Mes: junio 2012

Ahora ya saben

Posted on Actualizado enn

Cuando ocurrió la Cumbre Social Mundial en el mismo lugar donde desde el domingo se congrega la Asamblea Ordinaria de la OEA, muchos participantes extranjeros se refregaron los oídos y los ojos para estar seguros de que veían y escuchaban bien. El presidente Evo Morales les decía que comer carne de pollo provocaba trastornos metabólicos: que a las jóvenes les hacía crecer precozmente los senos, que volvía homosexuales a los hombres y que los europeos, de tanto comer pollo y otros alimentos con productos transgénicos, serían calvos en medio siglo más. Todo envuelto en un concepto sobre el que el mandatario ha martilleado desde que asumió la presidencia de Bolivia en 2006: hay que dar muerte al capitalismo. Es el mismo capitalismo al que simultáneamente le pide inversiones para la industria petrolera boliviana y le asegura que, si sus inversores vienen como socios, no patrones, tendrán en Bolivia toda la seguridad jurídica que necesiten.
Los asistentes a ese foro, muchos jóvenes extranjeros, deben haber retornado perplejos a sus países, por haber participado de una ceremonia exótica, en la que un presidente produce afirmaciones excusables por su ingenuidad, como la de los niños que creen que los relámpagos vienen de las cámaras fotográficas de los ángeles en el cielo.
El problema ha sido que los dislates y estridencias han pasado de excepción a regla de comportamiento. Y han continuado en progresión. Piedras con sexo, arrugas de los abuelos en vez de libros. Papalisa mejor que viagra. Este domingo, otra vez como anfitrión, el presidente ha fustigado a sus invitados, especialmente a dos de ellos: a Estados Unidos y a Chile. Para el primero ha utilizado un lenguaje muy parecido al que solía provenir del Ministro de Industrias de Cuba, Ernesto “Ché” Guevara, en tiempos de la Guerra Fría. Hasta hubo el saludo con el puño y brazo derechos en alto y el grito de “Patria o Muerte” que lo acompaña. Esta vez, con un ingrediente: la presencia de “sectores sociales” que con fuertes abucheos hicieron sentir su presencia sobre los delegados de Estados Unidos y de Chile e ignoraron las obligaciones de cortesía de todo anfitrión. Para Chile fueron aquellos sectores los que convirtieron la asamblea inaugural en un suplicio de silbidos y gritos.
Muchas baladronadas pasaban desapercibidas. Pero ahora han ocurrido ante una multitud de diplomáticos extranjeros. Con esta vivencia, cuando algunos bolivianos se quejen públicamente de violación de sus derechos o de amenazas, no será fácil ignorarlos. Tampoco se podrá cubrir los ojos ante la realidad que muestran los marchistas del TIPNIS. La Secretaria de Estado Clinton debe haber quedado satisfecha de haberse evitado el bochorno, lo mismo que el canciller chileno de no haber asistido a la cita inaugural, en la que el protocolo indicaba que se sentaría detrás del presidente Morales.
Al presidente le parece fácil hablar de borrar a la OEA del mapa. ¿Con qué la substituiría y dónde sería su sede? ¿Con ALBA/UNASUR y en Brasilia, en Caracas o en Quito? Parece que ignora la infinidad de organismos que depende de la que fuera, hace más de un siglo, la Unión Internacional de las Repúblicas Americanas (1890), para ser después Unión Panamericana (1910), muchísimo antes de la Guerra Fría que señaló como punto de partida para la gestación de la OEA (1947). Solo el presupuesto operativo de su oficina central en Washington representa unos 80 millones de dólares anuales.
Los resultados de esta asamblea para Bolivia aún no se han visto. Pueden venir a breve plazo. Pero el gobierno y el presidente Morales no serán más vistos como ejemplo de las mejores virtudes.

En buenas manos…

Posted on Actualizado enn

Tras escribir la entrada precedente, me encontré con una breve referencia a la reunión de la OEA y la diplomacia boliviana en la revista Nueva Crónica, del Instituto Prisma en su número más reciente, que también lo trae la red. Dice:
“Diplomacia cuadrúpeda
En el acto de posesión de Alfredo Rada como nuevo viceministro de Gestión Institucional y Consular, el canciller Choquehuanca declaró que con su incorporación, “este ministerio ya tiene cuatro patas. Está el viceministro Juan Carlos Alurralde, el viceministro Pablo Guzmán y ahora estás tú, Alfredo, y estoy yo. Somos cuatro patas que no dudo estén convencidos del proceso histórico que está viviendo Bolivia”. Pues bien, de la diplomacia de los pueblos hemos pasado a la diplomacia cuadrúpeda que tendrá en la Asamblea de la OEA una prueba de fuego: ratificar la declaración de 1979 sobre la demanda marítima boliviana. Nuestra cancillería también hará causa común con los cuatro del alba para disolver la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, justamente por considerar que viola los derechos de los cuadrumanos. Una muestra de cómo se encara las relaciones diplomáticas con las cuatro patas, la dio el propio Presidente al declarar que no desea tener buenas relaciones con los EE.UU. En buenas manos estamos.”

Evo y la OEA: “O muere al servicio del imperio o se refunda…”

Posted on Actualizado enn

El presidente Evo Morales abrió este domingo la 42 asamblea ordinaria de la OEA con una descarga de fusilería verbal contra Estados Unidos, contra la actual estructura y funcionamiento del organismo hemisférico, especialmente su comisión de derechos humanos, por la nacionalización de los recursos naturales en todo el mundo y con la reiteración del reclamo boliviano de una salida propia al océano Pacífico.

La OEA tiene sólo dos caminos, dijo. “O muere al servicio del imperio o renace para servir a los pueblos de América.” Ese renacer o “refundación” tendría como componentes la eliminación del TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca), el desmantelamiento de todas las bases militares que Estados Unidos en el continente, y extensión de las labores de vigilancia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con foco especial en Estados Unidos.
El discurso fue cerrado con el Himno al Mar, entonado por gran parte de los asistentes, entre ellos militares, dirigentes de los llamados movimientos sociales y delegaciones.

(Comento: Es probable que los reproches del presidente Evo Morales hayan dejado un sentimiento de “dejá vu” en los asistentes y que las reacciones a su discurso puedan  verse pronto, dentro y fuera de Bolivia.)

El Secretario General de la organización, el chileno José Miguel Insulza, el único orador antes del presidente Morales, había delineado algunas de las funciones de la institución y su papel en el hemisferio como factor de paz y de promoción de la democracia y del desarrollo. Había señalado también que existe un informe que debatirán los cancilleres que incluye instituciones como la Corte Interamericana de Derechos Humanos en cuyas resoluciones se tomaría en cuenta el punto de vista de los gobiernos involucrados. Como anticipando la andanada que escucharía después, dijo: “Mientras algunos hablan de acabar con la OEA, son cada vez más los que acuden a ella, sabiendo que aquí encontrarán un espacio de diálogo.”

Insulza había llamado a examinar con cuidado el fortalecimiento del sistema interamericano, uno de los temas contenidos en el informe que debatirán los cancilleres hasta el martes, antes de llegar a la Declaración de Cochabamba. El funcionario expresó cuatro propósitos relacionados con la espinosa cuestión: 1) Un sistema “integral y universal” del que formen parte  los integrantes de la OEA. Es decir, que en la corte interamericana estén representados todos los países miembros. 2) Que los países respeten y acaten sus decisiones. 3) Mayores recursos para cumplir con más eficiencia sus funciones. 4) Plena autonomía en la adopción de decisiones.

Los cuatro puntos no estuvieron muy claros en el discurso de Insulza y un primer esclarecimiento sería si con la incorporación de todos los países de la organización en su corte de justicia no se estará creando una burocracia que volvería extremadamente lenta su labor, especialmente en casos, como los de defensa de los derechos humanos, que requieren de decisiones rápidas. Luego, si la actual conformación y actuación de la corte tiene a Venezuela como uno de sus disidentes más destacados, qué garantías habría del cumplimiento de decisiones bajo una corte ampliada. Y, finalmente, cómo compatibilizar la autonomía efectiva que el funcionario propugna para la corte con las disidencias actuales, de las que luego, en su discurso, sería también portavoz el presidente Morales.

Los países del hemisferio, dijo Insulza, necesitan de una corte “autónoma y fuerte” que también tome en cuenta “los puntos de vista de los gobiernos democráticos”. Me llamó la atención que el funcionario repitiera el concepto de “gobiernos democráticos” cuando la propia carta interamericana sostiene que ser miembro de la organización implica el respeto pleno a las normas de la democracia. ¿Cuáles serían los países con gobiernos no democráticos o democráticos a medias?   El propio Secretario General recalcó que la Carta Democrática es un pilar fundamental del sistema hemisférico. En ese concepto reside la dificultad del retorno de Cuba al sistema interamericano subrayada por varios países de la región.

Insulza subrayó que la fortaleza de la OEA radicaba en el diálogo y la tolerancia antes que en la confrontación. “La OEA sigue siendo una institución indispensable”, afirmó.

La organización ha sido pocas veces escenario de un discurso duro como el del presidente Morales. “Por disposiciones externas”, dijo, al recordar que la vez anterior que Bolivia fue sede de una asamblea ordinaria de la OEA, los cancilleres  habían partido de Bolivia en medio de tanques desplazados en las calles por un golpe militar, en la madrugada del 1 de noviembre de 1979.

Repasó sumariamente las condiciones macro-económicas actuales de Bolivia para afirmar que el país ha pasado “del estado colonial mendigo al estado plurinacional digno”. La experiencia en sus seis y medio años de gobierno, dijo,  lo llevaba a sugerir “a los países de América Latina y el mundo a recuperar los recursos naturales”.

Se mostró complacido con que la OEA hubiera aceptado debatir la “seguridad alimentaria con soberanía”. A partir de ahí atacó a Estados Unidos. Tras informar que su gobierno había rechazado las donaciones de grano proveniente de ese país a través de la Ley 480, afirmó que Estados Unidos “nunca permitió que los bolivianos pudiéramos producir trigo para el país”. La cooperación en alimentos que Bolivia recibía, dijo, era “una forma de dominación”. El país ahora produce ahora el 50% de sus necesidades, versus sólo el 20% cuando recibía apoyo estadeounidense, dijo.

Dirigéndose al canciller David Choquehuanca dijo que la promoción a la agricultura también favorecía a la papalisa, el tubérculo que hace unos meses fue motivo de atención cuando el canciller le atribuyó virtudes afrodisíacas al hablar ante sus colegas del consejo permanente de la OEA y les recomendó que lo comieran en Cochabamba. No he sabido si ha aumentado la demanda por papalisa estos días en esa ciudad. “Estamos apoyando, compañero David, el cultivo de papalisa,” dijo.

Las expresiones de calibre mayor surgieron cuando habló de la historia de la OEA y dijo que había surgido en plena guerra fría. “La OEA nació como un Ministerio de Colonias de Estados Unidos”, dijo y parafraseó el lema de “América para los americanos” con “América Latina y el Caribe para los Estados Unidos. Para eso ha nacido la OEA”. (Lástima que las cámaras de la TV estatal no hubiesen mostrado a la delegación de Estados Unidos o la imagen del propio Insulza y de otros delegados.)

Después afirmó que la cooperación estadounidense ha sido “en su mayor parte” para encubrir dictaduras, “hasta para impulsarlas”; “para reprimir y escarmentar a los movimientos sociales…pero fundamentalmente para combatir al socialismo…”

Bajo la OEA, según su visión, se creó el TIAR como “instrumento de dominación”. Dijo que si hubiera sido de asistencia recíproca, se habría actuado conjuntamente a favor de Argentina en la guerra de las Malvinas. Entonces habló de la demanda marítima boliviana. “Bolivia nació con mar…Jamás renunció al mar con soberanía…las invasiones no otorgan derechos”. (El canciller chileno Afredo Moreno mp estaba presente. Legisladores del vecino país calificaron el acto como una “encerrona” y celebraron la ausencia de su canciller.)

Dijo también que la Corte Interamericana de Derechos Humanos era un “instrumento de dominación y sometimiento…se ocupa solamente de ver (vigilar) donde el presidente no comparte las políticas del gobierno de Estados Unidos. ¿Por qué no se preocupa también de los derechos humanos en Estados Unidos? Si no quiere cuidar de los derechos humanos en Estados Unidos, mejor que desaparezca”.

Ante una ofensiva contra la Comisión de DDHH

Posted on Actualizado enn

Venezuela se prepara para reafirmar este domingo en Cochabamba su decisión de abandonar la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en un intento de desmantelar ese organismo que ha criticado sus decisiones que afectan los derechos humanos y de la sociedad civil y que para el gobierno del presidente Hugo Chávez se ha vuelto una piedra en el zapato. El paso de Venezuela es también visto como un juego de cartas en el que la apuesta mayor sería cuando menos debilitar gravemente aquel organismo cercenando sus atribuciones: sus resoluciones serían “consultadas” con los gobiernos a los que se refieran las resoluciones sobre derechos humanos lo que, en la práctica, equivaldría a amarrar sus movimientos con una “consulta previa” antes de hacer conocer sus decisiones.

La iniciativa, que cuenta con el respaldo de países de la órbita bolivariana, entre ellos Bolivia, es criticada por quienes creen que la forma actual de operar de ese organismo ha salvado a cientos de personas en el continente. Una “consulta previa” podría derivar en un veto a las decisiones del organismo interamericano, uno de los pocos instrumentos por los que la OEA es reconocida a través del continente. Al Secretario General de la organización, Miguel Insulza, se le atribuye una actitud ambigua. Ha dicho que cree que la comisión debería ser más flexible a la vez que más previsible. Se supone que la “previsibilidad” haría que los gobiernos conozcan de antemano cuáles serían las decisiones de la comisión. Los dos  propuestos atributos han dejado perplejos a quienes desean mantener sin cambios el modo de actuar de la comisión. La comisión procesa varias denuncias contra algunos gobiernos de la región, Bolivia entre ellos. Si el gobierno boliviano recibiese una “consulta previa”, ¿cuál creen que será su reacción?

La noticia del retiro de Venezuela vino del propio canciller de ese país, Nicolás Maduro, antes de partir rumbo a Cochabamba, de acuerdo a la jnoticia que difundió el diario caraqueño El Universal.  En su criterio, la comisión, que ha condenado varias decisiones del gobierno venezolano, actúa a favor de los intereses de Estados Unidos.

La noticia del juego de ajedrez venezolano ha sido apenas advertida en Bolivia. La mañana del sábado, sólo un aviso hizo saber que cinco organizaciones de prensa de Bolivia –Asociación de Periodistas de La Paz,  Asociación Nacional de Periodistas, Asociación Nacional de la Prensa, Asociación Boliviana de radiodifusión y la Confederación de trabajadores de la Prensa- han señalado los peligros que representaría el debilitamiento del sistema de protección de los derechos humanos, entre ellos los que cuidan de la libertad de prensa y de expresión. Por lo menos de inmediato, el alerta de las organizaciones bolivianas no mereció una elaboración noticiosa separada.

El comunicado difundido vía publicidad por esas cinco organizaciones subraya que las reformas que los países bolivarianos buscan incorporar representarán un debilitamiento que pondría “en serio riesgo la defensa de la libertad de expresión en el  hemisferio”. No he leído ninguna explicación al público sobre por qué los medios no difundieron ese pronunciamiento como noticia. Comento: El mayor enemigo que pueden tener los medios son su propia indulgencia con las noticias que capaces de afectar su tarea de vigilancia respecto a las libertades que protegen sus actividades.

El debate sobre el tema promete ser vehemente, probablemente a partir de este mismo domingo.