Para los que deben saber

Posted on Actualizado enn

Lo que hubo en Paraguay fue ruptura política, no golpe


Una columnista destacada del diario Folha de S. Paulo –Eliane Cantanhede- trae este domingo una entrevista con un profesor de ciencias políticas de la Universidad Nacional de Brasilia. Creo que vale la pena que los diplomáticos bolivianos y de otros países involucrados en la cuestión lean los conceptos que vierte el profesor Francisco Doratioto, quien sostiene que Brasil tiene mucho que perder con el aislamiento paraguayo con asuntos como Itaipú y los “brasiguayos”.  Algunos segmentos (la traducción es del blog) de la entrevista (Folha de S. Paulo es uno de los diarios con mayor circulación en Brasil):
De 53 años, autor de uno de los libros más respetados escritos en Brasil sobre Paraguay , “Guerra maldita”, dice que la destitución de Fernando Lugo de la presidencia “fue ruptura política y, definitivamente, no un golpe de Estado”. “Lugo fue electo constitucionalmente. No sólo él. Los diputados y senadores también lo fueron.”
Folha. ¿Fue un golpe?
Francisco Doratioto. Hubo una ruptura política y, definitivamente, no un golpe de Estado. No hubo uso de la violencia, persiste el orden, no hay estado de sitio, la libertad de prensa es la misma de antes – mayor que en muchos países de la región. Los procedimientos siguieron las leyes y la Constitución paraguaya, que prevén el enjuiciamiento por “mal desempeño de funciones” y no hablan de plazos. Podía haber sido en media hora, un mes; quien determina es el Senado, fue un juicio político.
¿Cuál fue la génesis de la ruptura?
Lugo llegó al poder en coalición con el Partido Radical Liberal porque su grupo de izquierda con fuerte vinculación con campesinos sin tierra, no tenía estructura para, solo, asumir la presidencia. Tanto que el vice, Federico Franco, es del Partido Liberal. Solo que Lugo, tras asumir, trató con menosprecio al partido aliado y a su vice. El resultado fue una ruptura con el Partido Liberal y el aislamiento. En la Cámara baja tuvo sólo un voto.
¿Cómo evalúa al gobierno de Lugo?
Tuvo iniciativas muy interesantes. Por ejemplo, en la educción, pero, en general, decepcionó bastante. Su propia figura se desgastó mucho por ser obispo que tuvo hijos y relaciones hasta con menores. La concentración de renta en Paraguay es terrible, y Lugo proponía la reforma agraria pero nunca intentó implementarla en serio, siempre mantuvo una política populista, ambigua en relación al campo y a los movimientos contestatarios. Y el clientelismo y la corrupción, que quedaron fuertemente enraizados en Paraguay desde la dictadura (Alfredo Stroessner), permanecieron.
Las 17 muertes en el campo ¿fueron sólo pretexto para la destitución?
Fue la gota que desbordó el vaso, pero es cierto que el Partido Colorado, que representa a los sectores más conservadores, principalmente latifundistas, siempre quiso sacarlo del poder. Como también es cierto que su ambigüedad, su indecisión, causó una fuerte decepción. Los historiadores que conocen bien el país no preveían su caída, pero sí una fuerte posibilidad de que el Partido Colorado ganase las elecciones (en 2013).
Si Lugo hubiese seguido el ejemplo de Hugo Chávez y mudado la Constitución, las instituciones y los partidos, ¿habría tenido más posibilidades?
En Paraguay las características de la sociedad son totalmente diferentes de las de Venezuela. El Partido Colorado es conservador pero con penetración popular urbana y agraria. Tiene más de un millón de afiliados, amplia mayoría en el congreso e inserción en las fuerzas armadas, que nunca se volverían Fuerzas Armadas Bolivarianas.
¿No acusa a Lugo de ambigüedad e indecisión justo porque no impuso un cambio de las cosas? En este aspecto, ¿Chávez no tiene razón al haber hecho lo que hizo?
Tiene razón quien fortalece las instituciones. Chávez, Evo Morales no son ejemplos de modernidad, de construcción de sociedades avanzadas e inclusivas.
¿Y Lugo?
Al contrario de Venezuela y Bolivia, no hubo cercenamiento de la prensa, persecución a la oposición. El propio Lugo reconoció la destitución, está libre, da entrevistas, va a viajar por el interior. Intentó cambiar su discurso después de ver que Venezuela, Ecuador, Bolivia y principalmente la presidente de Argentina estaban o están agitando la cuestión. Pero él mismo sabe que volvería al poder solo por “un milagro”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s