Campaña por el lector

Posted on Actualizado enn

La precisión, hermana de la certidumbre en la información que se difunde, es el pilar que sostiene la credibilidad de un medio. El lector se encuentra frecuentemente (no sólo en Bolivia) bombardeado por una sintaxis incorrecta y por palabras imprecisas que acaban fomentando un modo errático de hablar y de escribir.
El 9 de junio leía un titular: Cancillería de Brasil le habría concedido asilo al senador Roger Pinto. Primero, el LE es redundante. Nada estorba tanto a la vista como un obstáculo entre los ojos y el objeto. Es como una piedra en el camino. Luego, el condicional “habría” es impreciso. Pues si la información que viene cita una declaración de la cancillería del vecino país colocada en su página web, el condicional es innecesario. Es un hecho y no está condicionado a nada. La frase entera dice: La Cancillería de Brasil confirmó ayer que su país le concedió asilo político al senador Roger Pinto Molina (CN), quien actualmente se encuentra en su Embajada de la ciudad de La Paz, aunque el canciller David Choquehuanca desmintió que el vicecanciller Juan Carlos Alurralde haya recibido una solicitud de salvoconducto por parte de diplomáticos brasileños. Pregunto: ¿Alguien había informado que Aldurrale recibió esa solicitud? Mejor habría sido decir: “…ha concedido asilo político al senador Roger Pinto Molina y aguarda que el gobierno boliviano otorgue el salvo conducto para que el asilado pueda trasladarse a Brasil. El canciller boliviano dijo que, hasta ayer, no había llegado a su despacho la solicitud para el salvoconducto.”
Un párrafo en otra noticia ese mismo día: “Más de medio centenar de ciudadanos bolivianos viven en Brasil en calidad de refugiados desde septiembre de 2008, que cruzaron la frontera cuando ocurrió el enfrentamiento en El Porvenir, Pando, en el marco de un conflicto entre autonomistas y el gobierno”. Primera observación: Para evitar la confusión entre el sujeto (más de medio centenar) y el verbo (viven) es mejor buscar que ambos elementos concuerden y decir que “…hay más de cincuenta refugiados en Brasil desde septiembre de 2008, cuando decenas de bolivianos cruzaron la frontera a raíz de un conflicto entre autonomistas y el gobierno”.
Otro titular: Gobierno brasileño otorga el asilo para Roger Pinto. Mejor habría sido: Brasil otorga asilo a Roger Pinto. El subtítulo dice: “Medida. Es concedida la solicitud del parlamentario que lleva doce días refugiado en la Embajada de Brasil en La Paz, el canciller David Choquehuanca desconoce el informe”. Observación: Una solicitud no se concede. Se entrega, se presenta, se formula y se le da curso favorable o desfavorable, se la acepta, se la aprueba. La misma noticia trae, después, un amontonamiento de conceptos: “La Carta Magna del vecino país señala que uno de sus “principios fundamentales” es el artículo 4 que rige en sus relaciones internacionales”. Observación: No es la Carta Magna la que señala. Todos los artículos de una CPE son fundamentales. El artículo 4 rige las (no EN) relaciones exteriores de Brasil. Mejor y más simple habría sido: La Carta Magna del vecino país tiene al asilo entre los principios que rigen su política exterior.
Otra crónica del mismo día dice: “El Gobierno de Brasil ratificó ayer que concedió asilo político al jefe de la bancada opositora en el Senado, Roger Pinto, que se declaró perseguido del régimen del presidente Evo Morales. La decisión de la Cancillería Brasileña, conocida como Itamaraty, surgió horas después de que el ministro boliviano de relaciones Exteriores, David Choquehuanca, anunciara que no había recibido la notificación oficial de Brasilia”. Después de mi grito de batalla “Muera el de que”, comento que el redactor quiso probablemente decir: “El gobierno de Brasil ratificó ayer que ha concedido asilo político al jefe de la bancada opositora en el Senado, Roger Pinto, quien se ha declarado perseguido del régimen del presidente Evo Morales. Horas antes de ser oficializada en la página web de la cancillería vecina, el canciller David Choquehuanca dijo que oficialmente desconocía la decisión, que ya circulaba entre los medios informativos nacionales. No hubo una versión posterior del canciller.
El mismo día, leía un titular: “Cine Center sube costo de boletos y los propietarios lo justifican”. Yo digo: Lo extraordinario seria que no lo justifiquen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s