Brasil-Bolivia: El fuego no se apaga

Posted on Actualizado enn

La prensa brasileña ha vuelto a colocar el dedo en la llaga del fuego diplomático entre Brasil y Bolivia ocasionado por la salida del senador Roger Pinto de territorio boliviano hace poco más de una semana. Mientras en Bolivia la cuestión parece estar adormecida por otros sucesos, en Brasil volvió a cobrar ímpetu este domingo.
Una nota en el diario paulista O Estado de S. Paulo del columnista y corresponsal de Newsweek en Brasil, Mac Margolis, subraya que el abogado Luis Vásquez Villamor, del senador requerido por el gobierno boliviano, sintió el fin de semana las llamaradas del incendio cuando fue detenido durante siete horas en el aeropuerto internacional de Santa Cruz bajo sospechas de llevar consigo dinero en una de sus valijas.
La denuncia de la que informó la presidenta del senado Gabriela Montaño resultó un fiasco: no llevaba consigo sino $US 1.600 y ropa personal usada (pañuelos, calzoncillos, pantalones y camisas). La denuncia quedó sin explicación, dice el columnista, quien subraya que los “malabarismos” de las autoridades bolivianas han resultado didácticos para quienes no creen en la versión oficial boliviana. Mientras el fiasco tenía lugar, en Brasilia desembarcaba una misión de ministros bolivianos para presentar ante el gobierno la tesis oficial contra el legislador pandino, cuya situación está bajo estudio del Comisión Nacional de Refugiados (Conare).
El columnista pregunta si el gobierno pretende demostrar que el caso Pinto es el de un delincuente común, por qué junto a un grupo de fiscales envió también a tres ministros de estado. “Para un mandatario que afirma que no tiene perseguidos políticos, que honra el estado de derecho y respeta la independencia de poderes, ¿no sería suficiente enviar a un funcionario oficial de la justicia para hablar con sus pares de la fiscalía brasileña?” Añade otra pregunta: “Si Pinto Molina no es un perseguido político, ¿cómo explicar la sucesión de procesos (son más de 20) que acumula desde los años de Morales, la mayoría desde 2011 cuando comenzó a denunciar a altas autoridades por corrupción y tráfico de drogas?”
Margolis subraya también la repentina suspensión de una deposición que el legislador pandino iba a prestar ante una comisión legislativa de relaciones exteriores. El propio parlamentario habría desistido de comparecer, dice el columnista, tras una advertencia de la propia cancillería brasileña de que sería expulsado de Brasil si lo hacía.
Por lo que dice este domingo la prensa brasileña, la cuestión está lejos de desaparecer del escenario político y diplomático de los dos países.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s