Destinos amarrados

Posted on Actualizado enn

Estos días de furia y confrontación han desplazado de nuestras preocupaciones la dependencia boliviana de las importaciones de carburantes, especialmente del diesel que viene de Venezuela. Por declaraciones del presidente Morales a principios de año, las subvenciones costarán este año más de 700 millones de dólares (755 millones para toda la línea de combustibles). De esa cantidad, al menos 400 millones son irrecuperables. El resto es lo que Ud. paga en la estación.
Los subsidios erosionan cualquier economía. Se puede optar por ellos temporalmente, en situaciones de emergencia. Pero en Bolivia se han vuelto rutina desde hace muchos años y han alimentado la ficción de que los combustibles siempre tendrán un precio menor al que rige en otras partes. Ese es un factor sicológico que estimula el consumo irresponsable con la consigna de “gasta, que no te cuesta”. La cuenta la pagamos todos, con menos recursos para atender necesidades imperiosas como las de educación, salud y vivienda. Y cuando llegue (llegó, por unos días, a fines de 2010) el momento de subsanar esta anomalía puede ser traumático. A Carlos Andrés Pérez, en Venezuela, acabó costándole la Presidencia. Al querer sincerar precios destapó una Caja de Pandora que lo llevó a renunciar.
La cuenta por el diesel venezolano no está registrada y carece de un seguimiento riguroso. Nadie puede decir, fuera de pocos en el gobierno, cuánto se le debe. Pero estaríamos hablando de varios miles de millones de dólares, razón suficiente para mantener la mirada atenta sobre lo que ocurre ese país, donde la tensión –aunque cueste creerlo- es igual o superior a la que impera en Bolivia. Ya el candidato opositor único Henrique Capriles ha dicho que, de ganar las elecciones del 7 de octubre, se propone revisar –y probablemente cancelar- todos los programas de cooperación lanzados discrecionalmente por Chávez para apoyar a sus colegas del ALBA.
Los informes que llegan de Caracas coinciden en que el piso político del vecino país está resbaloso. Un hombre del gobierno dijo hace poco que el partido oficial Partido Socialista Unido Venezolano debe prepararse para tres escenarios: elecciones sin Chávez, (el PSUV sostiene que el único candidato es Chávez, respecto a quien cada día hay una nueva especulación sobre graves deterioros de su salud), ir a ellas con un Chávez debilitado, o que no haya elecciones. La tercera opción es la más peligrosa. ¿Hasta qué punto la Fuerza Armada Venezolana la toleraría? Alguien bien informado en asuntos venezolanos ya respondió: los militares habrían hecho saber que consideran que el proceso que encabeza el comandante es esencialmente militar y que en un escenario sin Chávez los civiles nada tendrían que hacer sino secundar sumisos lo que disponga la Fuerza Armada. Externamente, el cuadro es más delicado, pues Cuba tiene en Venezuela un vínculo económico esencial: 100.000 barriles diarios de petróleo. ¿Estaría preparada para un cambio de situación? Y ¿qué haría con sus brigadas de médicos y maestros?
El destino político inmediato de Bolivia parece amarrado al de Venezuela. Esa vinculación es particularmente fuerte en el sector petrolero. Bolivia no ha logrado industrializar nada de su gas natural y tampoco lo tiene para seguir pensando seriamente en plantas petroquímicas, fertilizantes y todos los planes que surgieron hace pocos años. De manera que si nos faltase el diesel de Venezuela estaríamos en graves aprietos, para los cuales la sociedad boliviana no parece preparada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s