Más de la estrategia china

Posted on Actualizado enn

Corrige nombre de publicación: Carta Capital, no diario Valor. Edición.

Es una tontería atacar a Beijing porque defiende sus intereses nacionales. Quizá valga la pena reparar que la gran guerra cambial la libran en este momento el euro y el dólar. Lo dice el gurú de la economía brasileña, un tiempo poderoso ministro de planitficación, Delfim Netto.
Porque interesa para un debate sobre la valorización de la moneda boliviana, reproduzco parcialmente su artículo esta semana en la revista Carta Capital, de Sao Paulo (la traducción es del blog):
-0-
No tiene sentido criticar a China porque adoptó un dólar estándard para administrar milimétricamente las variaciones del cambio, manteniendo su moneda, el yuan, desvalorizada. Eso le ha dado un enorme empuje a su comercio exterior. Brasil hizo algo parecido hace cuatro décadas, cuando inició la divesificación de sus exportaciones, administrando un mecanismo “flexible”de cambio relativo a una cesta de monedas, que ayudó a su economía a crecer un 10% promedio en los siete o ocho años que precedieron a la maldición de la crisis del petróleo el último cuarto del del siglo XX.
Hace prácticamente tres décadas, China mantiene una inteligente política de desarrollo (al principio estimulada por Estados Unidos para aislarla de la URSS en tiempos de la guerra fria), apoyada en una consistente tasa de cambio fuertemente desvalorizada. Debemos felicitarla o envidiarla por cuidar tan bien de los intereses de su pueblo? ?Es correcto culparla por la génesis de la “guerra cambial” entre Estados Unidos, Eurlandia y la propia China?

Brasil fue muy criticado con el argumento de que, en esa época, “manipulaba” el tipo de cambio. Hoy podemos decir que mantener el cambio agudamente  desvalorizado y fingir que se siguen las reglas del “buen y honesto comercio” definido nor la Organización Mundial del Comercio es una manifestación hostil hacia los socios. En caso, por ejemplo, de la pérdida de competividad entre los productos de nuestra industrias y los productos chinos, es posible aceptar que la superdesvalorización del yuan, sumada a la supervalorización del real de Brasil, es una de las causas, pero no todas.Y entretanto es una tontería decir que esas pérdidas se deben a la incapacidad competitiva de la industria nacional.
La lucha entre los tres socios (China, EEUU y Brasil) es compleja. China lleva una gran ventaja. Adoptó sin complejos una especie de “dólar standard”, con el yuan controlado en un nivel prácticamente fijo en relación al dólar. La pelea de perro gigantes es entre América y Eurolandia. Estados Unidos se beneficia de ser una federación fiscal, con instrumentos redistribtivos, de tener una sola lengua, faclidades migratorias en su inmenso territorio de economía diversificada, y disponer de un banco central como prestamista de útima instancia.
Hay que recordar que el socorro al sector financiero que produjo la crisi de 2007-2009 fue un sismo para las finanzas de Estados Unidos y reveló las violaciones fiscales de los países de Eurolandia, cuya correccion exige reducir la demada pública. Para no disminuir la demanda global (y el crecimiento del PIB), es necesario, por tanto, aumentar la demanda del sector privado.
Es por eso que con sus políticas monetarias, la Reserva Federal y el Banco Centra Europeo están creando una desvalorización competitiva entre el dólar y el euro. Los emergentes (con excepción de China) ven sus tipos de cambio valorizarse y sus mercados depredados por el uso de la capacidad de producción ociosa de los tres gigantes.Para entenderlo mejor, miremos a Italia. No hay duda que sus finanzas nunca tuvieron buena calidad en las útimas décadas Pese a varios “planes de rescate” acumuló una deuda inmensa en relación a su PIB (130%); fue muy beneficiada por su ingreso a la zona del Euro, que unificó los intereses alrededor de la tasa alemana (mucho menor que la italiana), porque los mercados anticiparon que Alemania cumpliría las condiciones de Tratado de Maastricht (que dio origen al euro). Simultáneamente, la evolución de la política italiana y la falta de austeridad salarial valorizó “virtualmente” a la lira italiana, apenas nominalmente fijada con la convivencia de las “notas”de las agencias de riesgo, para los papeles italianos (que pagaban menos que lo que habrían pagado con sus tasas anteriores).
La solución más razonable para Italia y sus socios es la desvalorización del euro ante al dolar. No tendría ningún efecto sobre el comercio dentro de Eurolandia  (que recibe menos de la mitad de las exportaciones italianas), pero será equivalente a una desvalorización de sus monedas, aumentando las exportaciones y disminuyendo las importaciones de fuera de la zona del euro. El problema es que Estados Unidos también estimula la devalorización del dólar frente al euro, que ya ha provocado saldos visibles en su cuenta corriente, excluído el petróleo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s