Jugar con fuego

Posted on Actualizado enn

Mañana del 7 de mayo. El Vicepresidente de la República Plurinacional ha convocado a la población, a “los sectores sociales”, a movilizarse contra el paro que los médicos y todo el sector salubrista cumplen a lo largo y ancho del país. Objetivamente, parece el clarinazo para un enfrentamiento civil.

Para la segunda autoridad nacional, no tiene  motivo mantener el paro del sector salud, que el viernes consiguió que el presidente Evo Morales anunciara la suspensión del decreto que prendió la chispa del conflicto nacional médico-salubrista. En palabras del Vicepresidente, la decisión de médicos y salubristas es “caprichosa, abusiva, criminal y política”.

Dirigentes de los médicos han dicho que la palabra del Presidente y del gobierno está con las defensas muy bajas. Dijo lo mismo cuando el TIPNIS exitoso llegó a La Paz y recibió la mayor bienvenida de la población de “ínclito valor”, que se volcó a vitorear a los marchistas. Declaró al TIPNIS como zona “intangible”, sólo para, tres meses más tarde, dar marcha atrás. Igual había ocurrido con el “gasolinazo”, aunque esa vez sí hubo una anulación del decreto.

“Quiero convocar, el gobierno convoca al pueblo boliviano, a los trabajadores, a los vecinos, a los comerciantes, oficinistas, a defender la salud, a que no siga adelante esta prepotencia, este abuso, los convocamos a movilizarse para defender el sistema de salud…”, dijo.

Los médicos y el sector salud han decidido mantener el paro indefinido hasta que el gobierno abrogue –es la palabra clave que utilizan- el decreto 1126.

La convocatoria del Vicepresidente ocurrió cuando La Paz se encuentra paralizada, como en los momentos más álgidos antes de la llegada del actual gobierno al poder, en 2006. (“Nunca, nunca ví a una ciudad paralizada tan completamente como lucía hoy La Paz,” me dijo un amigo que vive en el centro de la c iudad y que conoce muchas otras capitales del mundo.) Los transportistas mostraron una disciplina compacta para obedecer a una huelga de oposición a un programa destinado a mejorar el transporte en la urbe paceña. El programa es del municipio, en cuya cabeza está uno de los principales opositores del presidente Morales. Pero si se cree que el paro pone en jaque al alcalde opositor y reconforta al gobierno, se incurre en falta de visión: una ciudad paralizada, la sede del gobierno, no es precisamente un buen augurio para las autoridades que residen en ella. Para todas.

Como la policía estuvo notoriamente ausente, la imagen de la ciudad fue la de una urbe indefensa. A falta de espacio de  maniobra en el conflicto,  el gobierno optó por de declarar tolerancia para quienes no pudieron asistir a sus empleos. En el caso de los empleos públicos, todos los contribuyentes pagaron el asueto forzoso. En el caso de los privados, pagaron las propias empresas. Esta ha sido sólo la primera jornada. Mañana martes viene la segunda. Y el miércoles empieza la huelga general de 72 horas dispuesta por la Cenral Obrera Boliviana (COB).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s