¿Dónde están las bartolinas y los profesores de gramática?

Posted on Actualizado enn

En el obsceno y grotesco episodio que involucra a un asambleísta del MAS señalado como protagonista de una violación, hay un silencio incomprensible (¿?) e irritante de las organizaciones y dirigentes femeninas que apoyan militantemente al presidente Morales y al gobierno del Movimiento al Socialismo. ¿Por qué se quedan calladas cuando una empleada de Sucre es la aparente víctima de un acto obsceno escenificado en plena sala legislativa de la capital de la República? ¿Es que los atentados contra la decencia sólo son condenables cuando los cometen personas identificadas con la oposición? He escuchado estos días el disparate de que lo ocurrido ha sido una confabulación de “fuerzas neoliberales” para desprestigiar al gobierno o a sus legisladores. Peor, una autoridad, la Ministra de Justicia, ha dicho que la afectada por la agresión debe constituirse en parte querellante para que la fiscalía ordene una investigación. ¿Dónde estamos? El público necesita explicaciones.

El  bochornoso e impúdico video ha recorrido el mundo. Y junto con él una palabra escrita de tal manera que ha causado horror mundial sin que los responsables hubiesen salido al frente para pedir disculpas y ofrecer alguna explicación. La parte agredida fue la GRAMÁTICA. Y nadie, que yo hubiese leido, se ha avergonzado.
La imagen interior del hemiciclo vacío mostraba un subtítulo a la izquierda y, a la derecha, un círculo en rojo para destacar la imagen borrosa de la funcionaria agredida. ¿Sabe qué dice el subtítulo? “Salon de cesiones 1”. SaIón está sin acento y aparece como un error insignificante al lado de “cesión”.¿Qué “cede” ese salón? Además de la honra, como en este caso, claro. El que hemos visto es un delito también obsceno contra la gramática. Así, sin anestesia, ha dado la vuelta al mundo. La conclusión podría ser: Si en Bolivia existe tal salvajismo que escribir “cesión” en lugar de sesión luce como un accidente menor, no podríamos sorprendernos de otros salvajismos, como el atribuido al asambleísta sucrense. La comisión que investigue el caso, deberá extender sus tareas hasta determinar quién martirizó al idioma. Bien hicieron los controles de Google/Youtube al quitar el video indecoroso. Un dispositivo similar debería existir para excluir las notas -y subtítulos- con horrores gramaticales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s