“El Viejo”: Sólo he dicho el 10%

Posted on

Luis Ignacio Villa Vargas, quien la semana que acaba de concluir propinó un golpe pesado a la teoría oficial sobre el asalto policial al Hotel Las Américas y la supuesta conjura terrorista, magnicida y separatista,  dijo que las afirmaciones que ganaron titulares en todo el país representan “sólo el 10 por ciento” de lo que sabe. “Hay mucho más”, me dijo el viernes en la sala de audiencias del Palacio Judicial de Santa Cruz donde se ventila el juicio más bullado de la historia de Bolivia este siglo.

Nacionalmente conocido como “El Viejo”, Villa Vargas es el próximo a defenderse de las acusaciones del gobierno, una vez concluya el húngaro Elöd Tóásó, quien hasta ahora ha logrado sortear relativamente la limitada traducción del húngaro al castellano que se ofrece para el jurado (y la audiencia).

Villa Vargas era el “testigo clave” de la acusación, pero el entonces fiscal principal del caso Marcelo Soza decidió enviarlo preso al penal de San Pedro y convertirlo en acusado.

En silla de ruedas y con achaques derivados de la diabetes que lo aqueja, “El Viejo” dijo que el jueves no había logrado salir del penal para asistir la audiencia en la que planteaba substitución de la prisión preventiva en la cárcel por prisión  domiciliaria porque  el gobernador de Palmasola le había exigido un peaje de cien dólares. 

Como no tenía con qué pagar la extorsión, dijo, tuvo que quedarse en la prisión. En sorprendente coincidencia, el día anterior “El Viejo” había reiterado una denuncia que hace trastabillar la teoría conspirativa que maneja el gobierno desde la madrugada del 16 de abril de 2009: Él mismo trasladó al stand de Cotas, en la Fexpo de Santa Cruz, una veintena de armas de diverso calibre que luego fueron identificadas por la policía como parte de un supuesto arsenal que serviría a la supuesta maquinación para dividir Bolivia.  La fiscalía dijo que  investigaría la denuncia de tentativa de extorsión. No estaba claro si habría una nueva audiencia para escuchar el reclamo del acusado.

La sesión de viernes reafirmó las denuncias de que el proceso ha dado lugar a extorsiones atribuidas al ex fiscal del caso Marcelo Soza. El  dirigente cívico beniano Alberto Melgar se sumó a las denuncias que hizo públicas el industrial Svonko Matkovic Fleig, quien ha dicho que pagó 90.000 dólares en tres entregas (una vez 50.000 y dos veces 10.000) en busca de la libertad de su hijo Svonko Matkovic Ribera, acusado porque en el celular atribuido a Eduardo Rózsa Flores están registradas dos llamadas breves.

Melgar, quien consiguió la libertad provisional a fines del año pasado, en el rastro de las denuncias sobre extorsión expuestas por el agroindustrial estadounidense Jacob Ostreicher, logró también libertad para trabajar desde hace un par de semanas.

“Mi hermana contactó en La Paz a un capitán que fungía como asistente de Soza, quien le dijo que podía gestionar  mi libertad a cambio de 20.000 dólares”, dijo el ex dirigente beniano, quien encabezó en 2010 manifestaciones cívicas que impidieron que el avión  del presidente Evo Morales aterrizase en Trinidad. “Cuando le dijo que no tenía ninguna capacidad para pagar esa suma, le ofreció dividirla en dos tandas” una primera, de $US 6.000; otra por igual suma, en cuanto avanzase el proceso, y una tercera por $8.000 cuando en cuanto fuese declarado en libertad, dijo en el Palacio de Justicia. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s