Mes: septiembre 2011

¿Votar por pre-elegidos?

Posted on Actualizado enn

Votar es algo muy serio.  Involucra una actitud de la persona. Cuando tomamos una decisión, asumimos el rol pleno de nuestra dignidad. Es una manifestación de la grandeza de nuestra libertad. Pero cuando esa elección es resultado de otras que otros han hecho por nosotros, no ejercemos nuestro libre albedrío y nuestra dignidad empequeñece.

Esta es una de las principales fallas de la “elección de elegidos”  a la que los bolivianos hemos sido convocados para el próximo mes. No es una elección en la que los bolivianos decidamos libremente por quién vamos votar, pues otros –la mayoría del partido de gobierno en el Poder Legislativo- lo han hecho antes que nosotros. Con el argumento de que hay que establecer equidad, equilibrio, dar oportunidad a otros sectores de la sociedad, etc., avanzamos hacia esta comparecencia nacional en las urnas.  Hay, sin embargo,  un punto que debe quedar muy claro: los jueces, desde el que administra justicia en el más pequeño rincón del país hasta los  magistrados de la Corte Suprema tienen  una sola misión: hacer justicia.  Equidad, igualdad de género, y otros conceptos, válidos en otras esferas, no deben formar parte sino, y quizá muy secundariamente, de las decisiones que emite un juez, cuyo papel principal es administrar justicia sin mirar más allá de esa misión. No es por nada que  la diosa de la justicia entre los romanos fue representada como una joven con los ojos cubiertos y una balanza en las manos. Nada ha cambiado esa simbología que destaca que el juez encargado de hacer justicia no debe ver otra cosa ni pesar algo diferente de su misión esencial: practicar la justicia.

Para evitar parcialidades, compromisos o cualquier índole de inclinaciones, desde compadrazgos hasta relaciones familiares y militancia política,  que los lleven a favorecer o desfavorecer a una persona sometida a la justicia, los jueces deben ser impecablemente imparciales. Se aplica el antiguo dicho de que la mujer del César no sólo debe ser casta y honesta, sino también parecerlo. Que haya jueces malos, sinvergüenzas o incapaces, es otra cosa. Eso ha sido un mal recurren en Bolivia, lamentablemente. Pero los defectos de un médico no anulan la medicina, ni los de un maestro a la escuela ni a la educación.

Hay algunos casos de elección popular de ciertos jueces en Japón, Suiza y Estados Unidos, pero los altos magistrados de nivel estatal o nacional son producto, más en ninguna otra cosa, de sus propios méritos. El prestigio y la probidad son las únicas credenciales para postular a altos cargos en la magistratura.  Y aún así, la preselección es extremadamente rigurosa, lo que no parece haber sido el caso con las decenas de candidatos bolivianos a esta elección, oficialmente consideradas como “únicas” en el mundo. En la ex Unión Soviética, los jueces gozaban de una relativa libertad condicionada al poder del Soviet Supremo, cuya palabra sí era inapelable.

Creo que el tema central que se abate sobre los bolivianos es cómo participar de  una elección en la que los candidatos ya fueron “pre-electos”. Nadie discute que puede ser que haya probidad plena entre los pre-seleccionados, pero quedan muchas preguntas de conciencia y de práctica común para asistir tranquilos a esta cita en la que otros ya han elegido por nosotros.

Desde dentro de la marcha

Posted on Actualizado enn

Mientras en el pueblo de San Matías los restos de Eddy Martínez eran llevados a su morada terrena final, y mientras el país entero se conmovía con la sobrevivencia del dirigente chiquitano Minor Vidal Huerta del accidente del avión de Aeorocon,  no reparé en el mensaje que me envió un amigo desde La Paz. Se trata de una carta, tipo diario, de Olga Flores Bedregal, cuyo hermano murió al lado de Marcelo Quiroga Santa Cruz en el hoy desaparecido edificio de  la Central Obrera Boliviana, al estallar el golpe militar de julio de 1980. Se trata de la visión de una marchista, entre aproximadamente 2.000 personas que caminan rumbo a La Paz para frenar el proyecto del gobierno que partiría en dos del territorio Indígena Parque Nacional Isiboro-Sécure  (TIPNIS). Es el primer relato escrito que leo proveniente del interior de la marcha.  Las informaciones y conceptos que trae la carta de Olga Flores, en la marcha desde sus inicios, tienen un tono ideológico marcado. Pero eso no invalida el testimonio de algunos episodios que ocurrieron en la última etapa de los fracasados contactos entre los ministros del gobierno y los dirigentes nativos.

Desde San Borja, con fecha  4 de septiembre,  la crónica dice en uno de sus párrafos iniciales: “Todo lo que estoy viendo desde que inicié la VIII Marcha de los Pueblos Indígenas es muy intenso; me emociona, me hace pensar y, sobre todo, me llena de esperanza ver que los pueblos indígenas tienen mucha más vida de la que pensaba; se resisten, sí, al sistema, conservan otras lógicas y formas de pensar que, 500 años después, seguimos sin entender”.

Después afirma que el diálogo con el gobierno muestra, sin tanto aparato propagandístico, que los nativos han logrado mucho. “Hicieron venir a todos los ministros que pidieron; los hicieron sentar en el banquillo; les dijeron lo que quisieron y que debían escuchar…me siento identificada con lo que dijeron los líderes indígenas; …el ‘estado plurinacional’ que ellos gestaron no es más que de papel; no se cumplen sus leyes…Sería muy lindo mostrar los videos, porque podrían ver que no exagero…Cuando Walter Delgadillo les respondió gritando que debían pedir disculpas, le pidieron disculpas y lo desmarcaron…Es un diálogo de sordos…(pero ambos lados) saben cómo es el juego. No duden: los dirigentes indígenas saben muy bien lo que quieren”.

Asegura también que, bajo su visión, los nativos “han creado un escenario para el diálogo que les da la victoria” pues es un grupo plurinacional en el que cabe todo. “…es un verdadero parlamento, con oradores excelentes, dueños de sus propias palabras y expresiones; inventan sus palabras, que expresan exactamente lo que quieren decir”.

Sostiene también que los nativos tienen como interlocutores a un “bando” que dice “tonterías (cita a alguien del grupo oficial que habló de los “valles” del  Beni) al viejo estilo colonial”. “Mienten –dice- con descaro, diciendo por lo menos mil veces que (para la carretera) no hay (todavía) un diseño, cuando (la obra) ya está licitada y contratada la empresa…”

Dice que los ministros se vieron en aprietos cuando se les pidió que alguno de ellos dibujase  el trazo de la carretera “Los ministros en apuros,  (se pusieron)  rojos, nadie se animó a nada”. Les propusieron hacer el trazado con ellos, pero los indígenas les dijeron que no eran ingenieros, informa la cronista.

Concluye que “los  indígenas tienen más fuerza y dignidad; aunque a veces juegan en la lógica del engaño, lo hacen para despistar. Ellos saben  que la carretera no pasará por el Tipnis…saben que así, descalzos y con flechas, pueden enfrentar a todo el aparato estatal. Por eso los ministros tuvieron que “humillarse’… Lo que indigna es el precio (los nativos) que tienen que pagar por resistir…”

Tipnis: ¿empiezan las hostilidades?

Posted on Actualizado enn

Erbol trajo la noticia de una denuncia del dirigente campesino  Rafael Quispe, quien asegura que los colonos que se encuentran en Yucumo, cerca de San Borja, han comenzado a registrar y decomisar enseres de todo “sospechoso”  de apoyar la marcha de los Tipnis. Quienes viajan a Trinidad “son víctimas de los abusos de los colonos” que han instalado dos barricadas sobre la carretera para llevar a cabo el control, dijo Quispe, citado por esa fuente informativa, que recoge despachos de más de 300 emisoras rurales de toda Bolivia.

Quispe, dirigente del Consejo Nacional de Markas y Ayllus del Qollasuyo (CONAMAQ),  dijo que  una decena de dirigentes que iban a sumarse a la marcha “fueron interceptados” pero que varios lograron escapar. Tres dirigentes fueron detenidos durante una hora, dijo Quispe, en la nota transmitida por Erbol. La revisión se extiende a todos los que viajan a la capital beniana.

El hecho representaría las primeras escaramuzas o un abierto hostigamiento para evitar que la marcha de los Tipnis continúe. Se trata de unos 2.000 nativos y simpatizantes de la reserva que iniciaron la marcha hace tres semanas para exigir al gobierno una alternativa a la construcción de la carretera San Ignacio-Villa Tunari, en el Chapare. El gobierno  ha dicho que no hay alternativa posible. Pero los nativos insisten en que debe procurar una ruta diferente que evite partir su territorio, protegido por la constitución.

Erbol cita el testimonio de uno de los afectados por el bloque de los colonos a la marcha, quien habría dicho: “Me decomisaron un kilo de pito de cañahua; tenía  un teléfono (celular) con el que estaba llamando y me (lo) quitaron bajo el argumento de que estaba comunicándome con los marchistas; me quitaron mi mochila y mi libreta de apuntes. Cuando pregunté (el motivo) me dijeron: Estamos en apoyo al gobierno nacional”.

Quispe, de acuerdo a la versión de Erbol, responsabilizó de los incidentes a Adriano Lovera, secretario ejecutivo de la Federación de Colonizadores de las Comunidades Interculturales de Yucumo. Gran parte de los colonos, muchos de los cuales ya están asentados en el territorio Tipnis, apoya al gobierno.

Erbol dice también que Lovera aseguró que el comportamiento de los colonos había sido pacifico.

Tipnis: Vigésimo primer día

Posted on Actualizado enn

El presidente Evo Morales y su Vicepresidente Álvaro García Linera emitieron dos posiciones aparentemente diferentes pero, en el fondo, complementrias. El primer mandatario anunció que ordenará una amplia consulta previa, con participación de no nativos , para construir el controvertido tramo de la carretera San Ignacio de Moxos-Villa Tunari, en el Chapare. El segundo mandatario reiteró que para la obra no hay opciones naturales ni técnicas sino pasar por esa reserva natural. Es su modo de ver, de acuerdo a la información que le han dado, pues él no es ingeniero. Si bien la posición del presidente tiene cartas bajo la manga pues quiere incorporar a los “colonos”  ya asentados en el lugar, muchos de ellos dedicados a sembrar coca, la del “vice” reafirma el  “sí o sí” que ya planteó hace algunos días. Es decir, habrá consulta pero como los llamados colonos parecen ser mayoría, la posición gubernamental no correría riesgos. Los nativos originarios perderían en la consulta.

De acuerdo a la propuesta presidencial, otros votarán al lado de ellos,  y con la de vicepresidente  la obra atravesará el territorio cuya integridad es garantizado por la constitución y por acuerdos internacionales. Dirigentes de las federaciones cocaleras del Chapare han dicho hay unos 5.000 y pico colonos ya asentados en la zona.

Los marchistas han dicho que se oponen a ese tipo de consulta, que refleja los esfuerzos del gobierno por dar un arreglo al conflicto y detener la caminata.

Erbol, la agencia informativa que transmite por internet despachos recibidos desde sus más de 300 radioemisoras rurales afiliadas, subrayó esta tarde que la consulta ofrecida por el presidente está en colisión con el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).  El despacho de Erbol cita el artículo primero, inciso b) de ese convenio que determina que los pueblos y tribus que habiten una región deberán ser consultados, “mediante procedimientos apropiados y en particular a través de sus instituciones representativas cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectarles directamente”.

No habla de colonos. Bolivia estuvo entre los primeros países en suscribir ese convenio.

La jornada no fue feliz para los marchistas, que enterraron a su segunda víctima: un niño afectado por diarrea y vómitos que falleció en el hospital de San Borja donde había sido llevado en las últimas horas. Una semana desoués de iniciada la marcha había muerto el joven Pedro Moye Noza, de 14 años, tras ser llevado al hosital de Trinidad. Había estado con sus padres durante tres días. Cayó de una movilidad a la que había logrado subir para hacer menos penosa la travesía. En la jornada, además, dos mujeres indíugenas abortaron: una con tres meses de embarazo; la otra con siete, según Erbol.

Entretanto, partidarios del gobierno –y de la obra- continuaban sus preparativos para detener la marcha a la altura de Yucumo, cerca de San Borja. En algún momento los nativos y simpatizantes –cerca de 2.000- deberían llegar hasta ese lugar.

El martes comienza precedido de un asfixiante suspenso.

Tipnis: Vigésimo día

Posted on Actualizado enn

La crisis creada alrededor del Tipnis y la marcha que llevan a cabo nativos y simpatizantes del parque nacional Isiboro-Sécure concluyó el vigésimo día sin solución y con una nueva fórmula que marca la continuación del movimiento: tregua movilizada. Es un aporte al rico vocabulario boliviano para designar situaciones que tienden a agravarse.  En este caso es  un cuarto intermedio en las conversaciones que  iniciaron los marchistas, que ahora suman casi dos mil, en San Borja con un frondoso grupo del Poder ejecutivo, incluso ministros y subsecretarios. La perspectiva de una negociación que desemboque en un arreglo para que la obra continúe más o menos como el gobierno la ha planificado se oscureció cuando el presidente Morales y su vicepresidente García Linera dijeron que no existía la posibilidad de desviar el trazado sin tocar ese territorio, de aproximadamente 11.000 kilómetros cuadrados. El lugar es considerado uno de los pocos que todavía conservan gran parte de su flora y fauna originales y los nativos y quienes están al lado de ellos dicen que la obra acarreará destrucción sobre la zona y traerá masivamente consigo a los cocaleros ávidos de nuevas tierras para extender sus plantaciones.

Erbol informó este anochecer que las conversaciones entre los nativos y el gobierno quedaron suspendidas tras la segunda reunión. La marcha continúa. Que se hubiera sabido hasta entonces, pocos kilómetros más adelante, había piquetes de simpatizantes del gobierno y de la obra que se proponían detener la marcha.  Los dirigentes nativos pidieron a las autoridades que despejen el trayecto, de la misma manera que lo hicieron cuando simpatizantes de la marcha realizaron bloqueos en otras regiones en apoyo a la causa del Tipnis.

Los nativos se aferran a la Constitución Política el Estado que les asigna ese territorio y les concede el derecho a ser consultados previamente antes de cualquier iniciativa en torno al lugar. Brasil ha hecho saber que deja pendiente el crédito de más de 300 millones de dólares para la obra mientras no se realice la consulta y tenga el consentimiento de los nativos. El tramo de más de 300 kilómetros es parte de un corredor transoceánico entre el puerto de Santos y el de Arica.

Los marchistas decidieron dejar en manos del presidente Morales la última palabra. Fijaron como plazo hgasta el martes de esta semana para recibir una respuesta formal del presidente. Si eso no ocurrriese, continuarían rumbo a su destino: La Paz, donde esperarían reunirse con el primer mandatario.

A estas alturas, la causa del Tipnis ya alcanzó relevancia mucho más allá de las fronteras nacionales  y ha creado una situación embarazosa para el gobierno que proclama su amor por la madre tierra y se considera abanderado de su defensa.

El presidente tendrá que reflexionar “profundamente por qué los pueblos indígenas del Tipnis no queremos la carretera”, dijo a Erbol el presidente de una subcentral del lugar, Fernando Vargas. Erbol  conforma una red radial e informativa que envuelve directamente a más de 300 emisoras en todo el país y  ha seguido informativamente el paso de la marcha desde sus  inicios.

Vargas, citado por Erbol, dijo que los marchistas esperan que los ministros con quienes conversaron la semana que concluye este domingo hagan conocer al mandatario  que la obra “va a destruir la biodiversidad, va a eliminar toda la naturaleza y va a dejar sin los elementos necesarios para vivir a los indígenas”.

Las autoridades del gobierno presentes en San Borja, por su  parte, entregaron un documento a los dirigentes de la marcha con dos posibles soluciones. Una consiste en trabajar en conjunto  alguna otra opción para el trazado. La otra sería una consulta “democrática y sincera”.  No se conoce oficialmente en qué consistiría ese tipo de consulta ni cuál sería el mecanismo  ¿Plebiscito local?,  ¿regional?

Protesta de un militar

Posted on Actualizado enn

El ex comandante de las Fuerzas Armadas, general Alvin Anaya, levantó la noche del miércoles una protesta que probablemente resonó por el país tras la condena emitida el martes por la justicia contra cinco ex jefes militares que participaron en la represión a la rebelión que ocurrió en El Alto el año 2003. El ex comandante habló por PAT, programa No Mentirás, y  dijo que la condena había sido un golpe a la institución militar, pues los militares, dijo, obedecen, y convocó a sus camaradas condenados a “mantener la frente en alto”.  Les dijo que la condena que se les ha impuesto (entre 10 y 15 años)  “será por poco tiempo”.

Condenó el lema de “patria o muerte” adoptado por los militares y dijo que si hubiese estado en funciones lo habría rechazado. “Ellos (los que generaron ese grito de combate) vinieron a matarnos y mataron a soldados nuestros”.

Personalmente, nunca escuché a un militar pasivo expresar en la TV  una reacción tan fuerte respecto a una medida judicial y la conducción política y militar del país. Sólo logré anotar algunas de sus expresiones en mi libreta. Pero creo que esa perplejidad también pasaba por la cabeza del entrevistador de No Mentirás, quien le pregunto dos veces si sus expresiones no le causaban miedo. Y dos veces el general le respondió que no. Dijo que no tenía motivos para sentir miedo por pelear por la democracia y por el pueblo. “¿…cómo puedo tener miedo de defender a mi institución, de frente y con valentía? Bolívar decía: “Echémonos el miedo a la espalda”. Entre otras afirmaciones,  dijo que la Constitución Política vigente desde hace dos años, fue aprobada sin consenso.

En cierto momento, el entrevistador le dijo que  el propio presidente Morales podía estar  escuchándolo. El ex comandante (2001) mantuvo los términos que había expresado y dirigiéndose a sus camaradas condenados les dijo:

“Quiero decir a mis camaradas: estén tranquilos. No creo que estén (presos) por mucho tiempo. Los he visto escuchar la sentencia de pie y de frente, porque los militares no dan la espalda…no son delincuentes”. Y a las familias de los condenados les dijo: “… no tengan vergüenza de sus padres ni de sus esposos. Les pido que tengan fe en la institución militar…esto tiene que cambiar”. Habló de pasar el país “a limpio” y que no tenía motivos para sentir miedo por pelear por la democracia y por el pueblo.  Dijo una frase de efecto entre los militares, que una vez leí en una academia militar venezolana: “Cuando el clarín de la patria llama, hasta el llanto de la madre calla”. Pero no elaboróel alccance de  ninguna de sus expresiones.

La TV no fue el único medio ante el que el ex comandante habló. Lo hizo ante Erbol, la cadena de emisoras rurales. Allí dejó abierta una interrogante: Puso en duda la lealtad de todos los mandos medios de la institución militar al gobierno del presidente Morales, de acuerdo a la versión que ofreció Erbol. Pero no dio mayores detalles. Los mandos medios son los que tienen comando efectivo de tropa.  Eran los que tenía a su lado el teniente coronel Hugo Chávez cuando se alzó sin éxito contra el presidente electo Carlos Andrés Pérez en 1992.

No hubo comentarios oficiales sobre estas declaraciones. Tampoco las ví reflejadas en los diarios que ví hoy, jueves. Pero anoche el clima político y social boliviano no era de los mejores. La página web de Radio Fides informaba que un renovado intento(el quinto)  de diálogo entre un grupo de ministros y los marchistas del Tipnis había fracasado. Los marchistas continuaban su camino hacia La Paz. Se creía que en cualquier momento podrían encontrarse con organizaciones que apoyan al gobierno  que han dicho que están dispuestas a detenerlos para que dialoguen con las autoridades.