Día: noviembre 11, 2011

Perdedores

Posted on Actualizado enn

El comentario que sigue viene de un Agente Pastoral de la Comisión Pastoral de la Tierra (dependiente de la Conferencia Nacional de Obispos), de Brasil. Esa comisión ha sido defensora intransigente de los derechos de los pueblos indígenas en su país.  El autor es Gogó RobertoMalvezzi. Con el titular de “Evo perdió, Lula perdió, perdió el BNDES, perdió Brasil”, el artículo recuenta rápidamente la historia reciente del TIPNIS.
“Los simpatizantes del gobierno de Evo Morales reaccionaron perplejos ante el ataque violento del gobierno boliviano a la marcha indígena contra la carretera que corta la reserva TIPNIS. Esa simpatía está en todo el mundo, no sólo en Bolivia. Sin embargo, los brasileños…somos acusados por los propios marchistas de ser los más interesados en la carretera. En verdad, ella respondería especialmente a los intereses del agronegocio brasileño que mira a los puertos del Pacífico.”

“Financiada por el BNDES, la obra tuvo a Lula como propagandista de la OAS para convencer a Evo.”

“Las naciones indígenas, con sus tradiciones milenarias, no se comportan políticamente como dice el manual marxista-leninista de táctica y estrategia. Mucho menos con oportunismo. Ellos no forjan alianzas para descartarlas al día siguiente, según conveniencias del poder. Al contrario, el elemento clave de sus alianzas es la confianza. Y no se abandona a  un aliado por conveniencia.  Traicionada, difícilmente esa confianza puede ser restablecida.”

“Lo que se vio en Bolivia fue la lógica de la sabiduría indígena ; es decir, Evo tiene que respetar la alianza que lo llevó al poder, no el pueblo respetar los intereses de su gobierno.  El pueblo indígena fue a las calles y se lo reprimió violentamente. El gobierno dio marcha atrás y pidió perdón, declarando al TIPNIS intangible. Sólo el futuro dirá si esa actitud será suficiente para restablecer la confianza recíproca, o si la historia seguirá por otros rumbos.”

¿Otra vez?

Posted on Actualizado enn

Veo en El Mundo, via Agencia Fides y Erbol, y El Deber, conglomerados mayores de noticias de Bolivia, que el presidente Morales no ha desistido de construir la carretera por el Tipnis.

El presidente habló este jueves ante colonos. Puede parecer una jugarreta, pues  las expresiones del mandatario abren la posibilidad de que, por falta de consecuencia, no se crea más en su palabra ni en los actos del gobierno. Porque es la fe del gobierno la que es puesta en juego con este zigzagueo.

La crónica de El Mundo (www.elmundo.com.bo) cita al presidente diciendo ante organizaciones campesinas y de colonos en San Ignacio de Moxos: “Tal vez mi error fue no  haber venido acá, durante la marcha, a escucharlos a ustedes, pero también es su responsabilidad hacerse escuchar con el pueblo boliviano. Lamento mucho que algunos compañeros velen por sus intereses políticos y económicos y no así por los intereses del Beni; ahora es decisión de ustedes”; exijan a sus dirigentes y a sus representantes en el parlamento la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos para que atraviese por (sic) el territorio indígena del Tipnis”, manifestó Morales.

El Deber (www.eldeber.com.bo) dice que la Iglesia Católica, a través del cardenal Julio Terrazas, espera que el gobierno respete el acuerdo con los nativos del Tipnis.

El canciller David Choquehuanca terció en el súbito enturbiamiento del affaire Tipnis al sostener (también en El Deber) que “posiblemente ni los mismos indígenas hemos tenido la capacidad de escuchar el rugir del jaguar de la selva verde de esta marcha”. La frase parecía una confesión que también involucraba al presidente Morales.

Desde mi rincón digo que este zigzagueo nos invita con urgencia al diván del sicólogo. A todos.

Y esta noche del 12 de noviembre agrego: el presidente se ha olvidado de la CPE, que protege al Tipnis. Y también de los convenios internacionales suscriptos por Bolivia. Es allí, entre otros pilares, que se asentó la fortaleza de la marcha de los Tipnis y de la simpatía que despertaron en  Bolivia y en toda latitud del mundo en sintonía con las causas ambientalistas. Parece que hay muchos que no lo han entendido.