¿A quién creer? ¿Al ministro Romero o a Erbol?

Posted on Actualizado enn

La visita a Colombia del presidente Morales y las gestiones que el gobierno aseguró que había realizado ante su par colombiano Juan Manuel Santos en relación a la demanda boliviana de una salida al Océano Pacífico han puesto a los bolivianos ante una grave dilema: ¿A quién creer? La noticia registrada este lunes en la mayor parte de los medios aseguraba que el mandatario colombiano ofrecería sus buenos oficios en favor del reclamo boliviano a su vecino. Pero durante la misma jornada, la cancillería colombiana precisó: Colombia interpondría sus buenos oficios para que Bolivia y Chile hablen, pero sin que eso signifique inclinarse hacia uno u otro país.
La noticia de la posición colombiana la había dado el Ministro de Gobierno Carlos Romero en una entrevista con medios estatales bolivianos, decía el despacho de AFP reproducido por El Deber. El despacho decía, citando al Ministro Romero, que el presidente colombiano “ofreció al presidente Evo Morales y al pueblo boliviano cualquier iniciativa y toda aquella diligencia y actuación que pueda desarrollar el estado colombiano que pueda favorecer el apoyo a la causa marítima, reconociéndola como un problema histórico que debe resolverse en ese contexto de integración”. Santos habría ido aún más allá y, en virtud de la larga tradición solidaria de Colombia con Bolivia, le había dado a Morales “algunos consejos de cómo manejar la relación con Chile en términos prácticos y proactivos”. Para el gobierno podría haber sido como tocar el cielo con las manos. Pero era demasiado bueno para ser cierto. En las horas siguientes, Erbol traía una ducha helada: “El presidente Juan Manuel Santos manifestó al presidente Evo Morales que este era un tema bilateral entre Bolivia y Chile, que debía ser abordado a través del diálogo, de manera práctica y evitando las instancias internacionales”. Mejor no lo habría dicho ni la cancillería chilena. El despacho se basaba en otro de RCN (Radio Cadena Nacional) de Colombia. Es decir, Colombia estaría dispuesta a ayudar a que Bolivia y Chile dialoguen y nada más.
La información puso en entredicho la que se atribuía a Romero haber comunicado a “medios estatales” bolivianos.
Alguien entendió mal. Difícilmente Colombia rompería su tradicional vocación de equilibrio entre sus vecinos, pero si hubiese dicho algo como lo que se atribuyó al ministro Romero haber declarado, habría sido un gol diplomático de Bolivia. Colombia fue uno de los países que suscribió la Declaración de La Paz en la que la Organización de los Estados Americanos (OEA) dio un nítido respaldo a Bolivia (al suscribir el concepto de que la mediterraneidad “afecta” a Bolivia, por ejemplo) y convino en recibir un informe anual sobre la marcha de las eventuales negociaciones entre los dos países. Pero desde 1979 en adelante ha corrido mucha agua bajo el puente y ni siquiera se habla de ese informe anual.
La supuesta actitud colombiana era vista como un paso adelante de la diplomacia boliviana con miras a la próxima Asamblea General de la organización hemisférica en Cochabamba. Era un peso pesado en la campaña sobre la que el gobierno deberá informar este viernes, cuando se conmemorará un nuevo aniversario de la Defensa del Topáter y la inmolación de Eduardo Abaroa.
Hasta la noche, no había un comentario oficial boliviano sobre la… ¿gaffe?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s