Día: agosto 26, 2013

Cambio en Brasil: sale el canciller

Posted on Actualizado enn

Segunda actualización, en los párrafos finales

Como secuela inmediata del rally La Paz-Corumbá del senador pandino Roger Pinto, el canciller Antonio de Aguiar Patriota acaba de renunciar. La renuncia le fue pedida por la presidente Dilma Rousseff, disconforme con el desarrollo y desenlace de la crisis que se planteó con el asilo al legislador, que estuvo en la sede de la embajada del vecino país en La Paz durante 452 días hasta su salida en medio de la lluvia en la madrugada del viernes.

Será substituido por el actual embajador de Brasil ante las Naciones Unidas, Luiz Alberto Figueiredo Machado, un destacado especialista en energía y luchador por el medio ambiente (organizó la cumbre ambiental realizada en Rio el año pasado.)  Esa función (en la ONU) será ahora asumida por Patriota.

La versión online de Folha de S. Paulo, uno de los diarios  de mayor circulación de Brasil, dice que la mandataria estaba molesta por haber sido tomada de sorpresa con la actuación de funcionarios de su embajada en Bolivia en el episodio de la salida del senador, quien en su país –subraya el diario- tiene una condena por corrupción.

“La versión de Planalto es que el gobierno no autorizó y ni siquiera sabía de la operación para retirar a Pinto del vecino país”, agrega el informe.

El informe dice que Patriota había sido convocado para reunirse con la presidente al anochecer de este lunes en el Palacio de Planalto.

O Globo, de Rio de Janeiro, dice que la operación que llevó al senador a Brasil fue vista por la cúpula gubernamental brasileña como “un verdadero desastre y la permanencia de Antonio Patriota en el cargo se volvió insostenible”. El mismo diario dice que el episodio que involucró al encargado de negocios brasileño en La Paz Eduardo Saboia fue considerado como “una quiebra en la jerarquía”, principalmente del principio internacional del asilo. Sigue la versión: Un auxiliar de la presidente dijo que se trataba de algo inaceptable que obligaba a Patriota a dejar el cargo de comandante de la diplomacia de su país.

Saboia, al decir de O Globo, se ha erigido en un Quijote para Brasil al haber abrazado la causa de la libertad de una persona. En una entrevista que registra el mismo diario, que le pregunta al diplomático (evangélico) qué se puede esperar de las relaciones brasileño-bolivianas, lo cita textualmente: “La lectura que hago es que el gobierno boliviano no estaba muy interesado en el caso. Quería resolver la cuestión. Fue una solución política para dar vuelta a esa página y trabajar en las relaciones bilaterales, principalmente desde el punto de vista económico”.

La situación que se ha planteado no es un simple juego de suma y resta. Es difícil suponer que Brasil haya sacrificado intempestivamente al principal hombre de su diplomacia en un caso en el que Itamaraty parecía atado de manos por las circunstancias y su margen se encogía rápidamente como una piel de zapa.

No parecían darse muchas salidas, salvo la que se dio, o alguna otra peor. Mientras, también están pendientes las declaraciones en una anunciada reunión de prensa del legislador pandino, ya libre, en Brasilia, y las repercusiones que el caso en algún momento tendrá en Bolivia.

Anuncios

“Salvé la honra de mi país”

Posted on Actualizado enn

El diplomático brasileño que decidió cruzar Bolivia en automóvil y llevar sano y salvo hasta la frontera al senador Roger Pinto, tras más de un año de confinamiento como asilado de la embajada de Brasil, reveló detalles de su osadía en entrevistas de las que informa hoy lunes el principal sitio de la red Globo, el mayor conglomerado informativo del vecino país.

“Escogí la puerta angosta y luché una buena lid. No me excusé. Opté por la vida y salvé la honra de mi país, que defiendo siempre”, dijo  Eduardo Saboia, que oficia de Encargado de Negocios de Brasil en Bolivia tras la designación del titular Marcel Biato como Embajador de su país en Suecia, en parte por la disconformidad del gobierno boliviano por el asilo al senador pandino.

Saboia dijo que en su decisión estaba la convicción de proteger “a un perseguido político como la presidenta Dilma (Rousseff) fue perseguida” como combatiente de izquierda bajo la dictadura militar brasileña (1964-1985).

No hay cómo esconder que la salida precipitada del legislador ha puesto al desnudo, con todas sus implicaciones, el caso Pinto. Habrá que ver quién en el universo internacional cree la verdad que emerja en Brasil y quien la del gobierno boliviano. ¿Hay apuestas?

Saboia debe presentarse ante la cancillería brasileña para esclarecer el desenlace del asilo que llevaba 452 días en un cubículo al lado de su propia oficina en la sede diplomática del vecino país.

Un párrafo (traducciób del blog) de la información de Globo 1 que probablemente figurará en las declaraciones que habrá de prestar a sus superiores:

“Estuve en Brasilia dos veces, diciendo que la situación era muy mala. Pedí salir (cambio de destino) de La Paz porque no podía avalar una situación que atenta contra la dignidad de la persona humana y la hora de mi país…Yo no necesito de instrucciones específicas para situaciones de urgencia”. (Nota: Este es un punto afilado sobre el que la cancilleria brasileña y sus jefes tendrán mucho que explicar a la ciudadanía del vecino país).

Otro párrafo de la información dice: “Había violación constante de los derechos humanos porque no había perspectivas de salida, no existía una negociación en curso y había un cuadro de depresión que se agravaba. Tuvimos que llamar a un médico y él (Pinto) comenzó a hablar de suicidio; decía constantemente que quería que lo sacásemos de allí y sus abogados decían lo mismo”.

Aún no es posible precisar las consecuencias de todo el caso que ha colocado al gobierno nacional otra vez en un entredicho que trasciende sus fronteras.

Embajador: Había riesgo inminente para Pinto

Posted on Actualizado enn

Horas después de la nota de Itamaraty, el encargdo de negocios (correcto)  Eduardo Saboia concedió una entrevista en la que reveló que optó por el traslado del senador Roger Pinto porque había riesgos para la vida del legislador. Puse un agregad a la entrada correspondiente de este blog, pero veo que debe ir separado:
Más tarde, el embajador Saboia admitió que había asumido la decision de llevar al senador a Brasil. “Tomé la decisión de conducir esta operación pues habia riesgo iminente para la vida y a dignidad de esa persona”, dijo el diplomático citado por Valor Económico en una nota de Folhapress. Itamaraty, La cancillería brasileña. informó, le había pedido que no diese entrevistas sobre el particular, pero resolvió hablar pues su nombre había sido citado en un informe oficial (probablemente la nota oficial de comienzos de esta entrada). No había, según el diplomátco, una negociación para la salida del senador y existía riesgo para las personas que trabajaban en la embajada en La Paz pues él se sentía como si hubiese tenido al lado de su sala los departamentos de control político que atemorizaron a los brasileños durante los tiempos de la dictadura militar en su país (1964-85). El embajador relata que inclusive pidió ser transferido.”
Valor indicó que sus susbriptores exclusivos podían ver el artículo en:

http://www.valor.com.br/internacional/3246372/diplomata-brasileiro-assume-iniciativa-de-trazer-senador-boliviano#ixzz2d44K7vxE