Ahora es Yapacaní

Posted on Actualizado enn

El cabildo abierto convocado para este miércoles por la tarde por el comité interinstitucional de San Juan de Yapacaní desembocó en violentos enfrentamientos entre la policía y grupos de manifestantes que presionan por la destitución del alcalde municipal del lugar, David Carvajal. Los enfrentamientos aún continuaban al anochecer, cuando ya se anunciaba que  una persona había muerto y que varias otras estaban heridas.  Horas más tarde, el sitio de El Deber informaba sobre tres víctimas fatales, lo que colocaba en el tablero de la política boliviana un nuevo factor de grave inquieud.

Al abrirse el horario informativo estelar de la noche, el corresponsal de Bolivisión, Roberto Soliz, informaba desde el lugar que hasta las 20 horas la violencia continuaba en Yapacaní, ubicado a 120 kilómetros por carretera desde Santa Cruz. La persona supuestamente fallecida había recibido múltiples impactos de “balines” (municiones de escopeta), dijo el corresponsal.

Al momento de iniciar esta entrada, no eran conocidos los detalles sobre cómo estalló la violencia. Pero la jornada pre-anunciaba disturbios, pues los representantes cívicos del lugar se niegan a aceptar el retorno del alcalde,  quien ya había sido expulsado del lugar y esta semana fue reimpuesto por la policía tras la orden de una juez. Carvajal pertenece a un ala del partido de gobierno, el Movimiento al Socialismo.

Erbol, el sistema radial que reúne a unas 300 emisoras rurales, dijo que Radio Ichilo había descripto lo que ocurría en Yapacaní como una batalla campal. Durante el enfrentamiento murió una persona identificada como Abel Rocha Bustamante, de 26 años.  La víctima fatal tenía once impactos y el cadáver era velado en la plaza principal de Yapacaní.  Antes de la medianoche, El Deber informaba que había otras dos víctimas mortales: Michael Sosa y otra persona no identificada todavía. Los tres habían recibido impactos a la altura del  corazón.

El Ministro de Gobierno, Wilfrido Chávez, confirmó en la noche la muerte de Rocha y dijo que habría una investigación para determinar cómo estalló la violencia. Hasta ese momento, era la única víctima fatal sobre la que informaban los informativos de TV.  Chávez dijo que los policías también  habían tenido bajas, entre ellas un policía había sido herido en el cuello y la cabeza durante los actos violentos que  habían ocurrido días atrás.

La fuerza policial extraordinaria enviada al lugar, dijo el ministro, cumplía el mandato constitucional de preservar la ley y el orden público, alterado por la oposición de organizaciones cívicas al retorno de Carvajal, quien estaba como alcalde del lugar. Informó también que los disturbios habían tenido origen en “intereses personales” de algunos concejales, a quienes no identificó. Tampoco ofreció detalles sobre cuáles serían esos intereses.

Al final de su informe por TV el ministro anunció que el Alcalde Carvajal había renunciado. Y poco después los informativos de TV reportaron que la fuerza policial que se había estacionado en Yapacaní para proteger al ahora ex-burgomaestre, se retiraba dirigiéndose a Santa Cruz.

Con la renuncia, supuestamente desaparecía la necesidad de mantener allí al contingente policial, que, de acuerdo con las imágenes mostradas por la TV,  abandonaba el lugar seguido de numerosas personas. Las imágenes  dejaban la impresión de una retirada apresurada. La tensión en Yapacaní, sin embargo, persistía.

No era el único lugar en el que prevalecía la inquietud. En San Buenaventura, población de La Paz sobre la frontera con el departamento del Beni, frente Rurrenabaque, el alcalde Adalid Carvajal fue tomado por la población y lo sometió a una forma de “justicia comunitaria”  hasta que informe sobre 1.500 turriles de cemento asfáltico que habrían desaparecido, en un aparente caso de corrupción.  El material estaba destinado a obras públicas en el lugar. Carvajal fue colcado sobre un cepo (un madero) donde permanecía hasta el atardecer bajo la vigilancia de cientos de pobladores.

Anuncios

Un comentario sobre “Ahora es Yapacaní

    Jaime escribió:
    enero 12, 2012 en 10:35 am

    El único interés del gobierno era restituir en su cargo al ahora exalcalde David Carvajal para ello mandó desde Cochabamba y Santa Cruz a 700 policias, una vez que Carvajal renunció la policía abandona Yapacaní dejando a la población desamparada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s