Ostreicher libre de Palmasola

Posted on Actualizado enn

Las cartas del destino jugaron esta vez del lado de Jacob Ostreicher.

La juez Eneas Gentile, que en noviembre había negado la solicitud del agro-inversionista para defenderse en libertad de las acusaciones de fiscales del gobierno (ahora todos presos), volvió sobre sus pasos y este mediodía concedió libertad condicional al acusado. La juez dispuso una fianza de 100.000 bolivianos (US$15.000) y que el acusado continúe arraigado en Santa Cruz, prohibido de salir de su domicilio entre las 10 de la noche y las 05 de la mañana mientras la justicia decide su caso.

Ostreicher, con las manos temblorosas y la voz emocionada, abrazó a su esposa que había venido desde Nueva York para asistir a la audiencia, y agradeció a sus abogados y a los medios de Bolivia y de exterior que expusieron su caso a los ojos del mundo. Cuando era llevado a la ambulancia de INCOR que lo trasladaría de vuelta a la clínica, puso a un lado la frazada con la foto de sus nietos impresa que tenía sobre las rodillas, tomó fuerzas, se levantó, caminó unos pasos y con la gorra de fajina que no se quitó ni un instante, saludó a los bolivianos por medio de las cámaras de TV que lo enfocaban y llamó a las personas a no dejarse extorsionar. Tuvo cuidado en desvincular a los administradores de justicia extorsionadores del gobierno y del presidente Evo Morales. En una notable evidencia de la reversión de su suerte respeto a la de hace sólo pocos días, abogó por castigos ejemplares para los funcioncionarios (fiscales y jueces) que, subrayó, han desprestigiado al gobierno boliviano en todo el mundo.

El inversionista catapultó sobre sí una avalancha de simpatías mundiales cuando el actor Sean Penn, ganador de dos Oscar, hizo causa a su lado y abogó por su libertad. La situación de Ostreicher fue seguida de cerca por gran parte de los bolivianos que con la piel erizada escucharon sus denuncias por primera vez a fines del mes pasado.

Del estrecho juzgado donde estaban apiñadas unas 50 personas, casi todos periodistas, fotógrafos y camarógrafos, fue trasladado de inmediato de vuelta a la clínica INCOR, donde se recupera agobiado por las penurias de una prisión de 18 meses y 15 días en el penal de Palmasola, considerado como una puerta “más allá del infierno”. Los nuevos alojados del tenebroso lugar se han quejado estos días de la inseguridad y del mal olor que prevalecen en el penal.

Hace una semana, dos vocales habían rehusado pronunciarse sobre el fondo del caso que lo llevó a la prisión pero refirieron la decisión a la juez Gentile, cuyo veredicto para mantener a Ostreicher en la cárcel a pesar de las evidencias que presentaba la defensa en favor de su  inocencia fue anulado. La juez debía volver a pronunciarse y esta vez decidió que Ostreicher podía defenderse en libertad. Fue la trigésima audiencia para el inversionista, que sólo en las ultimas tres consiguio hacerse oir. En casi todas las oportunidades anteriores, los fiscales y abogados ahora presos habían interferido para embargarle la voz.

Ostreicher y un grupo de socios de Suiza llevaban invertidos en Santa Cruz unos 27 millones de dólares en un negocio de arroz y ganado vacuno cuando, en 2011, la policía comenzó a investigarlo bajo sospechas de lavado de dinero y de vínculos con el narcotráfico. El inversionista dijo que había presentado cientos de documentos para demostrar el origen legítimo de las inversiones pero que los fiscales no los consideraron. Entretanto, una cosecha de 20.000 toneladas de arroz se malogró o fue negociada ilegalmente por funcionarios de gobierno. Lo mismo ocurrió con unas 5.000 cabezas de ganado.

El caso rompió las fronteras bolivianas y encontró a Sean Penn, quien, amigo de Hugo Chavez y  persuadido por el mandatario venezolano, se empeñó por su libertad.

La libertad condicional de Ostreicher fue dispuesta hace más de un año por un juez que anuló su propia decisión y optó por mantenerlo en Palmasola ante las amenzas, según su propia confesión, de “los hombres del presidente”  ahora presos como integrantes de una tenebrosa red de corrupción y extorsión dentro del gobierno. El juez Zenón Rodríguez decidió el año pasado que Ostreicher debía defenderse en libertad pero cambió repentinamente su decisión. Al cabo de una semana ordenó que fuese llevado a la cárcel. La razón: “Era su libertad o la mía”. El propio juez había sido extorsionado y habia cedido a la extorsión.

El caso continúa en desarrollo. Hay una docena de ex jueces y ex fiscales presos y presión pública creciente para llegar hasta las cabezas responsables de la red de extorsionadores.

Políticamente, para el gobierno puede haberse desinflado un globo. Siquiera parcialmente. Por las proporciones que  ha estado adquiriendo el caso, la sesión de este martes era una “cuestión de estado”. Persistir en el encierro de Ostreicher en Palmasola no solamente  habría puesto la salud del detenido al borde de un precipicio. También habría atizado el fuego que ve al del presidente Morales como un gobierno que tiene a dirigentes opositores exiliados, asilados y que, a quienes no aceptan sus designios, los reprime, como a los indígenas del Tipnis.

Anuncios

3 comentarios sobre “Ostreicher libre de Palmasola

    Jaime escribió:
    diciembre 19, 2012 en 5:14 pm

    Nadie ha aclarado por qué, los ahora arrestados abogados del ministerio de gobierno, perseguían penalmente al norteamericano por narcotráfico y legitimación de ganancias ilícitas.

      haroldolmos respondido:
      diciembre 19, 2012 en 9:54 pm

      A esa pregunta habría que agregar varias otras vitales en este caso. Por ejemplo, por qué los abogados ignoraron los cientos de documentos bancarios que Ostreicher dice haber presentado y que por tanto deben estar en el legajo del caso, que respaldarían la legalidad de todos sus movimientos financieros. Y también por qué el juez que concedio inicialmente libertad a Ostreicher enganchó en retro y rectificó su decisión para enviarlo de nuevo a la prisión debido a “presiones” de algunos neopresos. Yo también pregunto si es admisible la explicación de que si actuaba de manera diferente, el juez habría ido preso porque así había sido amenazado. Es, entonces, correcto cuestionarse sobre el mundo en el cual vivimos…

    Jaime escribió:
    diciembre 20, 2012 en 12:06 pm

    Tiene razón, en este caso hay más preguntas que respuestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s