Día: noviembre 5, 2011

Justa Cabrera: La orden la dio el presidente

Posted on Actualizado enn

La orden para intervenir la marcha del Tipnis provino del presidente Evo Morales, aseguró a este blog Justa Cabrera, la dirigente guaraní que preside la Confederación Nacional de Mujeres Indígenas de Bolivia (CNAMIB), con sede en Santa Cruz.

La dirigente, hasta hace no mucho tiempo una firme defensora del gobierno, dijo que la información la tuvo el mismo día de la intervención, el 25 de septiembre, cuando se disponía a asistir a un programa televisivo a cargo del ex prefecto de Cochabamba, Rafael Puente. “Hay una persona…un senador indígena que (también) iba a participar de un programa televisivo. (El me) dice que lo llamó el Ministro de Gobierno y le dice: la orden la dio el presidente.” La cadena de órdenes siguió hacia el Ministro de entonces, Sacha Llorenti, y luego al comandante de la policía, me dijo la dirigente.

Le pregunté por la identidad  del senador. Su respuesta fue: “Prefiero no involucrar. Él me dice (el senador, durante los momentos previos al programa) que estaba indignado… (y que) eso no debería ocurrir en este gobierno. La intervención no debía ser brutal”.

Hasta ahora, la participación del presidente en  los sucesos que derivaron en la paliza brutal sobre los marchistas que indignó a gran parte del país era sólo una especulación y, que yo sepa, nadie había apuntado tan directamente al presidente. Se suponía, sin embargo, que un hecho de la magnitud del que ocurrió el 26 de septiembre no podía haber sido desencadenado sin el conocimiento o la aprobación del presidente, pero nadie lo había afirmado públicamente.

La dirigente Cabrera, una mujer de 56 años, madre de cuatro hijos, afirmó también que no era la primera vez que hacía aquella afirmación y que lo había hecho en entrevistas con algunos medios. El presidente, según dijo, “no escucha, no ve las noticias”. Y que hacía pocos días había dicho, dirigiéndose al presidente: “No te niegues…”

No he sabido de respuestas de autoridades a la dirigente indígena. Todas han negado que hubiese existido una orden específica como describe la dirigente  indígena. A raíz de la represión a la marcha renunció primero la Ministra de Defensa, Cecilia Chacón, y luego otras autoridades, incluso la directora Nacional de Inmigración, María Rene Quiroga, expresando su disconformidad con lo ocurrido con los indígenas de la marcha del Tipnis (Territorio Indígena Parque Nacional isiboro-Sécure). Después renunció el hasta entonces ministro Llorenti, una de las piezas más fuertes en el gobierno.

La dirigente también dijo que algunos de sus compañeros golpeados habían percibido que el acento de algunos de de sus represores no era boliviano, ni camba ni colla. Agregó que había observado que, durante los días que estuvo con los marchistas tras la iniciación del bloqueo que cerró a los marchistas el paso hacia el arroyo Chaparina, había personas con las cabezas cubiertas por capuchas blancas que marchaban detrás de las columnas delanteras de la policía.

La represión y  las imágenes de la acción policial sacudieron al país y acrecentaron las simpatías por la causa de los nativos, que recibieron en La Paz una de las mayores bienvenidas de la capital política de Bolivia,  y determinaron que el presidente diera marcha atrás en el proyecto de construir el tramo carretero que partiría el Tipnis.

En respuesta a una pregunta, la dirigente afirmó que la represión de septiembre había determinado una ruptura de los indígenas del oriente con la cúpula del gobierno, no con sus bases.

Es una situación irreversible? , le pregunté.

“Es irreversible.  Porque, mire,  aquí, en estas oficinas, nos patearon los del comité cívico (pro Santa Cruz), el 2008,  por defender al presidente. Por eso dije en una intervención: Qué ironía, Evo Morales… El 2008 los jóvenes de la Unión Juvenil Crucenista (*)  nos patearon por defender el proceso de cambio. Qué ironia que para los mismos del comité (pro Santa Cruz ahora)  nos estén apoyando para defender nuestros derechos y la dignidad de los pueblos…Ellos actuaron solidarios con nosotros” (durante la marcha). “Nos dieron medicinas, alimentos, agua”.

(*)  Esa organización juvenil era espada y escudo del comité, la principal  institución cívica de Santa Cruz . Dejó de operar a causa de  la persecusión que sobre sus dirigentes lanzó el gobierno, entre 2008 y 2009.  Unos acabaron en el exilio, otros dejaron de actuar y otros decidieron pasar a las filas del oficialismo.

Caso Rózsa va a jurado

Posted on Actualizado enn

El caso Rózsa llegará hasta la última instancia de la escalera  antes de su final. Un jurado decidirá la suerte de los 39 acusados y sometidos a los cánones de la justicia que rige en Bolivia. Aún no se sabe cuándo, pero sí que será en La Paz y probablemente también en Santa Cruz o en algún lugar de los llanos,  para juzgar a cuatro de los acusados que no tienen condiciones de salud para soportar los 3.500 metros de altura de La Paz o los 2.900 de Cochabamba. La decisión del  juez Ricardo Maldonado surgió al cerrar  este viernes la audiencia conclusiva que incluso llevó el proceso a Yacuiba, para que pudieran exponer su defensa esos cuatro acusados cuya salud estaría en bajo riesgo  en lugares altos: los generales (retirados) Gary Prado Salmón y Lucio Añez Rivera y Ronald Enrique Castedo Allerdin y Juan Carlos Santisteban. El juicio será oral, con jurados presumiblemente de La Paz.  Los sucesos que originaron el juicio ocurrieron en Santa Cruz hace más de 30 meses.

En el capítulo Yacuiba del proceso  aquellos cuatro acusados pudieron responder y rebatir las acusaciones bajo las cuales el fiscal Soza organizó el caso, que  meses atrás le fue devuelto para que le confiriese una mejor sustentación.  El juez que consideró mal articulado el caso del fiscal Soza optó, poco después, por retirarse de la judicatura, y el juez Maldonado asumió la conducción. Se infiere que el juez Maldonado consideró subsanadas las fallas encontradas por su predecesor.

En la audiencia final del jueves y viernes en Cochabamba, imágenes difundidas por la TV mostraron al fiscal Marcelo Soza asegurando que el supuesto grupo que encabezaba Eduardo Rózsa Flores recibió a tiros a los policías de la Unidad Táctica de Resolución de conflictos (UTARC). Los cadáveres de los tres tres del grupo (Rózsa, Martin Dwyer y Arpad Magyarosi) muertos durante la incursión de la policía estaban desnudos o en ropas interiores. Las múltiples interrogantes que surgieron sobre el caso Hotel las Américas desde que empezó a rodar a partir de la madrugada del 16 de abril de 2009 no recibieron respuestas adecuadas a lo largo del proceso.

Los vacíos, confusiones y falta de detalles en las informaciones que recibió el público boliviano desde entonces me llevaron a escribir un recuento de la historia sobre lo ocurrido hasta el primer trimestre de este año. Hay muy pocos ejemplares sobrantes en librerías de Santa Cruz y la Asociación de Periodistas de La Paz, que patrocinó la obra.

El general Prado Salmón fue el único de los cuatro acusados de la audiencia de Yacuiba en enfrentar personalmente  al juez (los otros lo hicieron a través de sus defensores) y al fiscal, para rebatir las acusaciones. El fiscal atribuye al militar, en silla de ruedas desde hace décadas, la condición de cerebro del plan que supuestamente tenía  Rózsa: una combinación de terrorismo con secesionismo.  Habría tratado de  montar una guerra secesionista con moldes semejantes a los que llevaron a la fragmentación de la antigua Yugoslavia.  Prado Salmón observaba que del centenar de personas interrogadas por el fiscal Soza, sólo dos lo mencionaban, y uno de ellos era “El viejo”, Ignacio Villa Vargas, inicialmente considerado como pieza clave de la investigación y luego acusado de complicidad en el caso y calificado como mentiroso por el fiscal.

El fiscal sostenía la acusación en el conocimiento militar del general  Prado sobre las armas bolivianas. El militar pasó a retiró en 1988, al culminar su carrera, marcada por la victoria de las armas bolivianas sobre la guerrilla que en 1967 lanzó el guerrillero argentino-cubano Ernesto Ché Guevara. El comandante guerrillero fue vencido por la compañía que dirigía el entonces capitán Prado, ante la cual  se rindió. En una entrevista tiempo atrás me dijo que el movimiento comunista internacional y Cuba en particular nunca le perdonaron que derrotara al mayor ícono del “foquismo” guerrillero y que las acusaciones que  ahora se le hacen  son una revancha de los enemigos de hace más de 40 años.

En los próximos días podría saberse cuándo se llevará a cabo la designación de jurados y las fechas tentativas para el proceso. Los Tiempos, en su edición digital de este sábado, dice que la conformación del jurado ocurrirá dentro de 40 días. No está claro si serán 40 días corridos o días hábiles.

En las jornadas finales del proceso el Cardenal Primado Julio Terrazas decidió desistir de la denuncia sobre la explosión que ocurrió en el portón de su residencia la noche del 15 de abril de 2009, un día antes de la operación en Hotel Las Américas. Ese episodio era uno de los elementos fundamentales de la acusación. El Deber, también en su edición digital del sábado, refiere una marcha de grupos estudiantiles que mostraban carteles que recordaban a las autoridades judiciales que al extinguirse la denuncia se extingue también el delito.