El motín crece

Posted on Actualizado enn

El amotinamiento de policías asumía este viernes características explosivas con nuevos incidentes y la incorporación militante de las plazas de Trinidad, Cochabamba, Potosí y El Alto al movimiento que ha alterado la atmósfera política del país. El movimiento policial asumía un rumbo de crecimiento envolvente que en algún momento deberá llegar a un clímax y un desenlace. Incluso la unidad del Penal San Pedro se sumaba a la revuelta, pero manteniendo el orden interior del lugar.

La Iglesia Católica, en un llamado a la paz, subrayó que es “irresponsable” dejar crecer los conflictos antes dde actuar decididamente en busca de solucionarlos. La frase fue vista como una reprimenda al gobierno, por su  actitud de dejar que los conflictos se desarrollen y estallen antes de ponerse a trabajar para encontrarles solución. Los recientes problemas con los médicos, las universidades, los maestros, los mineros, el TIPNIS y el policial avalarían la expresión eclesiástica.  La Iglesia dejó clara su disposición a mediar en el problema. No parecía probable que el gobierno esté dispuesto a aceptarla sin poner en entredicho sus reiteradas declaraciones que postulan una Iglesia dedicada exclusivamente a cuestiones espirituales.

Al mediodía, grupos civiles empezaban a congregarse en la Plaza Murillo, frente al Palacio de Gobierno. Algunos policías de La Paz, con los rostros cubiertos, desenfundaron sus armas de reglamento  en las oficinas donde están amotinados y blandiéndolas en el aire gritaban: Evo, escucha, el pueblo está em….” Escenas similares se repitieron en muchos de los lugares del país donde los amotinados están concentrados. También al mediodía, el Ministro de Gobierno Carlos Romero propuso dialogar. La propuesta fue rechazada a  los pocos minutos por los rebeldes.

Los bancos e instituciones financieras en el centro de La Paz han cerrado sus oficinas ante el temor de un empeoramiento de la crisis. Una medida similar tomaron las entidades financieras de El Alto. Una actitud semejante tomaron las casas de cambio y entidades financieras en Oruro. En Yacuiba, punto importante de la frontera boliviana con Argentina, 250 policías que cubren la plaza decidieron suspender sus actividades normales y se reunían en el patio del departamento policial. Los reporteros radiales de Erbol informaban sobre accidentes en el tránsito, principalmente por falta de guardias, sin que los conductores tuviesen a quién acudir por auxilio o para informar de lo ocurrido. Bancos y casas de cambio también cerraron.

En La Paz, El Alto y Cochabamba los policías rebeldes tomaron oficinas de inteligencia policial y quemaron la documentación. Lenguas de fuego salían de las ventanas de las oficinas policiales paceñas a pocos metros del Palacio de Gobierno. En El Alto y La Paz los amotinados rompieron ventanas y echaron material de escritorio a la calle y al patio de sus oficinas, incluso computadoras. En La Paz, los insurrectos encontraron decenas de latas de cerveza y las echaron al patio del  lugar y a la calle. Incidentes similares ocurrían en Potosí, junto a la toma de los edificios de la gobernaciónd del Departamento y de su Departamento de Policías.

En Cochabamba se registraban incidentes de violencia igual, con destrozos e incendios en las oficinas policiales tomadas por los amotinados. En Santa Cruz, centenas de policías se agruparon en el patio de la prisión de Palmasola.

La Plaza Murillo lucía normal a pesar de todo  lo que ocurría en la zona. La razón: No había fuerza policial para desplegarla y establecer  un perímetro de seguridad y protección alrededor del lugar. Los efectivos estaban amotinados.  No había noticias sobre el presidente Evo Morales, quien debía haber retornado anoche de Río de Janeiro.

Cerca del mediodía  uno de los policías rebeldes en La Paz informó que daban un ultimátum de una hora al gobierno para que dé curso a sus exigencias, entre ellas un sueldo básico equivalente al que reciben los empleados del estado (unos 300 dólares mensuales, versus ciento cincuenta y doscientos actuales) y la abrogación de una ley que les prohibe opinar en público sobre asuntos internos o de gobierno. “Una hora, una hora”, coreaban los insurrectos a su alrededor. No ofrecieron información sobre qué harían los rebeldes en caso de no obtener satisfacción a sus demandas de parte del gobierno. A estas alturas, 16:15 GMT el ultimátum estaría por cumplirse.

En Sucre  había una tensa expectativa mientras cientos de policías se reunían en el comando policial de la capital constitucional boliviana. En Riberalta y Guayaramerín los efectivos policiales de grados menores también se plegaron al movimiento.

Había versiones sobre acuartelamiento de  fuerzas militares en algunas ciudades.

Ante el curso que asumen los acontecimientos, es lícito preguntar: ¿Arde Bolivia>

Agregaré detalles relevantes en cuanto estén disponibles.

Anuncios

Un comentario sobre “El motín crece

    prada バッグ escribió:
    junio 27, 2012 en 1:13 pm

    Magnificent goods from you, man. I have understand your stuff previous to and
    you are just too excellent. I really like
    what you have acquired here, really like what you are stating and the way in which you say
    it. You make it enjoyable and you still take care of to keep it smart.
    I can’t wait to read far more from you. This is actually a wonderful site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s