Día: julio 10, 2012

Paraguay: Un respiro más

Posted on Actualizado enn

El gobierno de Federico Franco ganó un nuevo respiro político frente al asedio al que ha sido sometido por sus socios de MERCOSUR y UNASUR cuando este mediodía el Consejo Permanente de la OEA aceptó el informe del Secretario General de la organización para someterlo a discusión en los próximos días. La decisión dejaría de lado la sugerencia de los gobiernos izquierdistas de la región capitaneados por Venezuela, que gustarían que el debate sea asumido en una reunión extraordinaria de cancilleres de la región. Esta vez, los gobiernos de MERCOSUR y de Venezuela fueron tildados de adoptar decisiones farisaicas pues en sus propios países habían ocurrido acortamientos de mandatos presidenciales por disposición de los congresos. Incluso Brasil se inclinó por analizar el informe en una próxima sesión del CP y apartar la posibilidad de una cita de cancilleres, como había abogado Argentina, uno de los países que con más estridencia censuró la destitución de Fernando Lugo.

El ejecutivo de la organización hemisférica recordó a sus colegas que en los últimos veinte años ha habido más de veinte casos de acortamiento de mandatos presidenciales dispuestos por el congreso en muchos países de la región. El caso paraguayo, entonces, no era una excepción sino una recurrencia en países latinoamericanos. Bolivia tuvo dos -Gonzalo Sánchez y Carlos Mesa; ambos tuvieron que renunciar por presiones de “movimientos sociales”, sin contar a Walter Guevara Arze (un golpe militar) y Hernán  Siles Zuazo (presiones políticas y convulsiones sociales).

Venezuela fue el único país que observó con desdén el informe del Secretario General, el chileno José Miguel Insulza. El delegado Roy Chaderton Matos equiparó el informe de Insulza al título de una vieja canción francesa con cuyo título “No hay novedad, baronesa”  subrayaba que el ejecutivo no había aportado nada nuevo respecto a la situación de Paraguay. El viaje de la misión de cinco miembros podría haber sido innecesario si se compraban los diarios de las últimas semanas y se leían sus informaciones sobre Paraguay, todo con una inversión de apenas unos 100 dólares, dijo. Nadie agarró del desaire y la mayoría de los embajadores decidió enviar el informe a sus espectivas cancillerías para recibir instrucciones y volver a reunirse quizá a fines de semana.

El paraguayo Bernardino Hugo Saguier tuvo una nueva oportunidad de defender al gobierno de Federico Franco y recalcar el ambiente de libertades y relativa calma bajo el que se vive en su país, en reiteración a lo expresado por el Informe Insulza y reclamar contra “la injerencia en asuntos internos de Paraguay” de la que acusó a Venezuela. Un par de delegados del ALBA, que comanda Venezuela, se quejó de que la misión de Insulza en Paraguay no hubiese incluido a gobiernos izquierdistas de la región. Insulza respondió que originalmente se había contado con la inclusión de dos gobiernos de los bloques que censuran al nuevo gobierno paraguayo, pero que sus representantes no recibieron autorización de sus cancillerías. Quedó en el misterio cuáles habrían sido esos países.

De todos modos, Saguier subrayó que en la sesión anterior había extendido una invitación para que, sin exclusiones todos los representantes que deseasen ir a Paraguay lo hicieran. Y aprovechó para censurar la exclusión de su país de MERCOSUR y criticar el ingreso de Venezuela al grupo subrayando que contra Paraguay se ha formado una Triple alianza + 1. Fue más sal en la herida de la guerra de la triple alianza del siglo antepasado, que costó a Paraguay gran parte del territorio que tenía y diezmó a su población.
Presidida por el embajador boliviano Diego Pary, presencié la sesión en vivo y directo gracias a la página web de la organización.