Mes: marzo 2013

Bolivia y Venezuela: países para no visitar

Posted on

Sierra Leone, Kuwait, Trinidad y Tobago, Chad, Haití, Pakistán, Argelia, Rusia, Bolivia y Venezuela son los diez países que menos interés tendrán en visitar los viajeros que lean el informe de un sitio “Destinos”, del Huffington Post, uno de los más concurridos por navegadores de que buscan informaciones en la web.

Muchos países, dice la nota de presentación, carecen de la infraestructura para atraer turismo.

La nota se basa en un reporte del WEF (World Economic Forum). La introducción al informe dice que el trabajo se basa en medidas sobre la “afinidad para los viajes y el turismo” que ofrece cada país de la tierra. Y es en esa lista que Bolivia figura entre los menos amigables o con peor infraestructura.

El informe no se refiere a determinados lugares dignos de visitar, sino a qué países les interesa realmente atraer a los turistas que gustarían que los visitaran.

Antes de citar a los países menos amigables junto a fotos de bellezas atractivas para los visitantes,  subraya que en esos países los turistas podrían encontrarse ante lugares hermosos y temperaturas agradables. Pero si no fuera así -advierte- las quejas que pudieren tener llegarán a oídos sordos. La fotografía que ilustra a Bolivia es una toma del Salar de Uyuni.

Gritos desde el silencio

Posted on Actualizado enn

“Una de esas noches, se escucharon unos gritos que parecían de auxilio; claramente se escuchaba: “Don Leo, don Leo, ayúdenme, me quieren matar; soy el Chivolo; don Leo, auxilio…” Pese al estruendo de los gritos que pedían compasión, nadie salió a ver lo que pasaba. De pronto, se escuchó abrir una puerta, seguido de un fuerte golpe seco y de inmediato enmudeció toda la sección. Al día siguiente, cuando amaneció, se llevó a cabo el control de la lista. Alguien no contestó, alguien faltaba. El guardia preguntó dónde dormía esa persona y se acercó a ese lugar. Cuando ingresó a la celda encontró un cuadro por demás macabro: el “Chivolo” había muerto ahorcado; pero lo extraño es que el “Chivolo” tenía los brazos quebrados y signos de haber sido maltratado.

De este crimen, al igual que de una serie de irregularidades, abusos e injusticias que sucede en este penal, nadie dijo nada. Es más, nos convertimos todos en cómplices por el silencio”.

He transcrito este episodio, ocurrido en el Penal San Pedro, de La Paz, probablemente hace poco más de un año, o quizá menos, registrado en un testimonio que causa escalofríos. El autor es Juan Carlos Guedes Bruno, uno de los primeros en ser llevado a prisión tras el estallido del episodio Hotel Las Américas en Santa Cruz, en abril de 2009.

Mecánico de aviación, Guedes Bruno ha escrito un testimonio sobre su vida dentro del Penal y sus tribulaciones desde que el fiscal Marcelo Soza lo imputó en el caso de terrorismo, con cargos de magnicidio, alzamiento armado y separatismo, que involucra a 39 personas.  (Todavía aguarda que le muestren el arma con la que las autoridades sostienen que se proponía contribuir a ese supuesto movimiento.)

“Desde adentro”, el título de la obra de Guedes Bruno, es un relato personal vívido de las truculencias que soportan quienes llegan a ese penal y tratan de defenderse del dedo acusador del estado boliviano. La obra contiene testimonios de Gelafio Santisteban,  Zolio Salces, Alberto Melgar, Juan Kudelka, Alcides Mendoza, Mario Tádic y Svonko Matkovic, acusados en el mismo torbellino que tuvo sus inicios (¿?) con el episodio ocurrido en aquel hotel de Santa Cruz.

Prologada por el ex prefecto (gobernador) de Pando Leopoldo Fernández, la obra todavía no ha sido presentada, y recibí un ejemplar (190 páginas) del autor, durante las sesiones del Juicio del Siglo, estos días en receso.

“…yo no quiero morir”

Posted on Actualizado enn

Complementa y substituye versión anterior
El presidente Hugo Chávez no quería morir, pero un violento infarto lo fulminó. La noticia, difundida por The Associated Press, recorrió el mundo el jueves y agregó más conmoción a los seguidores del desaparecido líder. “No podía hablar, pero lo dijo con los labios…yo no quiero morir. Por favor, no me dejen morir”, fueron sus palabras, apenas balbuceadas y leídas de sus labios, de acuerdo a la información de un militar de la guardia presidencial.
La agencia estadounidense se anotó una primicia mundial que exhibió dramáticamente en dos líneas el angustioso impulso humano de aferrarse a la vida.
La expresión ocurrió en los estertores de la prolongada agonía del comandante. El general venezolano José Ornella Ornella, quien le dijo la frase a la AP,  agregó que el líder bolivariano “sufrió mucho con esa enfermedad”. La versión del militar remata con otra frase que ha creado ansiedad entre rivales y  seguidores de Chávez: “La historia la escribiremos y algún día alguien escribirá”.
Historia contada con rigor es lo que ha faltado a lo largo del drama del comandante. Es posible que este anuncio rompa el dique de secretismo que contuvo las noticias sobre el verdadero estado de salud del presidente desaparecido y el proceso que llevó a su muerte. Ciertamente hay muchísimos detalles que pueden surgir a partir del propósito del general de la guardia presidencial.  Es de esperar que se haya desatado una dinámica capaz de vencer el hermetismo que rodeó los últimos meses del del desaparecido comandante.
La mayor parte de los diarios angloparlantes de Estados Unidos y de Europa utilizó el despacho de la agencia noticiosa norteamericana o la citaron en la elaboración de la historia de ese extraordinario momento. En América Latina, los grandes medios tomaron la información de AP, entre ellos El Deber de Santa Cruz y Los Tiempos, de Cochabamba. En España, El Mundo recurrió a La Nación de Buenos Aires, que no atribuyó a nadie en particular el origen de la información. (Ver el enlace al final).  De allí tomarían su propia información otros diarios, incluso algunos bolivianos. En cambio, el Huffingtonpost, en su versión  en español, sí citó la fuente.
Curiosa la fortuna de un sistema noticioso que ha registrado el alfa y el omega  de un personaje de talla de Chávez. Fue el primero en anunciar el advenimiento del líder populista con la revuelta fallida de 1992 y el primero en develar para el mundo sus últimas palabras, 21 años después.
Las escuelas de periodismo y las redacciones tendrán un tema más para debatir estos días.
 

“No quiero morir”

Posted on Actualizado enn

El presidente Hugo Chávez no quería morir, pero un violento infarto lo fulminó. La noticia, difundida por The Associated Press, recorrió el mundo este jueves y agregó más conmoción a los venezolanos y a los seguidores del desaparecido líder. “No podía hablar, pero lo dijo con los labios…yo no quiero morir. Por favor, no me dejen morir”, fueron sus últimas palabras, apenas balbuceadas y leídas de sus labios, de acuerdo a la información de un militar de la guardia presidencial.

La agencia estadounidense se anotó una primicia mundial, capaz de exhibir dramáticamente en menos de veinte palabras el extraordinario impulso humano de aferrarse a la vida.

No se conoce si Chávez había perdido casi toda su capacidad de hablar ya antes o si la expresión ocurrió en los estertores de su prolongada agonía. El general venezolano José Ornella Ornella, quien le dijo la frase a la AP,  agregó que el líder bolivariano “sufrió mucho con esa enfermedad”. La versión del militar remata con su propia frase que ha creado ansiedad en los cinco continentes: “La historia la escribiremos y algún día alguien escribirá”.

Historia contada con rigor es lo que ha faltado a lo largo de todo el drama del comandante venezolano.  Es posible que esta revelación rompa el dique de secretismo que contuvo las noticias sobre el verdadero estado de salud del presidente desaparecido y el proceso que llevó a su muerte. Probablemente hay cientos, miles de detalles que pueden empezar a dar la luz a partir del anuncio del general de la guardia presidencial.  Ese anuncio puede haber desatado una dinámica capaz de vencer a corto plazo el hermetismo infranqueable  que rodeó los últimos meses del líder venezolano.

La grabación

Posted on

La grabación presentada a principios de esta semana que expone la voz de un supuesto Fiscal Marcelo Soza admitiendo ante un interlocutor una complicidad inaceptable  de funcionarios oficiales en escándalos que  han conmovido al país, incluso en el denominado “caso terrorismo” (siembra de “pruebas”), es demasiado grave para atajarla con un juicio contra la senadora Carmen Eva Gonzáles. Es saludable la iniciativa del fiscal General Ramiro Guerrero  de ordenar una amplia investigación a cargo de una comisión de fiscales.

De resultar cierta la grabación, el país estaría ante un escándalo merecedor de todas las sanciones que prescribe la ley. De resultar una armazón, la sociedad exigirá el mismo castigo, aún más al tratarse de un delito contra el buen nombre de las personas. La honra y la reputación son tan frecuentemente ignoradas en nuestro medio que un delito de esa naturaleza recibiría el repudio inmediato de todo el país.

Para muchos de los que han escuchado al Dr. Soza, el tono de la voz que viene en la grabación tiene mucha similitud con la del magistrado. Pero no hace falta ser un perito para decir que es difícil y complejo simular la voz de cualquier persona, para no hablar de la coherencia y sentido de las frases. Las que se escuchan en la grabación son pobres en sintaxis, repletas de vulgaridades. Quienes conocen al fiscal podrían ayudar a dilucidar este punto diciendo si el tipo de lenguaje de la grabación corresponde al de las conversaciones coloquiales de la autoridad judicial.

Las afirmaciones de que se trata de una “montadura” con el afán de desprestigiar al gobierno pueden ser demasiado livianas frente a la magnitud del supuesto contenido de la grabación. Creo que el país exige una aclaración.

Un suplemento extraordinario

Posted on Actualizado enn

Es el que registró este miércoles el diario caraqueño El Nacional, con artículos sobre la vida del comandante Hugo Chávez. Recomiendo la lectura del artículo de la periodista Cristina Marcano: La reinvención del caudillismo. A principios de la década pasada, la periodista encabezó un efuerzo editorial reporteril y escribió uno de los mejores ensayos que yo haya leido sobre el desaparecido comandante: Chávez sin uniforme. Sería interesante que las librerías bolivianas procuren ofrecerlo al público.

Azúcar: 310

Posted on

Es el nivel de glicemia que registró la tarde de este miércoles el lector de glucosa One Touch (Taiwan) del detenido Ignacio Villa Vargas, conocido como “el Viejo”. Ese nivel es demasiado alto y demanda una inmediata aplicación de insulina para bajarlo y evitar riesgos más graves, inclusive cardiacos. La descompensación, sufrida cuando suben los niveles de azúcar en la sangre, obligó al juez Sixto Fernández, a suspender la sesión vespertina de la audiencia del Juicio del Siglo, que reúne acusaciones de alzamiento armado, terrorismo, separatismo y magnicidio, contra 39 personas.

“El Viejo” fue llevado a una clínica  tras haber aguardado, junto con los demás acusados, durante 30 minutos la llegada del fiscal Marcelo Soza. “Hice el esfuerzo por permanecer en sala, para evitar una nueva dilación del proceso”, declaró el acusado. “Pero, vean ustedes, cómo se demora la sesión”. El proceso está cerca de cumplir cuatro años, desde que el caso tuvo su inicio con el asalto armado al Hotel Las Américas y la muerte acribillados a balazos de Eduardo Rózsa Flores, Martin Dwyer y Arpad Magyarosi.

El registro de glicemia de “El Viejo” aconseja la aplicación inmediata de unos 15 miligramos de insulina de efecto rápido, según informaron médicos clínicos. A partir de esa dosis, se aplica otro tipo de insulinas de efecto más lento que permiten estabilizar al paciente. Vargas había tenido ayer una lectura de 300, igualmente alta, que requirió tratamiento urgente.

La afección de “El Viejo” exhibe las deficiencias del sistema penal boliviano, cuyos juzgados carecen de especialistas que vigilen la salud de los detenidos.

El general Gary Prado Salmón debe asistir a las audiencias dotado de un equipo que le permita  una terapia cada tres o cuatro horas, el máximo que puede permanecer sentado en la silla de ruedas. El general tiene parálisis desde a cintura a consecuencia de una bala que recibió hace más de 30 años, cuando trabajaba para reimplantar el orden en una zona rural de Santa Cruz.  Esa fue una de las razones por las cuales el militar, ahora retirado, resistió la orden de la fiscalía para asistir a las audiencias en La Paz, Cochabamba y Tarija. El fiscal Soza lo había declarado en rebeldía y podía ser arrestado en cualquier momento, pero la orden nunca se cumplió y fue suspendida en la primera audiencia llevada a cabo en Santa Cruz.

Ronald Castedo, el ex presidente de COTAS, está afectado por dolencias cardiacas. Ante la negativa de los fiscales de juzgarlo en Santa Cruz, fue a las audiencias de Tarija, pero en diciembre tuvo que ser trasladado de urgencia a una clínica cruceña cuando empezó a perder sangre a causa de la presión originada en la altura y el stress que implica una audiencia con las acusaciones de terrorismo, magnicidio, separatismo y alzamiento armado. Los médicos le han recomendado evitar la tensión nerviosa y llevar una dieta apropiada. Hace tres años la policía mantuvo un sitio de cuatro semanas alrededor de su casa en Santa Cruz con la intención de llevarlo preso a La Paz por órdenes de la fiscalía.

En las pocas horas de audiencia de la jornada del miércoles continuó el debate entre la acusación y la defensa en torno a las pruebas que deben sustentar todo el caso. La defensa insistió en la presentación de las evidencias, que debe incluir armas. Pero elementos esenciales de la acusación no fueron presentados o no estaban disponibles. 

El vacío de Chávez y Bolivia

Posted on Actualizado enn

La muerte del Tcnl. Hugo Chávez Frías será sentida de múltiples maneras en Bolivia.  Su ausencia definitiva priva al presidente Evo Morales de un amigo con cuyo apoyo siempre contó. Chávez ha sido una referencia fundamental y su influencia y estímulo fueron indispensables en el proceso instalado en Bolivia desde 2006. Se incorporó a la causa marítima boliviana cuando declaró que le agradaría zambullirse en las aguas de una playa marítima de Bolivia y dio vida al programa “Bolivia cambia, Evo cumple”. Mientras pudo, mantuvo la billetera abierta para financiar proyectos que ayudaran a apuntalar al gobierno boliviano. Bolivia, según algunas cuentas, debería a su vecino alrededor de 500 millones de dólares.

Si el vacío que deja el comandante en el gobierno boliviano es de una magnitud difícil de estimar, es también irreal creer que el ambiente de luna de miel que regía entre La Paz y Caracas continuará intacto con los nuevos líderes, quien quiera que asuma el liderazgo que deja el comandante.  De Chávez venía no solamente una marcada inspiración política para el presidente Morales. De su país viene todo el diesel que consume Bolivia y que aquí es vendido a mitad del precio internacional.

Los discursos pronunciados la noche de este martes por el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, y el dirigente opositor Henrique Capriles cementaron la esperanza de que Venezuela logre atravesar en tranquilidad las aguas turbulentas que parecen amenazarla.

Capriles, en tono severo y compungido, que expresaba la angustia que se abatía sobre millones de compatriotas,   declaró: “Esta no es la hora de las diferencias” para subrayar que, con el desaparecido líder, “fuimos adversarios, nunca enemigos”. Pero también subrayó las expectativas del gran segmento de la sociedad venezolana  por él representado: que los líderes interinamente con la responsabilidad del país cumplan con el mandato de la constitución que el propio Chávez promulgó. Eso incluye que Cabello asuma la presidencia, algo que hasta la noche no había ocurrido, y que convoque a elecciones presidenciales en 30 días.

Cabello, por su parte, en una oración-mensaje ante sus colegas de la Asamblea Nacional, dibujó al nuevo ícono que se incorpora a la galería de los héroes venezolanos, al lado del propio Bolívar y el prócer independentista José Antonio Páez. Y advirtió que “la derecha” a través de sus medios de comunicación tratará de desdibujar la imagen de Chávez. Ni una palabra sobre su condición constitucional de presidente de Venezuela.

El tono y contenido del discurso leído por Capriles podría ser una mano tendida, la mano de un dirigente que cuenta con 6,2 millones de votos. Chávez obtuvo 7,4 millones en la contienda del 7 de octubre pasado, para la cual había dicho que estaba “sano como una uva”.

Es también irreal pensar que se mantendrá igual la estrecha relación con Cuba, que depende del petróleo venezolano para equilibrar sus finanzas y cubrir las brechas de su economía. En momentos en que la economía venezolana da claras señales de flaquear y medidas de austeridad tocan sus puertas,  es plausible creer que esa relación se encamina a una revisión.

Argentina tampoco estará inmune al vacío que deja el comandante, que también tendió generosamente la mano al gobierno de Néstor Kirchner, primero, y a Cristina Kirchner, después. La lista continúa con Nicaragua y todos los países de la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA).

Juicio del Siglo: ¿Dónde están las pruebas?

Posted on Actualizado enn

En segundo párrafo aclara significado de palabra “bermutato”

El juez y los jurados que presiden “el juicio del siglo” se enfrentaron el martes a preguntas inquisidoras de los acusados en torno a las pruebas de los que depende una sentencia de condena o de libertad en el juicio que desde el mes pasado tiene por sede a Santa Cruz.
El general Gary Prado Salmón reclamó la presentación material de un documento con un nombre extraño que habría preparado y enviado a Eduardo Rózsa Flores para desencadenar una guerra separatista en Bolivia, o que, alternativamente, habría sido misteriosamente elaborado por el “combatiente de los Balcanes” bajo el nombre de “Bermutato” cuando estaba ya muerto.El documento es mencionado en la acusación del fiscal Marcelo Soza, pero Prado asegura que nunca lo vio, pese a haberlo reclamado cuando las audiencias pasaron de Cochabamba a Yacuiba y sus condiciones de salud le permitieron asistir a las sesiones en la ciudad tarijeña. El martes volvió a reclamarlo: “Quiero que me lo muestren”, exclamó. El documento continúa siendo un misterio pero es fundamental en la acusación contra el general retirado, ex embajador en Inglaterra y México y vencedor de la guerrilla que dirigía Ernesto “Ché” Guevara en las selvas del sudeste boliviano. El miércoles, el rumano Elod Tóásó aclaró parte del misterio: En húngaro, la palabra significa “Presentación”. Prado Salmón se mostró sorprendido, pues nunca tuvo, dijo, el más elemental conocimiento de la lengua magyar, menos aún para titular un documento.

Para Juan Carlos Guedes Bruno, la fuente de preocupación es menos misteriosa y más material pero parece igualmente intrigante: ¿Cuál es la pistola ametralladora de nueve milímetros que la acusación le atribuye haber tenido y que serviría para llevar a cabo el alzamiento armado, una de las sindicaciones de las que debe defenderse, junto a las de terrorismo, magnicidio y separatismo? El arma que le presentaron era, en sus palabras, “una pieza mugrienta” que supuestamente había vendido a Eduardo Rózsa Flores sin caserinas, y cuyo registro no corresponde al que menciona el expediente, un arma completa y moderna.
Gelaffio Santisteban, joven militar que era parte de las compañías bolivianas empleadas por la ONU en misiones de paz, tiene un reclamo diferente: en el expediente figura una declaración sin su firma, pero sí con la del fiscal que atendía el caso en sus etapas iniciales, hace casi cuatro años. Ese documento puede sellar su destino en el juicio.
Las fallas fueron inicialmente listadas por la abogada Verónica Suárez, al solicitar la nulidad del juicio por defectos absolutos en la compilación, organización, secuencia y autenticidad del expediente.
El fiscal Soza dijo el martes que esas fallas eran “subsanables”. La abogada, en una consulta que le hice en el Palacio Judicial, concordó pero agregó: “Subsanables en parte”, pues según su apreciación “más de la mitad del expediente es defectuoso”. “Se puede corregir la numeración pero ¿cómo explicar la desaparición de páginas, o la ausencia de notas de citación originales a los acusados?”
El juez Sixto Fernández declaró que “las pruebas son la base del juicio” y dispuso un inventario de todas las evidencias presentadas por la acusación y los descargos de los acusados. Los abogados de la defensa, que teme que los elementos puedan haberse dañado con el traslado de sede del juicio de La Paz a Cochabamba y de Cochabamba a Yacuiba y Tarija para, finalmente, aterrizar en Santa Cruz, recalcaron que todas las pruebas debían haber sido individualizadas y luego colocadas bajo resguardo.
El abogado Sergio Céspedes, del Ministerio de Gobierno, dijo que el reclamo de la defensa era una muestra de cómo el proceso sufría interferencias que lo habían dilatado. En abril serán cuatro años del caso, que partió de la incursión policial armada al Hotel Las Américas, de Santa Cruz.

Tádic: “Había extranjeros…y quejidos”

Posted on Actualizado enn

En la madrugada del 16 de abril, el comando que tomó el Hotel las Américas incluía a por lo menos tres extranjeros de algún país hispanoamericano. Fueron los que ingresaron a la habitación en la que estaba Mario Tádic, el boliviano-croata y sobreviviente, junto al rumano Élod Tóásó, probablemente con la orden de exterminarlos, pero algo resultó equivocado. Tádic, en una breve entrevista en el Palacio de Justicia este lunes, me dijo que no  ha logrado determinar cuál fue la falla,  pero que ese supuesto error lo tiene con vida y estos días en el banquillo de los acusados en “juicio del siglo” que, a tropezones, se lleva a cabo en Santa Cruz.

Tádic trae revelaciones en el sitio Wikileaks Bolivia sobre aquella madrugada, en la que fue bruscamente despertado, dice, por una explosión. Fue la que derribó la puerta de la habitación de Rózsa y afectó la suya.

Las afirmaciones de Tádic están escritas sobre un bloque de anotaciones color amarillo, con rayas azules, y contrafirmadas en el margen de la izquierda, donde aparecen también sus huellas digitales. “Así testimonio que son mis declaraciones, que no hay suplantación”, me dijo en la sala donde se procesa el caso que tiene al cochabambino y a otros 38 acusados como centro.

De lo ocurrido en esa madrugada, Tádic recuerda que en el pasillo del cuarto piso, donde se encontraba, pudo ver a tres personas con uniforme negro, probablemente policías. Tádic concluye que posiblemente eran venezolanos que estaban también alojados en el hotel.  Su conclusión proviene de un momento en el hall de ingreso del hotel, a donde había ido “entre las tres y cuatro de la tarde para comprar cigarrillos”. Al no encontrar su línea preferida –Marlboro- compró Camel. Estaba fumando en uno de los sofás y la cajetilla recién comprada era visible. En esos instantes, mientras fumaba en el hall, sólo entraron los venezolanos (al parecer la tripulación de un avión).

“Nadie más pasó por el lugar. Yo retorné a mi habitación. En la madrugada, cuando estaba rendido, hincado y contra la pared del pasillo, enmanillado y la cabeza envuelta con una sábana, una de las personas que entraron a la habitación le dijo a otra: “Éste es el que fuma Camel”.

La declaración puede abrir un nuevo canal de investigaciones en el caso, que se arrastra por casi cuatro años.

No se conocen muchos cuerpos policiales que utilicen uniformes negros acorde con la descripción de Tádic. Entre los que lo utilizan se encuentra la DISIP de Venezuela, el equivalente al FBI, que suele inscribir las iniciales en la espalda de las chaquetas.

El gobierno ha negado que en el asalto al hotel hubiese  habido extranjeros.

Tádic dijo que algunas expresiones de los incursores de su habitación no eran bolivianas, como la orden “al suelo, perro”, que le impartió uno de ellos. “En Bolivia lo habrían dicho de otra manera”, me dijo el lunes en el Palacio de la Justicia. “Al suelo, m…o al suelo c…o hdp”.

Otro elemento que aparece en la declaración (seis hojillas, manuscritas y firmadas) del detenido es que es que dice haber escuchado “quejidos” que corresponderían a sus compañeros en el hotel. “Los muertos no se quejan”.

En la declaración manuscrita especula que el irlandés Michael Dwyer sobrevivió una media hora antes de que le hicieran el disparo al pecho que lo liquidó.