Día: octubre 11, 2013

El pretendiente pide la mano

Posted on Actualizado enn

El artículo siguiente fue publicado por la revista Nueva Crónica, del Instituto Prisma, de La Paz. Se lo encuentra en http://institutoprisma.org/ número de la segnda quincena de octubre, 2013, y lo comparto con Uds.

-0-

La estrategia de “enamorar a Santa Cruz” que hace cinco meses lanzó el partido de gobierno para posesionarse políticamente de la región ha tenido avances notables y, en medio de las fiestas cívicas, el pretendiente ha dejado atrás la etapa de las miradas furtivas y las serenatas. El resultado, con ofertas millonarias como anillo de compromiso, ha sido el equivalente a un noviazgo formal. La novia, personificada en los empresarios de la región, se sintió feliz con el romance, cuya culminación podrá ocurrir en las elecciones generales del próximo año.

El anillo de compromiso se expresa en inversiones gigantes que incluyen la presa hidroeléctrica de Rositas, en un volumen récord para el país cuando esté concluida: 1.488 millones de dólares. En ninguno de los anuncios se hizo un detalle de la factibilidad del proyecto en la provincia suroriental de Cordillera. Cuando esté concluido, en seis años, deberá generar 400 mega watts a través de cuatro turbinas. Sería como aumentar en un tercio la capacidad instalada de generación de energía que tenía Bolivia en 2009. Itaipú, la segunda presa hidroeléctrica más grande del mundo (la primera está en China), en la frontera entre Paraguay y Brasil, genera 10 veces más el volumen proyectado para Rositas, pero con 20 turbinas. Con financiamiento de China, Jamás en la historia boliviana se habría invertido tanto en un proyecto del estado. No hace mucho, la cifra habría causado mareos. El anillo tiene destellos deslumbrantes y todo mundo parece feliz en la fiesta de noviazgo.

Hay algunos inconvenientes que, de momento, no han causado mayor preocupación entre los protagonistas y los invitados, pero que, más adelante, pueden mostrar lados peligrosos.

Faltaría un año para la boda, en principio fijada para la primera semana de octubre, 2014, y hay dudas sobre cómo sería la ceremonia religiosa. ¿Irá la novia vestida de blanco? Que se hubiera sabido, el novio era ateo hasta poco tiempo atrás, o por lo menos no era de la congregación de la novia y de sus padres. Esta situación causa cierta incomodidad. Que el pretendiente, que es zigzagueante pero no se conoce que sea ni parrandero ni jugador, hubiese tenido una súbita conversión no aporta a su credibilidad. En su personalidad parecen predominar los impulsos. Reiteradas veces se declaró comunista o marxista leninista (una de ellas con muchos testigos de peso, cuando se debatía el retorno de Cuba al sistema interamericano).

La candidata a suegra, que es ambiciosa e interesada y cree que podrá hacer negocios lucrativos, quiere que la boda se realice cuanto antes. No cree que los flirteos que en el pasado tuvo la novia con otros pretendientes afecten sus condiciones para vestir un blanco deslumbrante el día del connubio. Pero el posible suegro y los abuelos no se dejan todavía contagiar por ese entusiasmo.

Hay otro inconveniente grave que no ha empañado la felicidad que acompaña a los novios: un altercado en el pueblo de la novia, donde una madrugada el pretendiente mandó a unos amigotes armados con pistolones modernos irrumpir en un hotel y eliminar a algunos potenciales adversarios a balazo y bombazo limpios, y encarcelar a supuestos amigos del grupo. Algunos de estos últimos son conocidos –y quizá parientes- de la novia. La cuestión se ha complicado con la afirmación de uno de los sobrevivientes del ataque antes del alba de que por lo menos uno de los que aparecieron muertos estaba vivo y arrodillado en un aeropuerto de Santa Cruz. Eso ha complicado la versión del novio de que sus amigos habían sido recibidos con plomo al acercarse al hotel. Es decir que la persona vista en el pavimento de un aeropuerto no habría muerto donde se dijo que murió. El caso ahora es ventilado en los estrados judiciales. El novio es poderoso e influyente y a veces parece que los jueces acabarán fallando a su favor. Pero el vecindario está disconforme. Incluso el cura de la parroquia en las misas dominicales no se cansa de proclamar que se haga justicia con todo rigor.

El pretendiente promete, entre otros regalos de lujo para agradar a los parientes de la novia, reactivar negocios para explotar riquezas que guarda el fondo de su propiedad. La última vez que quiso hacerlo acabó peleado con un socio venido de las tierras de Sandokán, que ahora alega daños y, en un juicio, reclama por compensaciones. En otros negocios ha tenido éxitos notables que le han rendido ahorros abultados. Su cuenta corriente tiene caudales como nunca que hacen dichosos a los banqueros, incluso a los de la comarca.

Los partes del compromiso deberán empezar a circular pronto y los invitados y participantes se acicalan. ¡No ven la hora de que la fiesta empiece!

Juicio del siglo: El viejo ataca

Posted on Actualizado enn

Actualización: En 7mo párrafo precisa funciones de autoridades
Ignacio Villa Vargas declaró este viernes que los hombres del gobierno y los fiscales que ordenaron su detención en 2009 buscaban que involucrase al general retirado Gary Prado Salmón en el movimiento que atribuían al ex comandante de los Balcanes como represalia por haber capturado al guerrillero argentino-cubano Ernesto “Ché” Guevara hace 46 años.
La premisa, dijo, era que el militar “cavó su tumba” al rendir a quien dio forma en el continente a la “teoría del foquismo” y cayó en el intento de generar una insurrección que desde Bolivia se expandiría a todo el hemisferio.
La afirmación fue una de las descargas verbales del personaje que los fiscales habían considerado como testigo esencial del episodio del Hotel Las Américas antes de girar la acusación en 180 grados y declararlo acusado esencial de todo el proceso, el mayor de la historia judicial boliviana en lo que va del siglo.
Villa Vargas, conocido nacionalmente como “El Viejo”, dijo que la orden de actuar contra el grupo con el que estaba Eduardo Rózsa Flores fue dada por el presidente Evo Morales y que el vicepresidente Álvaro García la convirtió en “orden de ejecución”. “La orden vino a través de Raúl García Linera (hermano de la segunda autoridad nacional) al funcionario del Ministerio de Gobierno Luis Clavijo”, y al comandante de la fuerza que invadió el hotel, Cap. Walter Andrade.
Tres pistolas ametralladoras eran del ejército, afirmó, y vinieron de La Paz. Otras tres fueron compradas cerca de la feria de Barrio Lindo, en Santa Cruz. En su propia casa, en Cotoca, dijo, fueron borradas las seriales.
La aclaración de El Viejo (cruceño, 55 años) echa sobre el segundo mandatario la responsabilidad jerárquica de la ejecución de Rózsa, el irlandés Michael Dwyer y el húngaro Árpad Magyarosi en la madrugada del 16 de abril aquel año. Su afirmación respecto a la “vendetta” sobre el general Prado Salmón por la captura del “Ché” coincide con las afirmaciones del militar ante el tribunal a lo largo de los 54 meses que lleva el proceso. Está en libertad condicional.
El Viejo encadenó los episodios que han rodeado al asalto al hotel Las Américas con una conjura contra los dirigentes de Santa Cruz para quitarse del camino un obstáculo para el control político sobre el país y de paso conseguir lucros personales. Villa Vargas dijo que el ahora ex fiscal Marcelo Soza le pedía que incriminase a personas adineradas de la región para luego extorsionarlas. El ex fiscal ha repudiado esas afirmaciones.
Reiteró la afirmación de que el mismo funcionario del Ministerio de Gobierno dirigió un supuesto atentado sobre la residencia del Cardenal Julio Terrazas y aseguró que tenía las botellas de vidrio con las impresiones digitales de Clavijo. Apuntó también sobre el capitán Andrade, de la fuerza policial que tomó el hotel, y Carlos Núñez del Prado, uno de los funcionarios de Ministerio de Gobierno que lo habrían conducido hasta Argentina con el supuesto propósito que alejarlo de Bolivia. “Querían acusar a la Iglesia Católica de apoyar a terroristas y expulsarla del país. Yo no iba a apoyar eso”.
Pausado como para que sus declaraciones fuesen cabalmente transcriptas, El Viejo describió algunas “sesiones de tortura” por las que pasó (descargas eléctricas en la planta de los pies y la barriga), privación de medicamentos para la diabetes, amenazas sobre su familia. La sesión fue suspendida hasta dentro de 10 días.
Es el tercero en declarar en el proceso que involucra a 39 personas.