Los días finales

Posted on

Por Pedro Guerrero
Caracas – A sólo días de las elecciones en Venezuela, está al rojo vivo la campaña que enfrenta a Hugo Rafael Chávez, que busca un cuarto mandato, y al líder opositor Henrique Capriles Randonski.
Los candidatos se mueven a toda máquina. Apretaron el paso en los últimos 15 días. Capriles ha sido más ágil, gracias a su juventud (40 años), mientras que el Chávez (58 años) tuvo una agenda menos agitada, pero probablemente más estratégica.
La semana anterior hubo un intento de Chávez para llevar el debate al plano programático, cuando con bombos y platillos anunció que Capriles tiene elaborado “un paquetazo neoliberal” inspirado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que se propone eliminar las Misiones (programas sociales) de su gobierno en favor de los sectores más pobres. Chávez aseguró que “el paquetazo” sería similar al de Carlos Andrés Pérez en febrero 1989, que dio origen al “Caracazo”, la movilización popular contra el alza del precio de la gasolina, seguida de saqueos que sólo pudo ser controlada a balas por el ejército.
Capriles respondió indicando que “ese es un invento del oficialismo” porque, tras 14 años en el gobierno, no tiene nada para ofrecer.
Chávez concurre a los comicios con un programa económico alternativo al “modelo salvaje del capitalismo” para “acelerar la transición al socialismo hasta hacerlo irreversible”, lo que implicaría “la propagación del estado comunal y el impulso a la propiedad social sobre los factores y medios de producción básicos y estratégicos”.
Capriles apuesta a una economía mixta con un fuerte énfasis social. El candidato opositor insiste en que mantendrá las políticas sociales, los programas asistenciales en salud, educación, alimentación y vivienda que constituyen el núcleo duro del chavismo, pero con modificaciones para hacerlas más eficientes.
“Tenemos tres ideas fuerza: La primera es sustentar el crecimiento a mediano plazo. No queremos una economía volátil. Segundo, bajar la inflación que deteriora los salarios y la competitividad. Tercero, mejorar la distribución del ingresos y lograr una sociedad más equitativa”, repite Capriles.
El petróleo, la mayor fuente de divisas de Venezuela, representa el 95% de sus exportaciones, con ventas superiores a los 120.000 millones de dólares anuales que pagan las voluminosas importaciones, especialmente alimentos, que crecieron bajo Chávez.
Ambos coinciden en se debe acabar con esa situación y aumentar la producción petrolera.
Sin embargo, Chávez insiste en que buena parte de la renta petrolera debe financiar las políticas sociales, por lo que convirtió a la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en uno de los grandes pilares de las misiones, mientras Capriles estima que una mayor parte de los ingresos del petróleo debe dirigirse a elevar la producción industrial y agropecuaria,
Capriles planteó debatir programas de gobierno, pero Chávez se negó rotundamente y dio inició a un periodo desagradable de insultos groseros contra Capriles.
El apodo despreciativo preferido que Chávez utiliza para referirse a Capriles es el de “majunche”, que en el léxico del llano venezolano significa “mal hecho”. La semana antepasada, cuando el comandante presidente estuvo más molesto con Capriles, lo llamó reiteradamente “majunche jala bolas, jala bolas del imperio”. Capriles ha guardado compostura.
“Yo sostengo que Chávez está liquidado políticamente por todos los errores que ha cometido y que sigue cometiendo; es decir, él solito se está liquidando, él solito se liquidó políticamente”, me dijo Teodoro Petkoff, fundador del Movimiento al Socialismo en 1968. Capriles tiene respaldo de medios privados de comunicación, en los cuales periodistas denuncian diariamente “la corrupción, los negociados, el nepotismo, el abuso de poder y el tráfico de influencias del Gobierno”. Es el caso del programa “Grado 33” de los periodistas Roberto Giusti y Norberto Mazza en el canal de televisión Gigavisión.
Opositores que asistieron el jueves a la presentación de “La Petroquechera de Chávez” enumeraron donaciones y regalos en efectivo a 26 países. Armando Briquet, jefe de campaña de Capriles, dijo que “Chávez regaló un total de 82.000 millones de dólares.” Entre los receptores figuran Cuba, Mali, Haití, Nicaragua, Honduras, Bolivia, Argentina, República Dominicana, Bielorrusia, Ecuador, Paraguay, Gambia, Antigua y Barbuda, Uruguay, Puerto Rico, Jamaica, Benín y hasta los Estados Unidos”.
Agregó que esos dineros fueron a reparar refinerías, compra de insumos agrícolas, bombillos ahorradores, limpieza de ríos, construcción de hospitales, escuelas, reparación de carreteras y hasta programas de televisión, este último caso en Bolivia a través de “Evo cumple”, mientras los venezolanos enfrentan problemas con la basura, falta de energía, alcantarillado, educación y otros servicios básicos.
Chávez arenga con la consigna de que el Partido Comunista Unido de Venezuela debe obtener 10 millones de votos para un triunfo con más del 70 por ciento de los electores para taparles la boca a la “rancia burguesía y al imperio”.
Sin embargo, las denuncias diarias sobre negociados pueden mellar su credibilidad. A fines de agosto, Chávez afirmó que la clase media y los más ricos debían votar por él para evitar una guerra civil.
La respuesta opositora fue que “el miedo existe y asusta, pero que hay un momento en que la gente se cansa, se harta de ser herida y se sacude el temor, se limpia el polvo del abuso y continua adelante construyendo sus sueños. Quien tanto nos asusta también tiene miedo, liberémosle de ese miedo el 7 de octubre y démosle vacaciones con nuestro voto”, dijo el escritor Laureano Márquez.
Muchas figuras representativas de la izquierda que al principio del gobierno de Chávez estuvieron con él, se han alejado y son sus críticos. Es el caso de la plana mayor del Movimiento al Socialismo (MAS), fundado en 1970 por Pompeyo Márquez, Fredy Muñoz, Teodoro Petkoff y otros.
El último ex dirigente del Partido Comunista en abandonar a Chávez es Antonio García Ponce, un alto exponente del marxismo en Venezuela y quien dice que Chávez no tiene ninguna ideología de izquierda, sino que es exponente de la ideología de “el poder por el poder”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s