Día: septiembre 26, 2011

No hay carretera …por ahora

Posted on Actualizado enn

Se suspende la carretera. Con estas cuatro palabras el presidente Evo Morales dio por concluida la declaración a la prensa que había anunciado el Palacio de Gobierno para referirse a la represión de los nativos del Tipnis. No habrá carretera que atraviese el Tipnis, por ahora…

A lo largo de su declaración, negó que hubiese  habido muertos durante la intervención policial del domingo. Los vecinos de San Borja y las noticias de la radio y de la TV habían mostrado a testigos las noches del domingo y la mañana de hoy que aseguraban que había cuando menos cuatro muertos: dos adultos y dos niños como resultado de la intervención de la policía. El presidente desafió a que le demuestren que ha habido víctimas fatales. La policía aseguró que la versión sobre víctimas fatales era falsa.

El Ministro del Interior, Sacha Llorenti, había dicho que había una orden de un fiscal para desencadenar la acción policial. Esa afirmación quedaría en entredicho a lo largo del día,

El presidente leyó una  decena de  decretos y otras disposiciones que autorizaban la carretera San Ignacio-Villa Tunari. No hizo mención a la CPE aprobada hace dos años que obliga a los gobernantes a consultar con los nativos de las áreas protegidas sobre cualquier obra que afecte su hábitat. El gobierno no hizo la consulta.

El presidente anunció también que quiere llamar a un referéndum de Cochabamba y Beni para definir si se hace o no se hace la carretera. No mencionó  que el Tipnis es un parque nacional, es decir de toda Bolivia, no solamente de Cochabamba y Beni y que, en todo caso, el referéndum podría ser nacional, si llegare a realizarse. Y, por último, podría ser también continental. Pues se trata de uno de los respiraderos de oxígeno del continente. Esto lo escuché decir a la socióloga Silvia Rivero en el programa Cabildeo televisivo de Amalia Pando. Los nativos han ganado tiempo, a menos que se cancele la obra por completo y se decida por un nuevo trazado que no toque el parque.

Como es común en las reuniones presidenciales con la prensa, no hubo preguntas. O no se las permitió. Si era previsible que la opción del aplazamiento de las obras era una de las probables decisiones del gobierno,  por qué no se la anunció antes de la intervención policial o antes de que empezara la marcha, hace 42 días? Muchas preguntas quedaron en el tintero.

El presidente simplemente acabó sus palabras con un “buenas noches”. No habló de la renuncia de la Ministra de Defensa, Cecilia Chacón (por su valentía, cualquiera que hubiesen sido las circunstancias, su actitud fue unánimemente encomiada por la audiencia de PAT y de gente que escuché privadamente), ni de cuándo se realizaría el plebiscito ni sobre a quiénes abarcaría la consulta, ni si se atendría a las normas constitucionales y a los convenios externos suscritos por Bolivia. Esas normas asignan a los nativos de lugares protegidos la facultad de decidir sin intervenciones de terceros, ni siquiera de colonos, sobre sus territorios. Y, todavía más, les asignan participación en los recursos naturales que llegaren a ser explotados.

El rostro del presidente parecía demudado. No había sido derrotado, pero parecía sentir que no había podido cumplir con aquello de que “la carretera se hará sí o sí”. Le habían torcido la mano.

Igualmente, se  desconocían los detalles de la reacción de los nativos, que todavía curaban las heridas de la intervención policial. La supuesta orden para la descarga policial sobre los marchistas habria sido expedida por una fiscalía. Esta aseveración fue desmentida por el Fiscal General de la Nación. Otra información decía que la orden judicial la habría impartido el Ministro del Interior, Sacha Llorenti, al coronel Aracena, comandante de la operación.

Pero alguien estaría  mintiendo, pues el presidente dijo que lamentaba todo lo ocurrido. Si lamentaba lo ocurrido  (no podría lamentar lo que habría ordenado), era porque ignoraba que hubiese una orden de intervención policial de esa  magnitud. Y tal orden no podía haber sido desconocida por el ministro Llorenti.  No se puede suponer que el Ministro actuó sin consentimiento del presidente ni que el coronel Aracena lo hubiese hecho sin una disposición expresa del Ministerio de Gobierno. ¿De dónde partió la orden? Nadie asumía la responsabilidad.

El país parecía haber despejado parte de sus nubarrones esta noche. Los nativos dijeron que reiniciarían la marcha, pero eso fue antes del mensaje presidencial.

Se reinicia la marcha

Posted on

Dirigentes nativos han empezado a reorganizarse en San Borja y unos doscientos de ellos se proponen reiniciar esta misma semana su marcha hacia La Paz.  Lo anunció esta noche Fadio Fides, mientras en gran parte del país estaban en curso jornadas de vigilia en repudio a la represión de que fueron objeto los indígenas del Tipnis y de solidaridad con los nativos. Había una combinación de ese repudio y de rechazo al gobierno del presidente Morales.

En otras circunstancias, estaríamos al borde de una renuncia presidencial o de un drástico anticipo de elecciones generales. Muchas cosas pueden ocurrir en Bolivia, debido a la poca madurez de sus clases políticas, pero en el cuadro político actual, las dos posibilidades parecen distantes.

No se  conocían los detalles de la decisión de los nativos, que todavía curaban las heridas de la intervención policial. La supuesta orden que habría provenido de autoridades judiciales para ordenar la descarga policial sobre los marchistas, fue desmentida por el Fiscal General de la Nación. ¿De dónde partió la orden?

El país parecía esta noche cubierto por nubarrones. Un reinicio de la marcha equivaldría casi un jaque mate sobre el gobierno del presidente Morales, ya resquebrajado con la salida intempestiva de la Ministra de Defensa. (¿Quién habría dado la orden a los militares de salir de sus cuarteles para reprimir a los indígenas si fracasaba la policía? Era la pregunta que se hacía el ex ministro Félix Patzi,  uno de los primeros en salir del barco del gobierno, que no podría mostrar más una faz indigenista ni defensora de la madre tierra. Esa imagen  colapsó este 26 de septiembre. Patzi fue uno de los invitados por radio Fides donde habló de la inteligente decisión de la ministra quien, anticipadamente, dijo Patzi, se apartó del gobierno oportunamente antes que verse obligada a dar una orden de intervención militar.

Para empeorar el horizonte, la central Obrera Boliviana (COB) anunció un paro “movilizado” de 24 horas este miércoles en apoyo a la demanda de  los Tipnis. Eso significa, no asomar la nariz a la calle. Y la persistencia de la presión para doblar el brazo del gobierno del presidente Morales.

En Sucre, el presidente habla de deportes

Posted on Actualizado enn

Al escribir estas notas, aún bajo por la tristeza e impotencia de haber visto a decenas de nativos golpeados, gasificados, arrastrados como animales por la fuerza policial sin posibilidad de hacer nada por ellos sino unir mi silencio a su sufrimiento y frustración, escuché al corresponsal de Radio Fides. El periodista reportaba desde Sucre y aseguraba que el presidente Morales había estado en la capital desde las ocho de la mañana hasta cerca de las seis de la tarde despachando asuntos deportivos.

Después, durante una breve conferencia de prensa, abordó sólo  los temas relacionados con  juegos deportivos en esa ciudad. No dijo una palabra sobre el Tipnis y la operación  lanzada por la policía para dispersarlos. Al acabar de despachar, hubo una breve conferencia de prensa…sobre deportes, informó el corresponsal.

Cuando abandonaba el salón desde el que  hablaba con los periodistas, éstos le gritaban  “Y ¿el Tipnis?”y ¿El Tipnis? El presidente no hizo caso. Siguió caminando imperturbable. Hizo lo mismo cuando al salir del lugar un grupo de personas le gritaba desde la plaza 25 de mayo sobre el  Tipnis. También guardó silencio, dijo el corresponsal de Fides.

Al cerrar ese segmento del noticiero radial, el director de la emisora, Eduardo Pérez, dijo que cuando un gobierno acude a la fuerza, es porque ha perdido autoridad. “Un gobierno que reprime, no puede ser querido por nadie…Nos recuerda a Luis Arce Gómez, a Luis García Meza”.

Al evocar las  imágenes de los nativos caídos y golpeados, de la mujer arrastrada como un bulto, con la boca sellada por una cinta adhesiva,  no pude menos que pensar con pesar que aquellos años que personalmente creía que habían pasado para dar curso a la construcción de un país decente, eran una realidad dolorosamente frecuente en nuestra historia.

Esta noche, cuando se anuncia una conferencia de prensa del  presidente Morales, me agradaría preguntarle si puede asegurarle al país que no ha habido ni  un solo muerto en la operación policial y si asume la responsabilidad de lo ocurrido en las puertas de Yucumo.

Ministra de Defensa dice “No Así!” y deja el gobierno

Posted on Actualizado enn

Reordena título y encabezamiento con masificación del conflicto

La protesta se masifica – Por radio dicen que hay cinco muertos

La Ministra de Defensa, Cecilia Chacón, renunció de manera irrevocable en repudio a la represión policial violenta sobre la marcha indígena lanzada ayer por la policía. Etretanto, el conflicto en que se ha hundido el gobierno del presidente Morales se intensificaba cada vez más, con paros y huelgas de hambre en Santa Cruz, manifestaciones en La Paz, choques en Riberalta, y la defensa cerrada de algunbos ministros a la actuación de la policía.  La renuncia de la ministra Chacón significa que el mando superior, inmediatamente después del presidente Morales y del Ministro de Gobierno, ha quedado acéfalo. Es la primera baja oficial que cae a causa de esa acción policial, cuyos resultados aún no  han sido contabilizados.

La ministra hizo conocer su renuncia en una carta enviada al presidente de la República, quien hasta ahora nunca había sufrido  una renuncia de alguno de sus ministros: los había echado. La ministra salió disparando y con un grito expresado con interjecciones en su carta: “!No así!”. Aún la TV no había proyectado las imágenes de la represión de la policía sobre nativos que, sólo armados de palos, intentaban defenderse.

Resulta llamativo y simbólico que la primera persona en dar un paso atrás y apartarse del gobierno por la represión brutal contra los nativos sea  una mujer. El presidente Morales se va quedando cada vez más solo.

El texto de su carta, que me llega por internet -gentileza de un amigo-, dice:

“A tiempo de hacer llegar el más fraternal saludo, presento ante su distinguida investidura mi renuncia irrevocable al cargo de Ministra de la cartera de Defensa del Estado Plurinacional de Bolivia.

Asumo esta decisión porque no comparto la medida de intervención de la marcha que ha asumido el gobierno y no puedo defender o justificar la misma, en tanto existan otras alternativas en el marco del diálogo, respeto a los Derechos Humanos, no violencia y defensa de la Madre Tierra. Las medidas asumidas, lejos de aislar a la derecha fortalecen su accionar y manipulación dentro de la octava marcha con el fin de atacar el proceso de cambio que tanto ha costado a los bolivianos.

¡No así! Acordamos con el pueblo hacer las cosas de otra manera.

Esperando que su liderazgo, tantas veces probado sirva para retomar el camino histórico que decidió seguir nuestro país, me despido con las consideraciones que el caso amerita.”

Mientras tanto…en Rurrenabaque

La población se levantó en favor de los detenidos que iban a ser trasladados a La Paz en una docena de camiones y buses y los liberó. Lo  informa Erbol en el siguiente despacho:
“Indígenas tacanas y pobladores de Rurrenabaque del Beni liberaron a los nativos que iban a ser trasladados a la ciudad de La Paz por la policía, que el fin de semana intervino la movilización en defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), informó Erbol.”

“El presidente de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB), Adolfo Chávez, quien reapareció este lunes después de la intervención policía, pero no dio pistas del lugar donde se encuentra junto al Mallku del CONAMAQ, Rafael Quispe, y otros indígenas que se refugiaron en el monte; señaló que reanudarán la caminata hacia la sede de Gobierno.”

“Fue una instrucción combinada con todos los hermanos tacanas que viven en Rurrenabaque y por ende toda la población, quienes tomaron acción. También fueron los hermanos tacanas de Iturralde, una acción rápida, porque cada quien conoce su propio campo”, manifestó.

“Adelantó que en una primera fase se reagrupará a los indígenas que fueron retenidos por los uniformados y posteriormente se rearticulará la movilización indígena que se produjo desde agosto en contra de la construcción de la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos en medio del Parque.”

“Estamos muy mal, como personas, acongojados con todo lo que ha sucedido a la columna de la marcha, que fue atacada justamente cuando estuvimos recibiendo víveres”, recordó.

Al alzamiento de Rurrenabaque, ha seguido el de Riberalta, donde el aeropuerto fue cerrado. En favor de los Tipnis hay manifestaciones que cierran las vías de acceso a esa ciudad. Con todo esto, puede decirse que cuando menos el Beni está alzado, así como las regiones nativas de Santa Cruz, donde una vigilia en favor de los Tipnis ha derivado en huelga de hambre en las gradas de la Catedral Metropolitana.

En todas las principales ciudades hay vigilias y marchas a favor de la causa indígena y contra el gobierno. En La Paz la Plaza Murillo fue rodeada por la policía para impedir el ingreso al centro del gobierno de manifestantes que colmaron las calles de acceso al lugar a partir de la Plaza San Francisco, donde se  lleva a cabo  una vigilia.

Comentario

Si esta racha continúa, la única línea de defensa que le quedaría al gobierno sería el ejército, cuyos mandos aún están disgustados con la condena aplicada por la justicia a los comandantes que obedecieron las órdenes emanadas del Poder Ejecutivo (el ahora ex presidente Sánchez de Lozada), para reprimir una acción de indígenas en el altiplano en 2003. Y ahora?

Los  periodistas

La Asociación de Periodistas de La Paz (APLP) fue una de las primeras organizaciones en pronunciarse contra la represión a los Tipnis y en un duro comunicadi  calificar la acción policial como “cobarde, abusiva y fascista”.

La nota subraya que niños, mujeres,  marchistas y periodistas sufrieron vejámenes en el lugar denominado San Lorenzo. “La marcha de nuestros hermanos indígenas en defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Iseboro Sécure (Tipnis), es una manifestación legal y legítima que reclama el cumplimiento de la Constitución Política del Estado, la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Convenio 169 de la OIT, dice  la declaración de los periodistas.”

El siguiente párrafo fue más contundente:

“Esa movilización, a diferencia de otras manifestaciones en el pasado que bloqueaban carreteras en defensa de la libre producción de coca excedente que se usa para fabricar droga, reclama lo que el Gobierno debería asumir como precepto de todas sus acciones: el cumplimiento de la ley.Con estos actos de represión inhumana, el Gobierno del Presidente Morales demuestra una vez más que su pregonada vocación democrática se resume al uso de la fuerza en lugar de las ideas, la imposición por encima de la Constitución, y la agresión en vez del diálogo y la concertación. La APLP expresa su plena solidaridad con los indígenas de la marcha que piden el respeto a la Norma Suprema que el Presidente Morales ha jurado cumplir y hacer cumplir.”

El documento concluye: “La APLP denuncia en Bolivia y ante todas las organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos que el régimen de turno ha ingresado en el peligroso camino del autoritarismo que avasallas las leyes del Estado y las normas mínimas de consideración por la vida y dignidad de las personas. La APLP demanda del Gobierno garantías para el trabajo de los periodistas que hacen cobertura de la marcha del TIPNIS y exige la devolución de los equipos ilegalmente secuestrados a los comunicadores agredidos durante la intervención policial.”

“Sin Libertad de Expresión No Hay Democracia”

Los chiquitanos

Dirigentes chiquitanos y chiriguanos también anunciaron repudio a la acción policial y bloqueos carreteros en sus regiones. Por primera vez escuché de un dirigente campesino pedir la renuncia del presidente Evo Morales. El problema sólo parece crecer.

El  principal pronunciamiento oficial vino del Ministro del Interior Sacha Llorenti, quien justificó la acción policial ante la retención de que fueron  objeto el sábado el canciller Choquehuanca y el Viceministro Navarro. “Hay policías heridos, producto de esta arrmetida… (La intervención policial se realizó) con el único propósito de evitar un enfrentamiento con consecuencias impredecibles, es que se ha procedido a evacuar a  los marchistas para garantizar a  los marchistas su seguridad e integridad física”. Dijo que quienes se excedieron serían procesados.

Una respuesta le vino del gobernador de Santa cruz, Rubén Costas: “Esta masacre de Yucumo no puede quedar impune… que venga una comisión internacional que verifique y  pueda ver cómo  los derechos humanos están siendo pisoteados diariamente.” Costas dijo que en la tarde partirían dos brigadas de médicos con vituallas rumbo al lugar…”

Al menos dos emisoras informaron sobre cinco muertos tras la intervención del domingo, entre ellos un niño y una persona mayor. Pero, lamentablemente, no había detalles y cualquier información debía ser tomada con beneficio de inventario, producto de la confusión.

Para no olvidarlos

Posted on Actualizado enn

Los Tipnis  han sido inmolados en defensa de su  hábitat. A menos que ocurra una reacción nacional  e internacional para protegerlos, acabarán deambulando por las calles de las ciudades más próximas, como muchos Patajós y Xavantes de Brasil o de tribus de otros países, a quienes un supuesto progreso les ha quitado el sentido de la vida.

Leo en estos momentos sin detalles (información no confirmada, dice Los Tiempos) que hay un bebé de tres meses que murió durante o después de la intervención policial y hay siete menores y 30 mayores  desaparecidos. Otros están en la jungla, niños y mayores, probablemente todos perdidos en la espesura. Una docena de vehículos cargó con unos 700 marchistas, entre ellos el diputado Pedro Nuni, del MAS, informó Los Tiempos. Nuni prefirió marchar con sus hermanos nativos antes que seguir las consignas de su partido. El título de El Deber dice todo: Indignación.

La represión, informa Erbol, se trasladó después a San Borja, donde había grupos que querían impedir el paso de los autobuses que se llevaban a los nativos presos por la policía, que decomisó cámaras fotográficas a los periodistas con el obvio propósito de impedir el registro de imágenes de la violencia que ocurría. Toda la región estaba conflagrada.

Los Tipnis se han  inmolado por una causa que no debe desaparecer.

Desconocemos  detalles completos de esta intervención ordenada por las autoridades. También desconocemos cuál será la actitud de ahora en delante de las demás organizaciones nativas.   Pero creo que estamos ante  una vitoria pírrica, cuyo costo real, en estas primeras horas desde la intervenci;in policial,  aún no ha sido cuantificado. Puede ser insoportablemente alto.