La segunda jornada

Posted on Actualizado enn

Segundo día. Esta vez las escaramuzas doblaron en intensidad y ocurrencia a las del primer día. La violencia se desencadenó en La Paz y en Cochabamba. En Potosí y otras ciudades mantuvo el ritmo que, bajo cualquier parámetro, ya sería peligroso pero que en nuestro medio se ha vuelto rutina. Reitero que Bolivia parece encaminada a algún desenlace que siga a esta ola de inestabilidad. En la jornada, el presidente Morales reprochó a los médicos por el paro y a  la COB por apoyarlos y reiteró su decisión a favor de las ocho horas, que ha causado cuarenta y dos días de paro de los sistemas de salud. Si se buscaba echar gasolina al fuego, la contribución presidencial ha sido importante. Por PAT del mediodía escuché declaraciones que reprochaban, más bien, al presidente por repetir lo que otras autoridades expresaban cuando censuraban los bloqueos que él encabezaba como dirigente cocalero. También contribuyó a agravar la volatilidad del ambiente la persona que, después del mediodía, espetó  “un objeto contundente”  a la cabeza del viceministro de Régimen Interior y Policía, Jorge Pérez, y lo hirió. La versión que ofreció Erbol no precisaba si fue una pedrada, un ladrillazo, un botellazo o qué otro objeto que podría caber en la categoría de “contundente”. El incidente, al parecer protagonizado por una mujer, ocurrió en El Prado de La Paz cuando la autoridad se informaba sobre lo que acontecía. No se supo de la gravedad del impacto.  Durante la visita del viceministro la zona era un polvorín de gases lacrimógenos y piedras que demoró unas tres horas en disminuir de intensidad. Si se creía que el miércoles había sido un día de furia, la que predominó el jueves opacó con creces a la de la jornada anterior.

Cochabamba fue un centro de bataholas, agravadas con la presencia de miles de cocaleros traídos hasta la capital departamental en respuesta al llamado que había hecho el Vicepresidente García Linera. Hubo choques entre manifestantes de la Central Obrera Departamental, médicos y estudiantes, por un  lado, y cocaleros por otro.  Los detalles son todavía confusos.

El tercer foco de atención en la jornada fue la marcha del TIPNIS, cuyo dirigente Adolfo Chávez denunció que los cocaleros instalados en el lugar preparan una contramarcha de la que participarían narcotraficantes. La denuncia, que eriza la piel, fue recogida por Agencia de Noticias Fides y esta noche estaba en la página web de El Deber.

Queda aún la tercera jornada del paro general de la COB. Personas que han observado los acontecimientos políticos bolivianos de los últimos veinte años me dicen que otro gobierno no habría podido soportar  la presión que existe sobre el actual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s