Una cuestión de opinión pública

Posted on Actualizado enn

El diario paceño Página Siete me pidió razonar sobre por qué existe tanto interés en los bolivianos por el “caso Rózsa”. Escribí el siguiente artículo, publicado hoy:
=-=
Una cuestión de opinión pública

Los audios divulgados por la senadora por Pando Carmen Eva Gonzáles son tema obligado de conversación y debate porque ponen en entredicho una versión oficial sostenida a lo largo de cuatro años; vienen en dirección contraria a la que en su momento el gobierno proclamó como la única verdad que los bolivianos debían creer.
Con su contenido, los audios han generado un fenómeno de opinión pública que explica la actitud crispada de muchos cuando se los aborda. Nadie se siente aislado y todos endosan la importancia de aplicar justicia para aquel que las informaciones nos muestran diariamente como un hecho violento de características raras veces vistas en Bolivia. La crispación crece con grabaciones en las que una voz atribuida al fiscal principal del caso admite que hubo “siembra de pruebas” para apuntalar la versión del gobierno, inclusive que hubo disparos a paredes del lugar donde estaba el grupo de Eduardo Rózsa Flores para simular intercambio de fuego. Las afirmaciones del fiscal de que se trata de un montaje no han logrado neutralizarlos.
Los especialistas dicen que un movimiento de opinión pública surge ante algún acontecimiento fuertemente emotivo que primero concita unanimidad; luego se manifiesta en juicios que gran parte de la ciudadanía comparte y que, finalmente, convocan a la acción. Esto concurre en el “caso terrorismo” que surge con violencia (en el cadáver de Rózsa los forenses certificaron un balazo en cada hombro, otro que le destrozó el cerebro, tres más al lado derecho del tórax y un séptimo en la base del pulgar derecho) y mensajes impactantes para la sociedad boliviana. No fue menos brutal la muerte de sus dos compañeros acribillados la madrugada del 16 de abril. A todo eso se suman dudas sobre si alguno de ellos, o los tres, podían ser auxiliados oportunamente (hay una clínica a 200 metros). Y luego están los procesados y afectados en el “juicio del siglo”.
“Terrorismo” no era un término frecuente, al menos en Santa Cruz. Si se le agregan “magnicidio” y “alzamiento armado” para culminar en “separatismo” surge un conjunto fuertemente emocional que, por su magnitud, en muchos generó un escepticismo que en estos días, con las revelaciones atribuidas a los audios, empieza a hacerse sentir. La importancia de aclarar el episodio plenamente se ha convertido en unanimidad. Y la convocatoria a la acción, la fase cumbre de un movimiento de opinión pública, se manifiesta en la presión ciudadana para que toda la verdad sea descubierta. Estamos solamente al comienzo de este proceso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s