“…yo no quiero morir”

Posted on Actualizado enn

Complementa y substituye versión anterior
El presidente Hugo Chávez no quería morir, pero un violento infarto lo fulminó. La noticia, difundida por The Associated Press, recorrió el mundo el jueves y agregó más conmoción a los seguidores del desaparecido líder. “No podía hablar, pero lo dijo con los labios…yo no quiero morir. Por favor, no me dejen morir”, fueron sus palabras, apenas balbuceadas y leídas de sus labios, de acuerdo a la información de un militar de la guardia presidencial.
La agencia estadounidense se anotó una primicia mundial que exhibió dramáticamente en dos líneas el angustioso impulso humano de aferrarse a la vida.
La expresión ocurrió en los estertores de la prolongada agonía del comandante. El general venezolano José Ornella Ornella, quien le dijo la frase a la AP,  agregó que el líder bolivariano “sufrió mucho con esa enfermedad”. La versión del militar remata con otra frase que ha creado ansiedad entre rivales y  seguidores de Chávez: “La historia la escribiremos y algún día alguien escribirá”.
Historia contada con rigor es lo que ha faltado a lo largo del drama del comandante. Es posible que este anuncio rompa el dique de secretismo que contuvo las noticias sobre el verdadero estado de salud del presidente desaparecido y el proceso que llevó a su muerte. Ciertamente hay muchísimos detalles que pueden surgir a partir del propósito del general de la guardia presidencial.  Es de esperar que se haya desatado una dinámica capaz de vencer el hermetismo que rodeó los últimos meses del del desaparecido comandante.
La mayor parte de los diarios angloparlantes de Estados Unidos y de Europa utilizó el despacho de la agencia noticiosa norteamericana o la citaron en la elaboración de la historia de ese extraordinario momento. En América Latina, los grandes medios tomaron la información de AP, entre ellos El Deber de Santa Cruz y Los Tiempos, de Cochabamba. En España, El Mundo recurrió a La Nación de Buenos Aires, que no atribuyó a nadie en particular el origen de la información. (Ver el enlace al final).  De allí tomarían su propia información otros diarios, incluso algunos bolivianos. En cambio, el Huffingtonpost, en su versión  en español, sí citó la fuente.
Curiosa la fortuna de un sistema noticioso que ha registrado el alfa y el omega  de un personaje de talla de Chávez. Fue el primero en anunciar el advenimiento del líder populista con la revuelta fallida de 1992 y el primero en develar para el mundo sus últimas palabras, 21 años después.
Las escuelas de periodismo y las redacciones tendrán un tema más para debatir estos días.
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s