Día: junio 22, 2012

Sólo un hilo asegura a Paraguay en Mercosur/Unasur

Posted on Actualizado enn

Franco asegura que no será candidato para ningún cargo en las próximas elecciones

La permanencia de Paraguay en el Mercosur quedó esta noche pendiente de un hilo tras la vertiginosa sucesión de acontecimientos que derivó en la destitución del presidente Fernando Lugo y la asunción de su vicepresidente Federico Franco. En sus primeras horas, el nuevo gobierno estaba bajo un grave ostracismo respecto a la comunidad internacional.
Unasur dijo en un comunicado emitido en Brasil que sus cancilleres no recibieron respuestas favorables a l pedido de garantías procesales y democráticas en el juicio que iniciaba el Senado para decidir la suerte de Lugo. Por ese motivo, Unasur, dice la declaración, evaluará “en qué medida será posible continuar la cooperación en el marco de la integración sudamericana”.
Entretanto, las voces contra la destitución de Lugo iban de Venezuela a Argentina y Franco reconocía que aún no había recibido una sola declaración de reconocimiento a su gobierno. Las reacciones más duras vinieron de los países del Alba en Sudamérica. El venezolano Hugo Chávez dijo que la designación de Franco fue a través de un proceso que había sido “una farsa”. “Es un bochorno”, agregó, para comentar: “Así son estas burguesías”.
Argentina declaró que tampoco aceptaba la substitución de Lugo. Ecuador dijo que se trataba de un cambio “ilegítimo” y que no lo reconocerá. Brasil había sugerido el marginamiento de Paraguay de Mercosur y Unasur. Después, en la declaración de Rio de Janeiro, declaró que la misión de cancilleres que había ido a Asunción reafirmaba “su total solidaridad con el pueblo paraguayo y el respaldo al presidente constitucional Fernando Lugo”.
Bolivia suscribió esa declaración y el presidente Morales llamó al pronunciamiento del Senado paraguayo “un golpe”.
A través de una entrevista que solicitó a CNN, Franco ofreció anoche su primera declaración a la comunidad hemisférica. “Mi país se maneja con reglas muy claras. Acá no hay absolutamente nada de golpe. Hay historia y antecedentes”, dijo al subrayar que Lugo había tenido apenas un voto (79 en contra) cuando su caso fue tratado por la Cámara de Diputados que el jueves trataba su enjuiciamiento y sólo 4 de 43 en el Senado. “El pueblo paraguayo –explicó- acaba de pasar por una masacre dantesca”, al referirse a la masacre de once campesinos y seis policías la semana pasada por un conflicto de tierras. Esa masacre activó el proceso que lo destituyó. “Lo que queremos es que nunca más se derrame una gota de sangre”.
Recalcó que el proceso contra Lugo dio lugar a la “caída de un gobierno inviable”.
Dijo que respetaba la opinión de Chávez pero disentía y que esperaba que el propio presidente destituido explique a sus colegas que el procedimiento había sido legal. Luego afirmó que como vicepresidente había ejercitado una función que le asigna la constitución, que es la de sustituir al presidente en caso de impedimento o de juicio. “Los presidentes tendrán que sopesar”, dijo. También admitió que la actitud del mandatario venezolano podría resultar de la oposición del senado paraguayo al ingreso de Venezuela a Mercosur y aseguró que pondrá sus mejores esfuerzos e persuadir a sus colegas del hemisferio en que todo cuanto ocurrió en su país siguió un curso legal. En todo caso, dejó claro que no porque Chávez deje de reconocer a su gobierno dejaría de cumplir sus obligaciones constitucionales.
CNN le pregntó: “¿Ha recibido apoyo?”
“No. Asumo en condiciones difíciles”, dijo, y afirmó: “Voy a hacer lo posible para que cuando entregue (el gobierno en agosto de 2013, su gobierno) sea reconocido”. Aseguró que en las elecciones de abril próximo no será candidato para ninguna función.

Lugo sale por la puerta grande, entra Franco

Posted on Actualizado enn

Fernando Lugo, en un gesto destinado a marcar la historia de su país, se despidió esta tarde de la presidencia sometiéndose a la decisión del congreso paraguayo que minutos antes había votado 39-4 por su destitución para enjuiciarlo. Su sucesor Federico Franco trajo un mensaje destinado a aliviar a los paraguayos por su tono pacificador y la promesa de enmarcar sus actos en las normas democráticas.

Como  un Aristóteles moderno, en aras de defender los valores de la democracia y de las leyes, Lugo bebió la cicuta que le impusieron los que lo condenaron. Casi 2500 años después, la historia recuerda al filósofo y nadie recuerda a quienes lo condenaron.

“No es Fernando Lugo el que recibe un golpe,” dijo. “No es Fernando  Lugo el que es destituido. Es la historia paraguaya, su democracia la que ha sido herida profundamente. Han sido transgredidos todos los principios de la defensa, de manera cobarde, de manera alevosa. Espero que sus ejecutores tengan presente la gravedad de sus hechos. No obstante, como siempre he actuado en el marco de la ley, aunque ésta hubiera sido torcida. me someto a la decision del congreso, y estoy dispuesto a responder siempre de mis actos como ex mandatario nacional”.

Sus palabras y el tono sereno en que las pronunció, no denotaban resentimiento, sino expresaban una posición de dignidad. Destacó que se iba respondiendo a una decisión del senado,  y pidió a sus seguidores no envolverse en actitudes de violencia.

Lugo podría haber desactivado iniciativas de UNASUR y de gobiernos de izquierda en América Latina que buscaban aplicar la “cláusula democrática” de los organismos hemisféricos, que implican sanciones a los países cuyos gobiernos emerjan de acciones de fuerza.

Para los próximos días está prevista una reunión de Mercosur, del que Paraguay es socio fundador, que pondrá a prueba la aceptación que pueda tener el nuevo gobernante en la comunidad hemisférica. De inmediato, sin embargo, por lo menos dos países -Bolivia y Ecuador- rehusaban dar luz verde al nuevo gobernante. La presidente de Brasil, Dilma Rousseff, habia dicho que Paraguay podía ser expulsado de Mercosur y Unasur (Unión de Naciones sudamericanas).

La declaración fue anterior al voto del senado y a la posesión del nuevo presidente y, al momento de escfribir esta entrada, no conocía un nuevo pronunciamiento. En Estados Unidos el Departamento de Estado hizo saber que había observado que la transición se había cumplido bajo las normas democráticas.

El abogado de Lugo, Emilio Camacho, dijo a la CNN, sin embago, que elproceso había incumplido las normas del debido proceso. La defensa fue notificada sólo ayer “cuando a cualquier delincuente se le otorgan tres días” y que tuvo apenas unas dos para responder a las acusaciones. “Fue un juzgamiento sumarísimo”, dijo e informó que el gobierno de Lugo había empezado a  investigar la tenencia ilegal de tierras y el latifundio.

Lugo, en un discurso de pocos minutos,  convocó a sus conciudadanos a no permitir que se les niegue   el derecho a opinar. “Hago  un llamado para que cualquier manifestación sea con aristas pacíficas. Que la sangre de los justos no se derrame nunca más por excusa de intereses mezquinos en nuestro país”.

“Esta noche salgo por la puerta más grande de la patria”, dijo en una frase que la audiencia recibió con un fuerte aplauso. “Salgo por la puerta más grande de la patria, por la puerta del corazón de mis compatriotas.” De inmediato agregó: “A los compañeros, compañeras, ciudadanos, ciudadanas que hoy están en la plaza (frente al palacio de gobierno) , en los caminos, en los asentamientos, en la campiña, en la ciudad, en los sindicatos, a los paraguayos de buen corazón que sueñan con un Paraguay diferente, simplemente les digo que pueden seguir contando con Fernando Lugo. Muchas gracias por su constante apoyo y mucha fuerza. viva el Paraguay”.

Su discurso sereno estaba en contra ruta de las iniciativas de gobiernos de izquierda en América Latina que buscaban aplicar la “cláusula democrática” de los organismos hemisféricos, que implican sanciones a los países cuyos gobiernos emerjan de acciones de fuerza.

Entre quienes escuchaban al ahora ex presidente estaban los cancilleres de de UNASUR,  que se estrenó como organización en 2008 en Bolivia con el episodio sangriento de Porvenir. Los cancilleres habían lamentado la votación que destituyó a Lugo.  El venezolano Nicolás Maduro dijo que la región, tras la decisión de los senadores paraguayos, presenciaba “una nueva modalidad de golpe”. Térmkinos similares fueron expresados por el presidente Evo Morales.

“Casi cuatro años despues de ejercer la presidencia de la República del Paraguay,  hoy me despido de la presidencia paraguaya, pero no me despido como ciudadano”dijo para de inmediato anunciar:  “Estaré alli donde me necesiten, como lo habia jurado. Fernando Lugo no responde a  la mafia ni al narcotráfico. Este ciudadano responde y seguirá respondiendo, ayer hoy y siempre al llamado de mis compatriotas”.

“Despues de casi cuatro años, este ciudadano paraguayo quiere agradecer profundamente a todos los paraguayos y paraguayas que pusieron su hombro, y su valor para consolidar esta democracia”, agregó.

La posesión de su sucesor siguió a los pocos minutos. Federico Franco, quien trajo a su Partido Liberal Radical Auténtico al gobierrno después de 70 años, ofreció un gobierno para todos y sin resentimientos, dentro de un marco estrictamente democrático y de la constitución y las leyes de su país. Dijo también que encaminará a Paraguay por una ruta de industrialización con pleno ejercicio de los derechos democráticos y que en agosto de 2013 (las elecciones están previstas para abril) espera entregar a quien lo suceda un país en ruta hacia el progreso.

Creo que quienes presenciamos lo ocurrido a lo largo de esta jornada en Paraguay, queda un sabor de relativa tranquilidad por su desenlace sin derramamiento de sangre.

El motín crece

Posted on Actualizado enn

El amotinamiento de policías asumía este viernes características explosivas con nuevos incidentes y la incorporación militante de las plazas de Trinidad, Cochabamba, Potosí y El Alto al movimiento que ha alterado la atmósfera política del país. El movimiento policial asumía un rumbo de crecimiento envolvente que en algún momento deberá llegar a un clímax y un desenlace. Incluso la unidad del Penal San Pedro se sumaba a la revuelta, pero manteniendo el orden interior del lugar.

La Iglesia Católica, en un llamado a la paz, subrayó que es “irresponsable” dejar crecer los conflictos antes dde actuar decididamente en busca de solucionarlos. La frase fue vista como una reprimenda al gobierno, por su  actitud de dejar que los conflictos se desarrollen y estallen antes de ponerse a trabajar para encontrarles solución. Los recientes problemas con los médicos, las universidades, los maestros, los mineros, el TIPNIS y el policial avalarían la expresión eclesiástica.  La Iglesia dejó clara su disposición a mediar en el problema. No parecía probable que el gobierno esté dispuesto a aceptarla sin poner en entredicho sus reiteradas declaraciones que postulan una Iglesia dedicada exclusivamente a cuestiones espirituales.

Al mediodía, grupos civiles empezaban a congregarse en la Plaza Murillo, frente al Palacio de Gobierno. Algunos policías de La Paz, con los rostros cubiertos, desenfundaron sus armas de reglamento  en las oficinas donde están amotinados y blandiéndolas en el aire gritaban: Evo, escucha, el pueblo está em….” Escenas similares se repitieron en muchos de los lugares del país donde los amotinados están concentrados. También al mediodía, el Ministro de Gobierno Carlos Romero propuso dialogar. La propuesta fue rechazada a  los pocos minutos por los rebeldes.

Los bancos e instituciones financieras en el centro de La Paz han cerrado sus oficinas ante el temor de un empeoramiento de la crisis. Una medida similar tomaron las entidades financieras de El Alto. Una actitud semejante tomaron las casas de cambio y entidades financieras en Oruro. En Yacuiba, punto importante de la frontera boliviana con Argentina, 250 policías que cubren la plaza decidieron suspender sus actividades normales y se reunían en el patio del departamento policial. Los reporteros radiales de Erbol informaban sobre accidentes en el tránsito, principalmente por falta de guardias, sin que los conductores tuviesen a quién acudir por auxilio o para informar de lo ocurrido. Bancos y casas de cambio también cerraron.

En La Paz, El Alto y Cochabamba los policías rebeldes tomaron oficinas de inteligencia policial y quemaron la documentación. Lenguas de fuego salían de las ventanas de las oficinas policiales paceñas a pocos metros del Palacio de Gobierno. En El Alto y La Paz los amotinados rompieron ventanas y echaron material de escritorio a la calle y al patio de sus oficinas, incluso computadoras. En La Paz, los insurrectos encontraron decenas de latas de cerveza y las echaron al patio del  lugar y a la calle. Incidentes similares ocurrían en Potosí, junto a la toma de los edificios de la gobernaciónd del Departamento y de su Departamento de Policías.

En Cochabamba se registraban incidentes de violencia igual, con destrozos e incendios en las oficinas policiales tomadas por los amotinados. En Santa Cruz, centenas de policías se agruparon en el patio de la prisión de Palmasola.

La Plaza Murillo lucía normal a pesar de todo  lo que ocurría en la zona. La razón: No había fuerza policial para desplegarla y establecer  un perímetro de seguridad y protección alrededor del lugar. Los efectivos estaban amotinados.  No había noticias sobre el presidente Evo Morales, quien debía haber retornado anoche de Río de Janeiro.

Cerca del mediodía  uno de los policías rebeldes en La Paz informó que daban un ultimátum de una hora al gobierno para que dé curso a sus exigencias, entre ellas un sueldo básico equivalente al que reciben los empleados del estado (unos 300 dólares mensuales, versus ciento cincuenta y doscientos actuales) y la abrogación de una ley que les prohibe opinar en público sobre asuntos internos o de gobierno. “Una hora, una hora”, coreaban los insurrectos a su alrededor. No ofrecieron información sobre qué harían los rebeldes en caso de no obtener satisfacción a sus demandas de parte del gobierno. A estas alturas, 16:15 GMT el ultimátum estaría por cumplirse.

En Sucre  había una tensa expectativa mientras cientos de policías se reunían en el comando policial de la capital constitucional boliviana. En Riberalta y Guayaramerín los efectivos policiales de grados menores también se plegaron al movimiento.

Había versiones sobre acuartelamiento de  fuerzas militares en algunas ciudades.

Ante el curso que asumen los acontecimientos, es lícito preguntar: ¿Arde Bolivia>

Agregaré detalles relevantes en cuanto estén disponibles.