Día: enero 1, 2012

Millonaria indemnización venezolana a Exxon

Posted on Actualizado enn

Nota – Jueves, 5 de enero. El dia lunes pasado, 2 de enero, Petróleos de Venezuela (PDVSA) informó que la suma real que pagará serán 255 millones de dólares, después de diversas deducciones del monto indemnizatorio. La empresa petrolera informó a principios de semana que Exxon había logrado congelar $US 300 millones en su disputa con el gigante petrolero venezolano. Redondeada, la suma final resulta la que indica la empresa. Hasta la noche de este jueves no había comentarios de Exxon. Para PDVSA, fue exitosa la defensa que realizó a favor de la medida de nacionalización de los activos de la empresa petrolera estadounidense, la más grande del mundo, que había demandado  unos $US12.000 millones. En la entrada anterior sobre este tema se informaba:

-0-

Exxon Mobil, la empresa petrolera más grande del mundo, recibirá del gobierno venezolano US$908 millones, por disposición de un fallo arbitral originado en la nacionalización de que fue objeto en el país vecino hace más de cuatro años.

El valor es inferior al que había pedido la empresa petrolera, que habría sido de  unos 7.000 millones de dólares, por su participación en  un proyecto de explotación de los enormes yacimientos de petróleo bituminoso de la llamada Faja del Orinoco. La explotación de esos yacimientos es un desafío tecnológico y financiero, debido a la densidad  de la masa petrolera y la magnitud de las inversiones requeridas. Los yacimientos están constituidos mayormente por petróleo de muy baja densidad,  y uno de los procesos para volverlo comercial es licuarlo. El gobierno del presidente Hugo Chávez nacionalizó a la compañía en 2007 en procura de  un mayor control accionario sobre las operaciones.

Se desconocía este domingo cualquier comentario del gigante petrolero, pero informes no oficiales de Caracas decían que el gobierno subrayaba que la suma otorgada era muy inferior a la que había sido demandada. Sin embargo, hace algunos meses, el gobierno venezolano, a través de su Ministro de Energía, Rafael Ramírez, decía que no pagaría más allá de 2.500 millones de dólares en conjunto a Exxon y a ConocoPhilips, otra de las empresas nacionalizadas entonces.  En una nota sobre la cuestión en su edición de este domingo, The Wall Street  Journal recuerda que Chevron Corp., otra de las nacionalizadas, decidió aceptar una propuesta que le hizo el gobierno venezolano y mantuvo sus operaciones en ese país.

Una información de Folha de S. Paulo dice que la empresa considera que el fallo es una confirmación de que el estado venezolano tiene una obligación pendiente con Exxon.

País supersónico

Posted on

Hace tres domingos, los diarios registraron un llamado a licitación de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), para el proyecto de energía renovable Misicuni. El llamado solicita propuestas de construcción de la Central Hidroeléctrica Principal de ese proyecto, ahora llamado a ser uno de los principales de Bolivia. La obra será la culminación de uno de los proyectos de más dilatada trayectoria en Bolivia: se la espera desde hace cuatro décadas. Esta fase costará 30 millones de dólares, y es la columna principal del proyecto, cuyo costo final será superior a los 100 millones de dólares, en gran parte financiados por el BID.
De acuerdo a la convocatoria, los ofertantes deberán “presentar ofertas selladas para el diseño, fabricación, transporte y montaje del equipamiento principal” de esa obra hidroeléctrica. El equipo consistirá en dos turbinas tipo Pelton de 40 megavatios. Deberá estar concluido en 30 meses. Aquel tipo de turbinas es de los mejores para la generación de hidroelectricidad y su invento data del último tercio del siglo antepasado, según leo en Wikipedia.
Como puede verse hasta aquí, todo luce perfecto y encomiable, pues la generación de energía debe figurar entre las principales preocupaciones de todo país que aspira a ser autosuficiente en energía en todas las formas económicamente posibles. En momentos en que nuestra capacidad energética en base a hidrocarburos está en graves aprietos, con subvenciones al consumo que penden de un hilo, y cuando ha desaparecido de nuestro horizonte la idea de que éramos el centro aprovisionador de energía para el sur del continente, el que se invierta en proyectos como el de Misicuni es alentador. Más aún, cuando la obra proporcionará agua a los valles centrales, una limitación secular en la región.
Hay industrias en Bolivia capaces de emprendimientos de esa magnitud. Empero, la licitación advierte que las firmas nacionales no serán beneficiadas por ninguna ventaja y concurrirían en igualdad plena de condiciones con las extranjeras.
El último párrafo trae la siguiente condición: “Las ofertas deberán hacerse llegar a la dirección indicada abajo (ENDE, Av. Ballivián 503”, etc.) “a más tardar hasta las 17:30 del 1 de febrero de 2012”. Descontados los feriados, los proponentes tendrían unos 20-25 días hábiles para elaborar y presentar la propuesta. Me pareció que el tiempo era demasiado breve para una operación así, que no considera que muchas empresas conceden vacaciones durante el fin de año, de manera que el tiempo disponible es aún más exiguo.
Consulté a algunas fuentes, que confirmaron mi impresión. ¿Por qué el tiempo tan limitado? No tuvieron una explicación firme, pero de ser efectiva la suspicacia en torno al plazo supersónico para las propuestas, estaríamos ante algo capaz de prestarse a interpretaciones nada benignas y que no contribuyen a la seriedad de las empresas del Estado. Uno no puede apartar el temor de estar ante una manifestación de la frecuente liviandad con la que suelen manejarse los negocios nacionales. En todo caso, aguardemos una explicación plausible de ENDE, que sea capaz de despejar cualquier duda. Invertir en energía es invertir en nuestro presente y nuestro futuro.
Chinos, españoles, argentinos y brasileños están entre los mayores fabricantes de este tipo de turbinas. Empresas de esos países estuvieron entre las proponentes en una licitación anterior que fue cancelada y substituida por la actual, que cubre bloques de la obra y no el conjunto.