Llegaron!

Posted on Actualizado enn

Actualización. 23.00 horas.

Esta noche, cuando los marchistas del Tipnis llegaron a Urujara, a 12 kilómetros de la sede de gobierno, los corazones bolivianos se detuvieron de emoción. Desde  la llanura, a poco más de 300 metros de altura, centenares de habitantes de la selva, acompañados de numerosos compañeros y acompañantes, subieron hasta 4.000 metros, con un reclamo para que se respete su habitat, su forma ancestral de vida. Los marchistas, que en total sumaban más de dos mil,  lograron lo que tal vez nunca se vio en Bolivia: un sentido de solidaria unidad completa que los abrazó  y les hizo sentir que no estaban solos. Para verlo y sentirlo tuvieron que recorrer más de 300 kilómetros a pie, durmiendo donde podían y comiendo lo que la naturaleza y la solidaridad podían ofrecerles. Fueron artífices de una epopeya de las más bellas y más heroicas vividas en el continente americano.

El presidente Evo Morales  (mucha gente, especialmente los indígenas marchistas pensó que el gesto era demasiado tardío) envió  una carta formal invitando a los dirigentes a reunirse con él mañana miércoles. Hasta ahora el presidente se había negado a hacerlo. Y estaba en duda si los marchitas podrían entrar a la Plaza Murillo y al Palacio de Gobierno. Era ésta una duda vergonzosa pues se trata de lugares que teóricamente pertenecen a todos los bolivianos, más aún a quienes lucharon políticamente para que el presidente alcanzara la primera magistratura.

El mensajero que llevó la carta fue el viceministro de coordinación de los movimientos sociales, César Navarro, recibido con abucheos y gritos de frustración de marchistas desairados y humillados con la actitud del gobierno a lo largo de los 64 días que duró la travesía. El presidente dijo que eran turistas; después afirmó que eran conducidos por ONGs, y pagados por organismos de Estados Unidos. Con un desaire no inferior fueron recibidas dos ministras (Nardi Suxo y Nilda Copa, de Transparencia y de Justicia, respectivamente)  que intentaban entregar botellones de agua. Los marchistas les preguntaron por qué no habían tenido ese gesto cuando estaban frente al agua del arroyo Chaparina y como Tántalo sediento y atado a un árbol no lograban avanzar porque los agentes del orden no lo permitían. Similares abucheos, denuestos  y gritos recibieron a  los policías que venían oficialmente para brindarles protección. Los marchistas les espetaron por qué no los  habían protegido  25 de septiembre, cuando los martirizaron a palos. Obviamente, no tuvieron respuesta.

Horas antes, el dirigente socialista Jerjes Justiniano, ex candidato a  la gobernación de Santa Cruz, había dicho se esperaba que el presidente Morales asumiese una condición de verdadero jefe de estado y fuese hasta la marcha a encontrar a los marchistas, les diese la bienvenida e, incluso, les pidiese perdón por la acción brutal de la policía. El presidente optó por enviar a Navarro, con una carta protocolar que esta noche iba a ser analizada por los dirigentes de la marcha. También horas antes, el el Hospital la Merced de La Paz había nacido la primera niña de una mamá de los marchiustas. Otra niña pudo haber sido la primera, pero murió. Los médicos que atienden al grupo dijeron que hay doce niños enfermos, con gripe fuerte y pulmonía. Y esta noche había otra mamá Tipnis en proceso de alumbrar.

En el Poder Legislativo, la iniciativa de  una diputada (Elizabeth Reyes) de Unidad Nacional para declarar a los Marchistas Héroes de la Madre Tierra y de la Naturaleza, fue rechazada a mano alzada por la mayoría del Movimiento al Socialismo.

Al avanzar la noche y bajar las temperaturas, los vientos que batían inclementes contra las carpas de plástico y de lona de los marchistas hacían sentir el furor del frío de  los andes. Varios de los marchistas, desprovistos totalmente de abrigo, pasaban las horas de pie y bebían café  caliente preparado en el lugar. Una señora de edad, con las arrugas en las que sus nietos leen la historia, resistía el frío sentada y abrigada sólo con un plástico. Con calzados precarios e impropios para las bajas temperaturas, los pies con ampollas que trataban de aliviar con unguentos, ninguno exhibía vacilación alguna en su determinación de llegar hasta la Plaza Murillo y, de allí, al Palacio de Gobierno.  El frío volvía balbuceantes las palabras de los nativos.

Las próximas horas no serán quietas. El presidente Morales tendrá muchas preguntas que responder a los marchistas. Durante la marcha final, entrevistados por la TV (PAT) anticiparon que si el mandatario no cede en sus demandas, que incluyen 16 puntos, entre ellos la cancelación del proyecto carretero en el sector del Tipnis, pedirán un referéndum revocatorio del mandato que incluya a todos los legisladores oficialistas. Eso equivaldría a nuevas elecciones generales.

Los bolivianos esperamos que esa reunión sea transmitida en vivo por la radio y la TV.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s