Las horas de Venezuela

Posted on Actualizado enn

La incertidumbre que se vive en Venezuela crece a cada hora, alimentada por versiones no confirmadas que se apuntalan en la vaguedad de las informaciones oficiales sobre el estado real del comandante Hugo Chávez. Para los que creen en los números expresados en los años, el dos ha acompañado al líder venezolano en tres décadas. Sus intentos de deponer a Carlos Andrés Pérez ocurrieron en 1992; diez años más tarde, en 2002, se produjo el golpe que por horas lo alejó del Palacio de Miraflores. Y ahora en 2012 libra su batalla suprema por la vida.
Las declaraciones oficiales sobre el estado del comandante tras la cuarta operación en La Habana han sido cautas e insuficientes para superar la ansiedad en todo el país y más allá de sus fronteras. El presidente encargado Nicolás Maduro dijo que la cúpula en funciones se había reunido el miércoles y con expresión adusta explicó: “Evaluamos el proceso operatorio y queremos decirle a los venezolanos que la operación del día de ayer efectivamente fue una operación compleja, difícil y delicada, lo cual nos dice que el proceso postoperatorio va a ser también un proceso complejo y duro”. El que hubiera tenido una hemorragia durante la intervención, algo que los médicos consideran frecuente en este tipo de cirugías, no contribuye al optimismo. Después, las palabras oficiales oficial describieron una críptica “evolución progresiva”.
Las palabras del canciller y vicepresidente dejan pocas dudas de que el mandatario, salvo una recuperación extraordinaria, no tendrá condiciones de volver a jurar al cargo el 10 de enero o de mantenerse en el timón presidencial por otros seis años. Eso dispararía el llamado a nuevas elecciones presidenciales, a ser convocadas en 30 días a partir de declarada la imposibilidad del mandatario de seguir gobernando.
Una situación así abriría un nuevo curso en la historia política venezolana. Un “chavismo sin Chávez” luce improbable y no parece tener futuro de continuidad plena para el régimen. ¿Qué vendría? Estaríamos frente al ocaso inevitable del caudillismo: se vuelve tan denso,  extendido y asfiixiante que ningún liderazgo firme crece bajo su sombra.

En la hipótesis que en esas horas parece plausible, pensar en un reacomodo de las piezas geopolíticas del continente latinoamericano es inevitable. Una primera posibilidad es que el proyecto bolivariano entre en crisis. Chávez es la base fundacional del llamado Socialismo del Siglo XXI y el ALBA, una de sus creaturas, sucumbiría tan pronto como cese el  flujo de ayuda petrolera que recibe su media docena de integrantes.
Para el gobierno boliviano, un desplazamiento del gobernante venezolano significaría perder un faro de referencia y de inspiración fundamental. Se ha secado la fuente de socorro que era el financiamiento para el programa “Bolivia Cambia”, utilizado discrecionalmente en obras, algunas de dudosa eficiencia y necesidad. Más importante es el diesel que importamos. Viene todo de Venezuela y, hasta donde se conoce, es pagado al contado –y en Bolivia su venta es subsidiada. Un cambio en las condiciones tendría impacto inmediato en  el sistema nacional de transporte.

Una incógnita mayúscula es Cuba. Hasta antes de la revolución cubana, los dos países estuvieron en disputa por el liderazgo del Caribe. En deportes, medicina, cultura y educación, los cubanos estuvieron adelante durante más de la mitad del siglo pasado. Pero la riqueza petrolera y el estancamiento de Cuba,  colocaron a la economía venezolana en la delantera. El ascenso de Chávez ha sido una balsa salvadora para Cuba, que encontró en Caracas un reemplazo para la que perdió con la desaparición como un Moscú como eje rector  mundial. Miles de profesionales cubanos encontraron cobija en las misiones que viajaron a Venezuela y otros países, por los que Venezuela paga en petróleo. No es plausible que los acuerdos bilaterales vigentes vayan a cambiar. Pero sin Chávez en la escena el énfasis sería diferente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s