El ejemplo de Caracas

Posted on Actualizado enn

Actualiza con el vaticinio de Teodoro Petkoff  (Nota de Pedro Guerrero)

El himno nacional de Venezuela lleva, en sus estrofas finales, una convocatoria: “Y si el despotismo levanta la voz, seguid el ejemplo que Caracas dio.” El ejemplo caraqueño fue dado este domingo en las avenidas y calles centrales tomadas por una gigantesca multitud de seguidores para apoyar Henrique Capriles, el rival del comandante Hugo Chávez en la elección del 07/10.

Caracas, históricamente, define los rumbos políticos venezolanos. La magnitud de la manifestación –creo que nadie discutiría que ha sido la mayor vista en Venezuela en los últimos 50 años- podría instalar el clima que los brasileños llaman del “ya ganó”. Pero el propio candidato ha procurado evitar exitismos al reclamar a la riada de simpatía por su candidatura que vaya a votar y a cuidar el voto.
El himno está cargado de un civismo que alienta a todos: “Gritemos con brío, muera la opresión. Compatriotas fieles, la fuerza es la unión”. Cantado por la multitud inmensa de los que apoyan al candidato opositor, el himno es un llamado a que los venezolanos sigan el ejemplo de Caracas. Si el ejemplo cundió, lo sabremos la semana que viene con los resultados concretos de la elección. Irónicamente, fue en Caracas que el comandante perdió su gran batalla armada cuando se levantó contra el régimen democrático en 1992 y reconoció que “por ahora” no había conseguido lo que sus compañeros en la insurrección ya habían logrado en otras ciudades. En 14 años de gobierno del comandante, muchos venezolanos han aprendido a conocer lo que guardaba aquel “por ahora” y por ahora han anticipado su voluntad para el 7 de octubre.
Chávez tendrá su oportunidad el jueves, cuando le corresponda cerrar su campaña. La enorme afluencia de caraqueños en la concentración que cerró la campaña de Capriles en la capital lucirá más verosímil. Sobre los candidatos oficialistas siempre pesa la sospecha de haber utilizado los mecanismos del poder para llevar multitudes a sus concentraciones. Puede decirse los pro-Capriles fueron a apoyar a su candidato por voluntad cívica. Con su actitud rompieron el temor a manifestarse contra el candidato presidente latente en toda sociedad bajo regímenes autoritarios. Ese temor se acentuó desde que en 2004 el Consejo Nacional Electoral entregó al gobierno las listas de los votantes y sus votos en el referéndum que buscaba la revocatoria del comandante. Miles perdieron sus empleos. Ahora, la votación secreta parece más segura.
La concentración del domingo indica lo que será el 7 de octubre: una lucha tenaz de votos que tendrá en suspenso al continente. Fue una respuesta contundente al presidente candidato que en la víspera había asegurado que era imposible perder. En 1999, Chávez había intentado imitar a Bolívar (“si la naturaleza se interpone, haremos que nos obedezca”) cuando, en medio de la lluvia, exhortaba a votar y torcer la voluntad de la naturaleza. La naturaleza la respondió y ese día Venezuela sufrió las peores riadas y deslizamientos de su historia, que sepultaron gran parte de la región costera caraqueña. Decenas de miles murieron y más aún quedaron a la intemperie.
Capriles ha conseguido la hazaña de unir a toda la oposición. Chávez aún tiene núcleos rígidos que lo apoyan. Han calado en ellos, sin embargo, las dificultades de la vida diaria, desde los repentinos apagones (ironía en un país donde lo que más abunda es energía) sumadas a la criminalidad en las calles, hasta la creciente sensación de que en 14 años de revolución no es mucho lo que ha cambiado, salvo la polarización de la vida política. Con extensiones agrícolas aptas para cultivar casi todo, las importaciones de alimentos son un dedo acusador que tradicionalmente ha apuntado a los dirigentes venezolanos desde antes de Chávez. Pero al cabo de casi tres lustros, se esperaba que eso cambie. Ha empeorado. Mientras Chávez proclamaba su voluntad de preservar la vida del planeta, su rival apuntaba hacia algo más trivial: mejorar la calidad de vida de los venezolanos. En los pocos días que restan para el momento de la votación sólo crecerá la tensión.

-0-

 

 

El vaticinio de Petkoff

Teodoro Petkoff, un crítico implacable del presidente candidato Hugo Chávez, cree que la oposición unida vencerá en Venezuela.

“El país está a escasos días de protagonizar una de las páginas más brillantes de la historia” dijo el director de TalCual, al comentar  este domingo la que considera “la hazaña de la unidad de toda la oposición” en torno a la candidatura de Henrique Capriles Radonski..

En el programa “Con Teodoro”, que transmite Globovisión, Petkoff exaltó las virtudes del candidato unitario, de quien expresó admiración por “la perfección de su campaña”, tenaz, precisa, y que ha recorrido dos veces el país. Petkoff dijo que la Mesa de la Unidad Democrática ha realizado una “hazaña política” al crear un bloque unitario con las fuerzas opositoras.

“Son muy difíciles los acuerdos unitarios entre fuerzas diversas que van de extremo a extremo”, señaló, pero dijo que en esta ocasión, “por encima de las diferencias y aprendiendo de los errores del pasado”, la oposición entendió claramente que la unidad es el camino para lograr una conciencia que “arropó a toda la oposición”.

El director de TalCual tuvo palabras de reconocimiento a los dirigentes políticos que hicieron el enorme esfuerzo de superar sus discrepancias y forjar una unidad, finalmente institucionalizada en la MUD, pero sobre todo saludó en particular a esa “rara avis” que es Ramón Guillermo Aveledo, quien por venir de una larga militancia partidista los conoce en sus virtudes y sus vicios, lo que llevó a que la MUD se blindara a sí misma, superando las trampas del sectarismo.

Petkoff señaló que  los recorridos de Capriles por Venezuela han venido adquiriendo la tesitura de una marcha triunfal. “Por donde pasa, pueblo chiquito o grande, ciudad grande o pequeña, son miles las personas que se suman a su cortejo, generando un ambiente de esperanza y, más que de ello, de seguridad en la victoria”.

Dijo que, como era de esperarse, los 14 años seguidos de Chávez han ido modificando el ánimo popular y la aparición de Capriles, ha proporcionado el factor que permite, como en 1998, cambiar de régimen.

“Cuando a una idea le llega su tiempo no hay fuerza que pueda con ella. En los venezolanos ha hecho presa la idea de que ya está bueno de Chávez. Incluso entre quienes lo han seguido hasta hace poco se respira la necesidad de un cambio político. Eso lo condena a la derrota”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s