Otras tres fueron compradas cerca de la feria de Barrio Lindo, en Santa Cruz. En su propia casa, en Cotoca, dijo, fueron borradas las seriales.
La aclaración de El Viejo (cruceño, 55 años) echa sobre el segundo mandatario la responsabilidad jerárquica de la ejecución de Rózsa, el irlandés Michael Dwyer y el húngaro Árpad Magyarosi en la madrugada del 16 de abril aquel año. Su afirmación respecto a la “vendetta” sobre el general Prado Salmón por la captura del “Ché” coincide con las afirmaciones del militar ante el tribunal a lo largo de los 54 meses que lleva el proceso. Está en libertad condicional.
El Viejo encadenó los episodios que han rodeado al asalto al hotel Las Américas con una conjura contra los dirigentes de Santa Cruz para quitarse del camino un obstáculo para el control político sobre el país y de paso conseguir lucros personales. Villa Vargas dijo que el ahora ex fiscal Marcelo Soza le pedía que incriminase a personas adineradas de la región para luego extorsionarlas. El ex fiscal ha repudiado esas afirmaciones.
Reiteró la afirmación de que el mismo funcionario del Ministerio de Gobierno dirigió un supuesto atentado sobre la residencia del Cardenal Julio Terrazas y aseguró que tenía las botellas de vidrio con las impresiones digitales de Clavijo. Apuntó también sobre el capitán Andrade, de la fuerza policial que tomó el hotel, y Carlos Núñez del Prado, uno de los funcionarios de Ministerio de Gobierno que lo habrían conducido hasta Argentina con el supuesto propósito que alejarlo de Bolivia. “Querían acusar a la Iglesia Católica de apoyar a terroristas y expulsarla del país. Yo no iba a apoyar eso”.
Pausado como para que sus declaraciones fuesen cabalmente transcriptas, El Viejo describió algunas “sesiones de tortura” por las que pasó (descargas eléctricas en la planta de los pies y la barriga), privación de medicamentos para la diabetes, amenazas sobre su familia. La sesión fue suspendida hasta dentro de 10 días.
Es el tercero en declarar en el proceso que involucra a 39 personas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s