La propaganda errada

Posted on Actualizado enn

El más reciente corto publicitario de la oficina de propaganda del gobierno que me tocó ver en los últimos días  trajo un mensaje sorprendente: la derecha quiere desprestigiar al gobierno (yo, ingenuo,  pensaba que tras la caída del muro de Berlín y de la bandera roja del Kremlin esas categorías, perdón, esa terminología iba a desaparecer y que habría adjetivos más originales, propios del siglo 21).  El corto presenta los titulares de  diarios bolivianos en los que se habla de un niño que se suponía que había muerto, por denuncia de los propios marchistas, durante la represión de Yucumo.  Es decir, fue “la derecha” para torpedear al gobierno del presidente Morales y las elecciones judiciales. (Lo raro es que en la TV también se mostró la denuncia sobre el niño muerto citada por la agencia oficial de noticias del gobierno).

Es el tipo de propaganda que se convierte en boomerang. En vez de provocar adhesión provoca lo contrario, pues el público, que no es tonto, piensa que algo tan burdo busca esconder alguna fechoría.

Los propagandistas saben que en momentos de confusión, se producen errores. Saben que en la carrera por salir adelante con la información es frecuente que los medios se equivoquen.  Esta situación tiende a empeorar porque las autoridades también se sienten confusas en esos momentos y no se atreven ni a confirmar ni negar nada. Esto no es justificativo de errar en la carrera, pero  es una explicación real.

Díganme, ¿cuántas veces se hizo morir a Tancredo Neves, el primer presidente elegido democráticamente en Brasil al finalizar la dictadura militar y agonizaba en un hospital de Brasilia?  Y, recuerdan –está en la historia- que al Papa Juan 23 lo hizo morir un diario romano y anunció su deceso, en un titular gigante (Il Papa é morto) y una franja negra en señal de duelo, semanas antes del deceso?  O ¿cuántas veces se dijo que Osama Bin Laden había muerto?

Sólo en sociedades donde el estado es omnipotente y omnipresente, la sociedad conoce sólo lo que el estado quiere. Felizmente, hay ya muy pocos de esos regímenes en el mundo,

Si alguien quisiera poner a prueba la fuerza de ese corto, que lo haga colocar en las telas de los cines y vea cómo reacciona el público. O que lo colque el domingo en algún clásico paceño o cruceño, sucrense, potosino u orureño.

Le hicieron un flaco favor al gobierno quienes prepararon ese mensaje propagandístico.

Como la marcha de los Tipnis se reinició este sábado, preparémonos para nuevas oleadas de tensión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s