Mes: mayo 2012

Entre el cordel de Cocarico y el corazón de Surco

Posted on Actualizado enn

El gobernador de La Paz César Cocarico, del partido de gobierno, sugirió esta semana que los opositores opuestos al “proceso de cambio” sean colgados al estilo 21 de julio de 1946. El Senador oficialista Fidel Surco explicó la iniciativa de su compañero de ruta como resultado de “palabras salidas del corazón”. Es decir, que el colgamiento de los políticos de oposición es algo que está muy en el fondo del corazón de dirigentes como Cocarico y Surco. Las palabras de ambos no podían haber ocurrido en peor momento: empiezan a llegar funcionarios de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para asistir a la Asamblea General en Cochabamba, desde el domingo. Sus expresiones reflejan un nivel salvaje de concepción de la política. Para muchos funcionarios de la organización hemisférica las dos expresiones deben haber resultado novedosas.

El gobernador Cocarico profirió su llamado a favor del colgamiento ante  una multitud en su reducto de El Alto. La frase que desencadenó la convocatoria del gobernador provino de  Samuel Doria Medina; fue dicha a principios de mayo en Santa Cruz. Erbol la reprodujo en su información de este jueves por la noche noche.  Textual:  “En El Alto escuché criterios de la COR (Central Obrera Regional), de la Fejuve (Federación de Juntas Vecinales), UPEA (Universidad de El Alto)…que eran muy duros en sus calificativos con el gobierno; alguno incluso dijo que si seguía el gobierno así lo iban a colgar al presidente Morales, como a Villarroel”.

Es posible que el gobernador Cocarico haya recapacitado sobre sus expresiones pues este jueves por la noche los principales noticieros de la TV trajeron sus disculpas.    “Creo que fue  un lapsus lo del día de ayer y por eso a toda la población en general quiero pedir disculpas (…); yo por el contrario soy hombre de derecho,  creo en la democracia (…) por lo tanto de ninguna manera puedo estar soliviantando a los compañeros para que hagan justicia por propia mano”, dijo, citado por Erbol.

No se supo cuál fue la explicación “de corazón” que habría dado el senador Surco.

El bochorno de las dos expresiones se agregó al asilo del senador Roger Pinto, cuya actitud coloca al gobierno en una vitrina. Las reacciones de las autoridades respecto al refugio del legislador han sido tangenciales, sin abordar el tema central (intolerancia política) que originó su pedido al gobierno brasileño. El senador afirma ha sido amenazado en cada instancia de los 20 procesos que le siguen los fiscales por otras tantas denuncias que ha formulado sobre corrupción y narcotráfico. Su más reciente se refirió a las denuncias supuestamente provenientes del general René Sanabria, en una carta manuscrita salida de la prisión en Estados Unidos y de la que no se ha vuelto a hablar. El ex jefe policial, parte del círculo gubernamental más estrecho hasta su detención en Panamá hace poco más de un año, dijo en ese manuscrito que altas autoridades del gobierno conocen de las personas involucradas en negocios ilícitos de drogas y reclamó que fuesen identificadas.

El pedido de asilo del senador jefe de  la oposición en la Cámara Alta quedó dramatizado este jueves con una noticia que corrió por todos los medios: la policía descubrió en la jornada 154 laboratorios de elaboración de cocaína. El día anterior el número había sido de 91. Las dos cifras representan un total de 245 “fábricas” o laboratorios artesanales de producción de la droga ubicados en sólo dos días en el Chapare, el área de acopio de “materia prima” (hojas de coca) para elaborar el alcaloide. Los hallazgos son un récord de todos los tiempos y subrayan el crecimiento del fenómeno de la droga en Bolivia. La magnitud refuerza la crencia de que todo el Chapare, al lado del TIPNIS, es un descomunal  laboratorio de drogas. Eso dice volúmenes sobre la campaña de los colonos en el TIPNIS en favor de la carretera que rechazan los nativos.

El senador Pinto también reclama una amnistía para todos los bolivianos que han salido al exilio bajo el gobierno actual.

Lo ocurrido esta semana configura un menú desagradable para las autoridades que deben rozarse con la crema y nata de la diplomacia continental.

OEA 1979-2012

Posted on Actualizado enn

Al contrario de la asamblea ordinaria de 1979, la que en estos días celebrará en Cochabamba la Organización de los Estados Americanos parece llamada a centrar su atención en el respeto a los derechos humanos y libertades políticas en Bolivia más que en el reclamo boliviano por una salida soberana al Océano Pacífico. A tres días de la inauguración del cónclave hemisférico, la noticia sobre su celebración en Cochabamba tiene por foco el pedido de asilo del senador Roger Pinto y su reclamo por una amplia amnistía política que permita el retorno al país de todos los exiliados o refugiados por considerar que en Bolivia no existen garantías para el ejercicio de los derechos democráticos.
El senador, cabeza de la oposición legislativa boliviana, es “huésped” desde el lunes en la embajada de Brasil en La Paz, en una situación cuyas complicaciones llevan a recordar los días en los que el hondureño Manuel Zelaya estuvo en la misma condición en la representación brasileña en Tegucigalpa. Las comparaciones acaban ahí, pues Zelaya buscó protección brasileña tras haber sido depuesto por militares de su país que lo acusaban de incumplir la constitución. Aquí es al revés. Es un político boliviano que acusa al gobierno de incumplir la constitución y reclama amnistía para todos los exiliados y refugiados políticos del gobierno del presidente Evo Morales.
El gobierno acusó el golpe. El vicepresidente García dijo que el senador Pinto debía presentar sus denuncias ante la fiscalía o el Ministerio de Transparencia…(sí, ante autoridades bolivianas que el vicepresidente supone que se movilizarían ágilmente para investigarlas y castigar las infracciones…). Dijo también que el senador era “despistado” y encontró en lo que ocurre estos días alguna similitud con la situación que se dio cuando los militares dieron un golpe en momentos en que todavía resonaban los aplausos por la resolución que declaraba la cuestión mediterránea de Bolivia un asunto de interés continental. El comentario de la segunda autoridad nacional ha sido débil.
Pero también aquí hay diferencias. El senador pandino no está desencadenando ningún golpe de estado y su asilo, por lo que él dice, procura llamar la atención sobre la persecución de que es objeto (más de veinte procesos), resultado de otras tantas declaraciones e iniciativas legislativas relacionadas con el narcotráfico y la situación de las libertades democráticas en Bolivia. Y tampoco creo que sea un pedido de asilo provocado por el deseo de “hacer daño a Bolivia”. Hay muchas otras actitudes que efectivamente le hacen daño al país. Las relacionadas con el narcotráfico, los linchamientos (no hay un solo detenido, menos aún juzgado), ni la expansión imparable de los cocales que nahora se extienden inexorables por parques  nacionales, por ejemplo.
El refugio pedido por el senador pandino clava una banderilla adicional a la imagen que ha querido forjar el gobierno alrededor del presidente Morales. La afirmación de que bajo su gobierno no habría un solo muerto ya se diluyó en los muchos enfrentamientos que se han dado en Bolivia desde que comenzó la gestión del gobierno del cambio, en 2006. Los muertos suman decenas y los heridos centenas. El banderillazo más profundo ha venido de los nativos del TIPNIS, que ahora serán recibidos por un representante de la organización hemisférica ante quien se proponen denunciar al gobierno de incumplir normas que protegen a los pueblos indígenas y sus territorios. La represión del 25 de septiembre del año pasado, cuyos videos probablemente  faltarán en la presentación que realicen,  es un documento para el cual no hay atenuantes.
El camino hacia las elecciones de 2014 parece más distante y resbaloso que nunca.

Un refugiado a la hora incómoda

Posted on Actualizado enn

El senador pandino Roger Pinto, de Convergencia Nacional, se encuentra desde este lunes en la Embajada de Brasil como refugiado político, mientras el Comité Nacional de Relaciones Exteriores de la cancillería del vecino país califica su pedido de asilo. El senador, uno de los legisladores que con mayor frecuencia ha denunciado supuestos casos de corrupción y de vínculos con el narcotráfico por parte de funcionarios del gobierno del presidente Evo Morales, dijo que optó por esa extrema medida ante el acoso de que es objeto por parte de autoridades que le han iniciado una veintena de procesos localizados en La Paz, Santa Cruz, Sucre y Cobija.
“No me queda otra alternativa frente al acoso y la persecución inclemente a la que fui sometido durante todo este tiempo por parte el gobierno de Evo Morales”, dijo el legislador en una carta que leyó su colega Adrián Oliva, del mismo partido, en el Palacio Legislativo. La carta era una copia de la que el senador Pinto dirigió a la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, solicitando refugio político del vecino país.
El senador dijo que las autoridades habían desatado una persecución para acallarlo y cada vez que realizaba una denuncia por corrupción o narcotráfico se le abría un proceso tramitado por el Poder Judicial. Al tomar la decisión de buscar refugio tenía una veintena de procesos con acusaciones que van desde desacato hasta sedición, dijo.
Otros parlamentarios de la oposición que han presentado denuncias contra funcionarios gubernamentales también están bajo una lluvia de procesos, pero el senador pandino parece ser el que acumula un mayor número. La actitud del legislador involucra a la justicia, cuya probidad es puesta en tela de juicio al señalar que había descubierto que una juez de Pando fabricaba pruebas en la frontera con Brasil para abrirle un proceso y encarcelarlo. La racha de procesos ha obligado al senador a desplazarse de una ciudad a otra y volver a La Paz para cumplir su función legislativa  como una bola en mesa de billar, dijo uno de sus colegas.
“He sido víctima de constantes amenazas de muerte, como también se ha amenazado a mi familia”, dice el senador en su carta. “La presión hoy es insostenible; ya no se trata de mi libertad sino de mi vida y de ni familia; el odio político quiere cobrar nuevas víctimas”.
No había una respuesta inmediata del CONARE de Brasil, que generalmente demora en el otorgamiento de la condición requerida por el legislador. Pero su refugio ocurre a pocos días del inicio de la Asamblea general de la Organización de los Estados Americanos, del 3 al 5 de junio entrante, lo que convierte la actitud del senador en una piedra más en el zapato del gobierno, que querría que la reunión hemisférica transcurriese sin contratiempos políticos ni sociales. Los marchistas delTerritorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), que están en marcha hacia La Paz, consiguieron que la Secretaría general de la Organización se comprometiese a concederles una audiencia para denunciar, han dicho, que el gobierno vulnera los derechos de los pueblos indígenas.

Es raro que Brasil rechace conceder asilo o la condición de refugiado a quienes fundamentadamente solicitan protección. En junio de 2009 concedió asilo a 118 bolivianos, en su mayoría de Pando, que buscaron refugio por razones políticas. Concedida la protección, los frefugiados pueden trabajar o recibir asistencia del estado brasileño. El canciller Antonio Patriota dijo que su despacho observa de cerca la situación que enfrenta la diplomacia de su país, que este martes era reflejada en casi todos los diarios brasileños.

El diario financiero Valor subraya que la situación es delicada para los dos países, en momentos en que tienen en las manos “una extensa aenda negativa que deben resolver”. Entre los nudos por desatar, los diarios del vecino país señalan el caso de más de 400 vehículos robados en Brasil y luego traídos a Bolivia, y la situación de la empresa constructora OAS, a la que el gobierno boliviano entregó las obras para  la controvertida carretera cuyo diseño original atraviesa el TIPNIS contra la cual  marchan  indígenas del lugar.

La decisión tomada porel senador puede ser el inicio de  un movimiento a favor de una amnistía general irrestricta que restablezca los derechos democráticos de todos cuantos han tenido que salir del  por razones políticas.
La semana no luce tranquila para el presidente Morales ni para su canciller David Choquehuanca.

Defensa del lector

Posted on Actualizado enn

La redacción debe seguir, preferentemente, el orden que nos enseñaron en la escuela: sujeto, verbo y predicado. Hay muchas formas de ensamblar una oración, pero cuando se sigue ese orden son muy pocos y controlables los tropiezos en la construcción de la frase. El cambiar el orden suele llevar a lo que equivaldría a poner los bueyes delante de la carreta. El sábado pasado había un ejemplo que daba gritos: “Después de que los dirigentes de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (Cidob) enviaran una carta al gobierno para pedir un diálogo en la localidad de Chaparina, el Gobierno ha respondido que no asistirá al encuentro”. Comento: Sorprendería que hubiese respondido antes de que le enviaran la carta. Quizá lo que se quería decir era: El gobierno respondió  negativamente a la sugerencia que le hicieron los dirigentes de la Cidob para reunirse en Chaparina el día 26. Es una frase directa que evita esa horrible “cnneniana” expresión del “después de que” tan inmerecidamente difundida en nuestro medio.

Para la claridad de una oración, los tiempos de los verbos son fundamentales, como la plomada que indica al albañil dónde colocar el ladrillo. Vean esta frase que recogí también el sábado:  La elección de la nueva directiva de la Asamblea Legislativa Departamental, prevista para anoche, continuaba hasta las 2:00 de la madrugada de hoy, debido a que las diferentes bancadas que conforman el ente (¿?) no lograron ponerse de acuerdo para definir a sus candidatos. Comento: Hay dos tiempos verbales sin coordinación. Continuaba porque no lograron es incorrecto. Continuaba porque no habían logrado (o también porque no lograban) es la forma correcta que permite colocar los ladrillos verbales en su lugar. Si decimos no lograron, estamos afirmando que el proceso acabó, y por tanto no tenía por qué continuar.  En cambio, si decimos que no  habían logrado estamos precisando que hasta el momento de redactar la noticia no  había humo blanco pero que quedaba abierta la posibilidad de lograrlo. Ojo: el verbo definir no es correcto en este contexto. La acción es designar, elegir, nombrar, nominar.

El mismo día leo: La Asociación Nacional de la Prensa (ANP) expresó su extrañeza porque hasta la fecha el gobierno nacional no les ha proporcionado el proyecto de ley de seguro de vida de los trabajadores de la prensa, que se viene anunciando.

Primera observación: La extrañeza (lo menos que, en este caso, podía decirse) ha sido expresada por una sola entidad, no por varias.  Entonces, ¿por qué  les?  Luego, hay un complemento, precedido de una coma: que se viene anunciando. Esta aclaración (que se viene anunciando) está colgada como una rama golpeada por un rayo. Una forma correcta de redacción habría sido: …dijo que desconocía el proyecto anunciado por las autoridades para instituir un seguro de vida para los trabajadores de la prensa.

Otra observación: Ninguna de las notas que leí sobre el asunto describió las características de ese seguro. Supongo que si se lo ha venido anunciando, como asegura el párrafo inicial de la noticia,  sus elementos principales deben ser muy conocidos. Eso no significa que se los puede ignorar así nomás pues, ciertamente, no todos los lectores los conocen. Hay que  reiterarlos. Cierro el tema con una preocupación: Si en una cuestión tan importante para el gremio periodístico la información es  incompleta, ¿cómo será en las demás?

Entre Radio Fides y el MAS

Posted on Actualizado enn

Una preocupación de los partidos, en el gobierno o fuera, es mantener y aumentar el grado de confianza que la sociedad transitoriamente les confiere. Cuando esa confianza se rompe y empieza a declinar, se produce un contagio dinámico que en poco tiempo puede erosionar sus bases de sustentación y el resultado parece estar escrito en la pared. Por eso los “pulsos de opinión” son importantes para las organizaciones políticas, que suelen tener encuestadores que les dicen constantemente las marcas de desaprobación/aprobación que aparecen en los termómetros. Esas marcas les sirven para ajustar o rectificar el rumbo.
Una encuesta de Radio Fides ha provocado malestar en el círculo más estrecho del gobierno y sus seguidores. La razón: Tres de cada cuatro encuestados desaprueban la re-elección del presidente Evo Morales para un nuevo mandato. La encuesta es un retrato, una imagen del momento en que se lo toma y, por eso, pueden ocurrir variaciones a lo largo del tiempo. La persistencia del retrato dependerá del comportamiento de las personas o instituciones objeto de la encuesta.
Algunos datos: la encuesta fue realizada en 50 barrios de la sede de gobierno entre el 28 y 29 de abril, antes de los sacudones sociales ocurridos este mes. Circunscrita a la ciudad de La Paz, la encuesta consultó a mil personas. Una de las catorce preguntas de la cartilla era: ¿Usted estaría de acuerdo con un nuevo mandato de Evo Morales?
El 75,40% estaba en contra de un nuevo mandato para el actual presidente. Sólo un 24,50% respondió a favor de un nuevo mandato y un minúsculo 0,10% (una persona de las mil consultadas) no sabía responder o se excusó de hacerlo. Algo también relevante surgió de la encuesta. En esos días, el 70,20% no confiaba en el gobierno. Sólo el 29,70% dijo que confiaba.
Como La Paz fue en casi todas las elecciones de los cinco últimos años un bastión del gobierno que contribuyó notablemente al 54% de 2005 y más del 64% en la reelección que hubo después, la imagen que emergía de la encuesta tocó nervios vivos del partido oficial, el Movimiento al Socialismo (MAS). Los resultados semejaban un Waterloo en ciernes. Sus dirigentes los rechazaron y temerariamente dijeron que eran falsos. No presentaron otras encuestas que mostrasen un escenario diferente al que trajo la encuesta de la emisora católica, de manera que abrieron una apuesta entre su propia credibilidad y la de Fides. El público decidirá a quién dar la razón.
El senador masista Eugenio Rojas dijo que la finalidad de la encuesta era “hacer quedar mal al presidente”. Como no ofreció ningún argumento técnico a favor de su tesis, se deduce que su comentario fue solo un reflejo condicionado. Se limitó a expresar la creencia de que la encuesta había sido hecha entre los médicos que esos días –aún no había llegado lo peor- marchaban en las calles contra un decreto que les imponía mayores cargas horarias.
“Esas encuestas son falsas y no comparten (representan) la realidad de la opinión de la gente, principalmente en el área rural”, dijo el diputado Antonio Molina. Nadie le aclaró que el sondeo era exclusivo de La Paz y que la urbe capital había contribuido decisivamente a los triunfos presidenciales.
Las sociedades pueden soportar durante un tiempo situaciones que le desagradan y no comparten. Ese estado de ánimo puede llevar a un momento peligroso cuando la pregunta de qué vendrá después deja de angustiar y se vuelve secundaria ante la necesidad encontrar un nuevo curso. Es el punto en que la sociedad empieza a hastiarse. Durante un primer tiempo estaba dispuesta a aceptar errores y pequeñas mentiras. Pero transcurrida con creces la época de prueba, rehúsa concordar con sus líderes y es entonces que la caminata se vuelve empinada.

La carga de la prueba

Posted on Actualizado enn

A lo largo de las últimas 24 horas, ha quedado claro que nadie en el gobierno agarrará el guante supuestamente lanzado desde su prisión por el general retirado de la policía René Sanabria. Al ex jefe policial le toca, de acuerdo al gobierno, precisar sus declaraciones, hechas en dos  hojas de papel desde la prisión en Estados Unidos. En el manuscrito que se atribuye a quien fuera uno de los hombres de mayor confianza y poder en el gobierno hasta su detención en Panamá y su casi inmediata remisión a Estados Unidos,  se dice que el ex ministro de Gobierno Sacha Llorenti debería revelar los nombres de funcionarios del gobierno implicados en el narcotráfico. El ex ministro dijo que, de ser auténtico el documento, se trataría de  “una patraña” y que en el gobierno no ha habido ningún encubrimiento.  Su sucesor Carlos Romero destacó que el manuscrito “no tiene firma” y por consiguiente carece de seriedad.

Es decir, desde la prisión el ex alto funcionario tendría que probar que el documento es efectivamente suyo. (Deberá tener a su lado a un notario – boliviano, claro, y en lo posible del partido de gobierno). Entretanto, no habría ninguna investigación. ¿Les parece?

Remedios urgentes

Posted on Actualizado enn

REMEDIOS URGENTES  PARA UNA  SOCIEDAD   EN CRECIENTE VIOLENCIA

P. Gregorio Iriarte (OMI)

– Debemos   buscar un electricista

para restablecer  la corriente positiva entre las personas.

– Debemos buscar  un  oculista para  dulcificar tantas miradas hirientes.

– Debemos  buscar un artista para dibujar  sonrisas en los rostros

amargados.

– Debemos buscar un arquitecto para construir la paz en los hogares y

en nuestra sociedad en permanentes conflictos.

– Debemos buscar un jardinero para  llenar  de maravillosos colores

y perfumes  nuestro mundo contaminado.

– Debemos buscar un profesor de matemáticas  que nos ayude a sumar

y a contar  siempre  los unos con los otros en una sociedad

tan individualista.

– Debemos  buscar un político  que busque más el servicio al pueblo

que  el poder personal.

– Debemos  buscar un profesor que enseñe más con el ejemplo

que con la palabra.

– Debemos buscar un sacerdote que nos enseñe que debemos amarnos

y perdonarnos los unos a los otros  lo  mismo que Dios

nos ama y nos perdona a todos.

Cochabamba, mayo, 2012