El TIPNIS otra vez al rojo vivo

Posted on Actualizado enn

El presidente y su gobierno declarados enemigos de los nativos amazónicos,  del oriente y el chaco 

Los nativos del oriente, el Chaco y la región amazónica declararon al presidente Evo Morales y su gobierno enemigos de las naciones originarias y dejaron expuesta su decisión de volver a marchar hasta La Paz si el mandatario  insiste en llevar adelante el proyecto a pesar de haberlo cancelado a fines del mes pasado. La decisión de los nativos, reunidos en una asamblea en Santa Cruz, quiebra formalmente el frente campesino que llevó al presidente Morales y al Movimiento al Socialismo al gobierno en las elecciones de 2005.

Dirigentes de los 34 pueblos indígenas del oriente, norte y sur de Bolivia se declararon en “vigilia permanente” para defender el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro-Sécure, ahora universalmente conocido por sus iniciales TIPNIS, cuya supervivencia como lugar preservado estaría amenazado otra vez por el proyecto del gobierno de construir una carretera que lo atravesaría por el medio. El proyecto carretero es financiado por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil.

Una  versión de la decisión, tomada en Santa Cruz,  sede de la CIDOB, fue ofrecida esta noche por la agencia informativa Erbol, el sistema que interconecta a más de 300 emisoras rurales. La posibilidad de  una nueva marcha hacia la sede del gobierno fue anunciada por el principal dirigente de la CIDOB, Adolfo Chávez.  No había esta noche, hasta las 22:00 horas, ningún comentario oficial sobre las decisiones de los nativos, que descaracterizan la noción oficial de que la administración del presidente Morales representa a todos los sectores indígenas bolivianos y sus intereses.

El gobierno se enfrenta ante el que sería el peor desafío en sus seis años a cargo de la administración del país. Los dirigentes expresaron exasperación con el presidente Morales, quien, inesperadamente,  a poco de haber suscrito la ley que cancelaba el proyecto, volvió a la carga y, ante los reclamos de sectores rurales que se beneficiarían con el trazado original de la obra, les sugirió que presionen por ella. La sugerencia no cayó en oídos sordos y el gobernador de Cochabamba, del partido de gobierno,  informó que están en marcha actos de protesta contra la presión de los nativos que llevó a la cancelación del proyecto y por su realización apesar de la cancelación mediante ley refrendada por el presidente.  Dirigentes del Tipnis dijeron que el presidente Morales buscaba una confrontación entre nativos. De hecho, ya existe una rivalidad sin remedio entre cocaleros colonos en polaciones del Tipnis y los nativos del lugar. Mientras los primeros procuran ampliar las fronteras de cultivo de coca, los segundos quieren proteger su territorio de los sembradíos que generan coca mayormente destinada a la fabricación de cocaína.

Los nativos marcharon hasta La Paz durante más de 60 días, en un movimiento que conmovió al país. El septiembre, una fuerza policial los apaleó en medio camino de una manera brutal y tomó presos a varias decenas de marchistas en una tentativa de detener la marcha. Las imágenes de la intervención de la policía causaron indignación nacional. Nadie ha asumido la responsabilidad de haber ordenado la intervención policial y  una investigación sobre el episodio aún está en curso. La marcha no se detuvo y al llegar a La Paz fue recibida por cientos de miles de paceños que salieron a las calles a darles una apoteósica bienvenida de una magnitud raras veces vista en la historia boliviana. Dos días después el presidente Morales firmó una ley que cancelaba el proyecto carretero original.

Anuncios