Aniversarios sin luces

Posted on Actualizado enn

Estos días han traído aniversarios de acontecimientos de significado mayúsculo, incluso (o especialmente) en Bolivia, pero para gran parte del mundo han pasado desapercibidos. Octubre y Noviembre son meses en los que ha quedado marcado un pedazo de nuestra historia y de la historia del mundo moderno.
No ha habido salvas al pasar 56 años de la primera gran revuelta contra el sistema comunista que entonces dominaba gran parte de Europa. Obreros, estudiantes e intelectuales húngaros salieron a las calles para apoyar a un gobierno reformista que quería romper con el stalinismo denunciado por los propios soviéticos que, sin embargo, rehusaban que sus satélites los imitaran. Eran los tiempos del Socialismo del Siglo XX, cuando la ahora fenecida Unión Soviética tenía a Europa Central en el puño. El 4 de noviembre de 1956, mil tanques rusos rodaron por las calles de Budapest y ahogaron las esperanzas libertarias e impaciencia de los húngaros, que a 11 años de acabada la II Guerra Mundial seguían tan pobres como antes mientras sus vecinos de Europa Occidental empezaban a vivir una bonanza para ellos imposible. En pocas horas las tropas rojas acallaron a los rebeldes, en cuyos últimos mensajes transmitidos por la radio de Budapest sólo pedían que les dieran armas adecuadas para defenderse, pues incluso niños disparaban pistolas ametralladoras impotentes frente a los blindados rusos. Estados Unidos consideró que Hungría no valía el riesgo de una guerra nuclear y se mantuvo ausente del conflicto.
Siete años después, en los días finales de octubre de 1963, John Kennedy ganó la partida a Nikita Khruschev, quien tuvo que abrir las cartas del póker monumental que estaba en curso con el emplazamiento de misiles nucleares en Cuba. Esta vez Estados Unidos sí estaba dispuesto a un enfrentamiento y Khruschev ordenó desmantelar los cohetes sin consultar a los líderes barbudos que pocos años antes habían asumido el control de la isla. Los historiadores dicen que Ché Guevara reprochaba a los rusos no haber apretado el botón para lanzar los cohetes con ojivas nucleares sobre Florida y Nueva York. Salvo los medios estadounidenses y europeos, en América Latina no hubo, que hubiese visto, ediciones especiales de los medios sobre ese suceso, que aflojó la guerra fría y dio paso a la “coexistencia pacífica” y a líneas de comunicación directas entre Washington y el Moscú para prevenir un holocausto nuclear. China, que entonces sostenía que Estados Unidos era un “tigre de papel”, tragó a desgano la respuesta rusa: Un tigre de papel con dientes nucleares.
El 17 de octubre pasó desapercibida la jornada en la que la entonces Bolivian Gulf era nacionalizada. También entonces los campos petrolíferos fueron ocupados por el ejército. Pasaron casi 30 años antes de que viniesen a Bolivia inversiones privadas de significación para la búsqueda y desarrollo de yacimientos petrolíferos. De no haber habido esas inversiones, es poco probable que Bolivia hubiese podido llevar adelante el proyecto de exportación de gas natural a Brasil, ahora el ombligo vital que da vida a la economía boliviana.
En los cuarteles bolivianos fue aún más silenciosa la conmemoración de los 45 años de la derrota de la guerrilla de Ernesto “Ché” Guevara en las selvas del sudeste, en octubre de 1967. Hace rato que se ordenó asignarle un bajo perfil a esa campaña y al papel del ejército boliviano, y de ser posible ignorarla. Todo en aras de las relaciones entre La Paz y La Habana.
Octubre también es el mes de la nacionalización de las minas decretada por el MNR en 1952. Poco se habla de ese paso, menos todavía del partido que lo protagonizó. El MNR solía conmemorar ese día como parte de sus banderas. Sesenta años después, parece un escombro de la historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s