Olor a guerra fría

Posted on Actualizado enn

Los países integrantes de ALBA estudian formar un bloque militar que evoca el Pacto de Varsovia, forjado por la disuelta Unión Soviética en uno de los momentos más tensos de la guerra fría. La propuesta de una alianza militar (una agresión a cualquier miembro del grupo es contra todos) partió hace unos días del presidente Morales durante un seminario sobre seguridad y defensa en Santa Cruz, al que le siguió una “cumbre anti-imperialista” en Cochabamba, con delegados de organizaciones de aquel grupo de naciones donde la iniciativa ha tenido eco. El presidente fue declarado líder mundial.

El Pacto de Varsovia fue el complemento armado del Comecon, el consejo de asistencia económica mutua que formaron los países de la órbita de la ex URSS para anteponerse a Europa Occidental, que empezaba el proceso de integración que llevaría al Mercado Común, la raíz de la actual Unión Europea. Ese pacto se proponía también anteponerse a Estados Unidos y sus aliados que formaron la OTAN, los que, por su lado, buscaban evitar ser engullidos por la marea que había cubierto a casi todo el vecindario ruso tras la II Guerra Mundial. Los comunistas que asumieron el poder en esos países sólo lo perdieron cuando cayó el Muro de Berlín y la Unión Soviética fue disuelta. Nunca hubo un choque directo entre los dos colosos militares, pero en el lado soviético los ejércitos fueron eficaces en ahogar tentativas libertarias dentro de su geografía. Una gran excepción fue Polonia, en 1989, donde Solidaridad, a la cabeza del católico Lech Walesa, arrasó con casi todos los escaños en la primera elección libre desde la ocupación rusa. La historia que vino después es de ayer.

El planteamiento de alianza militar tiene olor a tiempos de la guerra fría. Es difícil creer que haya una amenaza real de “intervención imperial” sobre los países del ALBA o que éstos tengan dinero e industrias para formar ejércitos equivalentes a los principales de la OTAN (el de Francia o Inglaterra, para no hablar de USA).

Más sensato y de efectivo valor “anti-imperialista” sería una alianza por la educación, y en vez de escuelas militares forjar una “doctrina de la educación” con escuelas normales que impartan mayor y mejor capacitación; con equipos, laboratorios y apoyo masivo a los sobresalientes de todos los colegios. Pero no es sensato proyectar alianzas militares entre naciones donde no son pocos los que todavía van a dormir con hambre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s