Día: diciembre 9, 2012

Chávez: El cáncer vuelve y designa a Maduro

Posted on Actualizado enn

Una nueva pugna electoral por la presidencia  parece inminente  en Venezuela. El presidente Hugo Chavez informo a sus compatriotas que ha vuelto el cáncer en la pelvis confirmado en junio del año pasado y anunció que designa al Vicepresidente Nicolás Maduro en caso de que quedare inhabilitado para reasumir sus funciones presidenciales con el nuevo tratamiento que incluye otra operación (cuarta, desde junio de 2011), al que debe someterse en La Habana en los próximos días. Su viaje a La Habana estaba previsto para este mismo domingo y la Asamblea Nacional fue convocada para autorizar la ausencia presidencial por más de cinco días. En caso de ausencia por muerte o enfermedad grave, deberá convocarse a nuevas elecciones.
El propio mandatario había anunciado que estaba curado. Se desconoce la naturaleza precisa del mal, así como un diagnóstico oficial. Al hacer el anuncio el sábado en cadena nacional de TV el mandatario dijo que “si se presentara alguna circunstancia que…me inhabilite para continuar al frente de la Presidencia de la República…en ese escenario que obligaría a convocar nuevas elecciones ustedes deben elegir a Nicolás Maduro como Presidente de la Republica”.
Chávez debería reconducir oficialmente su mandato en enero por un nuevo período (seis años), tras la victoria que obtuvo en las elecciones del 7 de octubre.
El intempestivo anuncio intensificó el clima electoral en su país, que se prepara para designar a gobernadores el 16 de este mes. La oposición ha dicho que ganaría en doce de los 23 estados. Si Chávez no pudiera reasumir, por desaparición física o impedido por su enfermedad, se debeconvocar a nuevas elecciones presidenciales en 30 días.
Los vínculos especiales de Venezuela con Bolivia (de allí viene todo el diesel que importamos)  llevarán al gobierno, al igual que a los demás países de la región, a mantenerse atenta a lo que ocurre en el vecino país.

La atmósfera de especulaciones que prevalece en esa nación trae a la memoria la vivida en 1935, cuando gobernaba el general Juan Vicente Gómez, uno de los dictadores más duros de la historia de vecino  país. Gómez murió  el 17 de diciembre de aquel año,  al cabo de 27 años de poder. Los días previos fueron de ansiedad. El dictador habia nacido el 24 de julio de 1857, el mismo dia en que nació Bolívar. Y, casualidad o no, murió también el 17 de diciembre de 1935. Algunos historiadores han dicho que habría muerto antes y que los asesores del dictador retrasaron el anuncio para que coincidiera con el día de la muerte de Bolívar. La muerte de Gómez abrió paso a una nueva generación de políticos que inició el tránsito de Venezuela hacia el mundo moderno. Todos los vestigios del dictador desaparecieron.

El retorno de los buitres

Posted on Actualizado enn

La presidenta Cristina Kirchner se ufana en decir que su país no pagará ni un centavo a los que llama “fondos buitres”, aquellos recursos que llegaron al país a comprar deuda argentina devaluada para cobrar su valor nominal más intereses en cuanto las condiciones financieras lo permitiesen. Los buitres estuvieron arrinconados desde 2001, cuando Argentina entró en quiebra y dejó de pagar a sus acreedores.

Tras largas negociaciones, en la mayor reestructuración financiera de la historia, Argentina consiguió reprogramar su deuda (unos 81.000 millones de dólares, más de seis veces todas las reservas monetarias bolivianas en el Banco Central) bajo condiciones que logró imponer a la mayor parte de sus acreedores. Los que aceptaron esas condiciones serían privilegiados: recibirían mucho menos de lo que originalmente fue contratado, pero algo recibirían. Una minoría (que representa 1.300 millones de dólares), no aceptó la reestructuración y mantuvo la exigencia de que sus recursos le sean devueltos tal como fue originalmente estipulado: sin descuentos y con los intereses pactados.

Esta situación, que parecía haberse consolidado, ha tenido un vuelco dramático. Ahora resulta que esos buitres no han hecho otra cosa que ganar terreno desde octubre, cuando la fragata argentina Libertad fue detenida en un puerto de Ghana por orden de un juez local que dio curso al pedido para retenerla por parte de uno de los acreedores (20 millones de dólares). Para insatisfacción de las autoridades argentinas, la fragata, un emblema de la armada argentina, sigue anclada y gran parte de la tripulación y pasajeros (entre ellos miembros de la Fuerza Naval de Bolivia, cuya bandera flameaba en la cubierta de la nave) ha retornado a sus bases.

Cuando Argentina se preparaba para pagar 3.100 millones de dólares de la deuda reestructurada, un juez neoyorquino emitió una decisión que sacudió los mercados que negocian fondos financieros argentinos y acentuó los temores de que el vecino país esté próximo a incurrir en una nueva cesación de pagos. El juez determinó que Argentina no podía pagar a los tenedores de bonos que aceptaron el plan de reestructuración e ignorar a los que lo rechazaron. Si quería cumplir con quienes lo aceptaron tenía que pagar la totalidad de lo que debía a quienes no aceptaron reducir el valor del compromiso original. Eso significaba un desembolso inmediato de 4.400 millones de dólares y la posibilidad de que los tenedores del segmento reestructurado de la deuda volvieran sobre sus pasos y reclamaran igual trato. Es decir, que se les pague sin la reducción acordada años atrás.

El plazo para que la orden del juez fuese cumplida iba a vencer antes el 15 de diciembre, pero Argentina ha apelado y ha sido ampliado hasta fines de febrero. Entretanto, podrá introducir recursos para ampliar su estrecho margen de maniobra. Los resultados y consecuencias de esta pugna son imprevisibles, pero es probable que la inquietud en los mercados financieros se acentúe en la medida en que el nuevo plazo se aproxime al final.

El enmarañado episodio debería ser observado con lupa desde Bolivia, que no está blindada para un eventual remezón financiero derivado del camino angosto que recorre Argentina para lidiar con sus acreedores. Bolivia no está en Marte y lo que ocurre fronteras afuera, mucho más si es en nuestro vecindario, nos interesa, aunque haya quienes pretendan que no es así.