Día: octubre 1, 2011

A todo pulmón: Fueron Sacha, Copa (¿y quiénes más?)

Posted on Actualizado enn

Fueron el ex ministro Sacha Llorenti, la ministra de Justicia, Nilda Copa, el vice ministro de Justicia Nelson Cox y dos funcionarios del Ministerio de Gobierno quienes ordenaron el golpe de la policía sobre la marcha de los Tipnis, que en esos momentos se preparaban su merienda, reveló el programa  televisivo “A Todo Pulmón”, en La Paz. El documento judicial con la orden fue entregado el 24 de septiembre, a las 20:35, horas después de la caminata que los marchistas obligaron a realizar al Ministro de Relaciones Exterior, David Choquehuanca,  para ayudarles a romper uno de los cercos que  había levantado la policía para impedir la  marcha.

La acción brutal de la policía, condenada en todo el país, tuvo como argumento ese incidente.

La información sobre la versión televisiva la trajo Erbol, la red de más de 300 emisoras rurales convertida en medio indispensable para seguir los avatares de la marcha nativa. Dice la orden judicial que difundió A Todo Pulmón y que recogió Erbol:  “En el momento en que los miembros de la comisión (gubernamental) estaban por abordar un vehículo, el canciller Choquehuanca fue rodeado e interceptado abruptamente por un grupo conformado en su mayoría por mujeres y algunos varones, quienes tomándolo por los brazos y la espalda le obligaron por la fuerza a participar de la marcha mediante empujones y forcejeos para romper el cerco de seguridad de la policía”, se lee en el documento en que se pide investigar el hecho.

“Toda vez que han sido de conocimiento público las acciones beligerantes de los autores de los hechos denunciados, las cuales representan una situación de riesgo y peligro contra la integridad de las personas y uniformados policiales que pudieran verse involucrados en el sector de la marcha, velando por el cumplimiento efectivo de las garantías constitucionales, a fin de y evitar enfrentamientos en la localidad de Yucumo, de conformidad con lo previsto en el artículo 72 del código de procedimiento penal, solicitamos respetuosamente la intervención de la fuerza pública en caso necesario”, especifica el memorial. Toda la versión de Erbol, la red que reúne a más de 300 emisoras rurales, y que se ha convertido en la materia prima de divulgación de los incidentes relacionados con la marcha de nativos que se oponen a que la carretera que atravesaría el parque Isiboro-Sécure,  puede ser encontrada aquí.

Uds. ¿no  creen que alguien más, o algunos más, por lo menos sabían de tal orden y nada hicieron para detenerla?

La palabra la tienen el ex ministro y la ministra (quién les ordenó a ellos?)…y los oficiales de la policía.

La propaganda errada

Posted on Actualizado enn

El más reciente corto publicitario de la oficina de propaganda del gobierno que me tocó ver en los últimos días  trajo un mensaje sorprendente: la derecha quiere desprestigiar al gobierno (yo, ingenuo,  pensaba que tras la caída del muro de Berlín y de la bandera roja del Kremlin esas categorías, perdón, esa terminología iba a desaparecer y que habría adjetivos más originales, propios del siglo 21).  El corto presenta los titulares de  diarios bolivianos en los que se habla de un niño que se suponía que había muerto, por denuncia de los propios marchistas, durante la represión de Yucumo.  Es decir, fue “la derecha” para torpedear al gobierno del presidente Morales y las elecciones judiciales. (Lo raro es que en la TV también se mostró la denuncia sobre el niño muerto citada por la agencia oficial de noticias del gobierno).

Es el tipo de propaganda que se convierte en boomerang. En vez de provocar adhesión provoca lo contrario, pues el público, que no es tonto, piensa que algo tan burdo busca esconder alguna fechoría.

Los propagandistas saben que en momentos de confusión, se producen errores. Saben que en la carrera por salir adelante con la información es frecuente que los medios se equivoquen.  Esta situación tiende a empeorar porque las autoridades también se sienten confusas en esos momentos y no se atreven ni a confirmar ni negar nada. Esto no es justificativo de errar en la carrera, pero  es una explicación real.

Díganme, ¿cuántas veces se hizo morir a Tancredo Neves, el primer presidente elegido democráticamente en Brasil al finalizar la dictadura militar y agonizaba en un hospital de Brasilia?  Y, recuerdan –está en la historia- que al Papa Juan 23 lo hizo morir un diario romano y anunció su deceso, en un titular gigante (Il Papa é morto) y una franja negra en señal de duelo, semanas antes del deceso?  O ¿cuántas veces se dijo que Osama Bin Laden había muerto?

Sólo en sociedades donde el estado es omnipotente y omnipresente, la sociedad conoce sólo lo que el estado quiere. Felizmente, hay ya muy pocos de esos regímenes en el mundo,

Si alguien quisiera poner a prueba la fuerza de ese corto, que lo haga colocar en las telas de los cines y vea cómo reacciona el público. O que lo colque el domingo en algún clásico paceño o cruceño, sucrense, potosino u orureño.

Le hicieron un flaco favor al gobierno quienes prepararon ese mensaje propagandístico.

Como la marcha de los Tipnis se reinició este sábado, preparémonos para nuevas oleadas de tensión.