Un censo temido

Posted on

¿Por qué hay tantos temores causados por el censo de este miércoles, a raíz del cual hay decenas de heridos y tiene a muchas comunidades con el hacha de guerra levantada? Retratar nuestra realidad a través de los datos del censo debería alegrarnos. Es una prueba de civismo, como sociedad, saber nuestras fallas y fortalezas, puntos flacos fuertes. A 48 horas del empadronamiento, se puede decir que el país vive bajo una ola de conflictos a causa de distorsiones que se supone que acarreará la recaudación de datos.
Creo que no hay nadie satisfecho con la explicación del gobierno de que la categoría de “mestizo” carga connotaciones racistas. Si se aplica la definición ortodoxa de mestizos, todos, absolutamente todos, incluidos los diseñadores del censo, son mestizos. Todos llevamos mezclas de sangre como una combinación esencial de la trayectoria de la raza humana. Pero el gobierno ha insistido en que hay que identificarse con alguna de las 36 denominaciones étnicas (algunas con una población de apenas pocas decenas o excluirse, de manera que la mayoría resultante sea aymara o quechua, pues los que se identifiquen como mestizos no serán cuantificados). Es pesada la sospecha de que está en marcha un “pluricidio”.
Una prueba de la insuficiencia de la preparación para este censo son los conflictos que nublan el horizonte de esta consulta. En un gesto de impotencia, en una versión benigna, el Ministro de Gobierno ha dicho que los municipios que se opongan al empadronamiento, no serán incluidos en el trabajo de este miércoles. El gobierno ha alzado las manos y amenaza con amputar de la fotografía en preparación a las decenas de municipios disconformes con la cartografía para el censo. El jueves hubo en Colomi entre 60 y 80 heridos, gran parte policías, cuando la población de ese municipio cochabambino arremetió contra la tropa que procuraba desbloquear la carretera más importante del país, la de Cochabamba a Santa Cruz. Ante el peligro de un estallido de violencia en Ivirgazama, en pleno Chapare, la región cocalera por excelencia, las autoridades decidieron esperar que entre los bloqueadores del lugar, por la misma ruta que va a Santa Cruz, prevalezca la cordura y suspendan toda medida hostil hacia el empadronamiento.
Creo que los medios están en deuda con la ciudadanía. Deben explicar didácticamente qué lleva a los municipios, especialmente a los del trópico cochabambino, a oponerse al censo. Si se trata de una región de adeptos al presidente Morales, cabeza de los cocaleros bolivianos, sus habitantes deberían estar de acuerdo con el empadronamiento y apoyarlo. Qué razones motivan la actitud rebelde de esos lugares, más allá de incorporar o excluir algunas localidades de determinada jurisdicción, aún es un misterio por aclarar.
En algunos departamentos hay temores de que el censo confirme que sufren de un desangre demográfico:su poblaci[on se reduce, en vez de aumentar, a causa de lasmigraciones hacia zonas de prosperidad. En La Paz hay temores de que las cifras del empadronamiento muestren a la ciudad y al departamento desplazados demográficamete por Santa Cruz. Hay mucho en juego, desde escaños legislativos hasta impuestos y regalías.
Sin haberlo anticipado, el camino hacia el censo se ha vuelto un camino resbaloso en el que prevalecen las sospechas de un juego sucio escondido más que la alegría de llegar a la foto en la que debería participar toda la familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s