Revés

Posted on Actualizado enn

Es el título de una crónica esta semana en The Economist, la revista de economía más influyente del mundo. De  inicio recuerda que cuando el presidente Morales asumió, en enero de 2006, prometió gobernar a favor de los grupos étnicos oprimidos. “Los 500 años de resistencia indígena no  han sido vanos”, proclamó en su discurso inaugural. “De 500 años de resistencia pasamos a otros 500 años en el poder…Estamos aquí para decir que hemos llegado al poder para acabar con la injusticia, la desigualdad y la opresión bajo la que hemos vivido”.

La pretensión del Sr. Morales de que su llegada al poder representaría el fin de la “resistencia indígena” ahora parece algo presuntuosa. Desde fines de 2010, una amplia gama de grupos indígenas ha escenificado protestas contra su gobierno por no consultar suficientemente sobre proyectos de infraestructura o por la distribución inequitativa de los gastos públicos. Hace poco, más de 1.000 personas de varios grupos étnicos comenzaron una marcha de 500 kilómetros hacia La Paz, para oponerse a la construcción de una carretera. Con la tasa de aprobación presidencial en caída desde más de 60% a comienzos de 2010 a sólo 40% y más ahora, las comunidades cuyos intereses él asegura representar han estado entre las primeras en abandonarlo.

La revista dice que  la conversión de Evo Morales a la causa de los derechos indígenas es reciente. Antes de la elección de 2004, era más conocido como líder de los sindicatos de cocaleros y como socialista opuesto a las políticas de libre mercado y la privatización de de estatales. Se puso el manto de cruzado étnico, dice el artículo en la revista, cuando candidateaba para la presidencia, lo que le ayudó a atraer apoyo extranjero para su candidatura y conseguir dinero.

En funciones, Morales ha sido ampliamente leal a los indígenas. Ha logrado una nueva constitución para garantizarles derechos así como garantías de consulta en proyectos gubernamentales que los afecten. Pero implementar esos privilegios –dice el artículo- para las 36 comunidades reconocidas se ha vuelto extremadamente difícil. Las protestas han brotado por todo el país. En el departamento de Potosí, estallaron con la construcción de un aeropuerto y con un departamento vecino que afectará la distribución de regalías mineras. La nota en la revista refiere las protestas en El Alto, por la demora en el censo de población y vivienda que probablemente disminuya la tajada financiera de los pueblos rurales, centro principal del apoyo de Morales, a favor de las zonas urbanas, entre ellas Santas Cruz, el motor económico del país, en manos de la oposición. El carácter de las protestas no ha permitido que el gobierno recurra a su acostumbrada táctica de atribuirles motivaciones racistas.

La marcha a La Paz, recuerda el artículo, protesta por la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, en Beni. La carretera está en discusión desde hace dos décadas, y el gobierno ha decidido llevarla a cabo. Sus proponentes, dice el artículo, tienen fuertes argumentos en un país con una infraestructura pobre que podría, con la obra, establecer un corredor con Brasil y los puertos de Chile. Pero la obra cortaría el parque nacional Tipnis, cuyos residentes temen que sirva para que los sembradores de coca arrasen la floresta,  expandan sus cultivos y diezmen la fauna silvestre. Los nativos demandan ser consultados, se acuerdo a la nueva constitución. El gobierno mantiene su propósito y asegura que mantendrá a raya a los cocaleros, aunque no tiene capacidad para proteger la remota región efectivamente. Ha acusado a los nativos de estar apoyados por Estados Unidos y uno de sus ministros principales ha dicho que la oposición a la obra es para frenar al gobierno en detener el tráfico de tierras y de madera. Las acusaciones han enardecido a los nativos. Al final, es probable que el Sr. Morales se siente a conversar con los marchistas y les ofrezca suficientes concesiones por su consentimiento, Pero el daño político, dice la revista, será mucho más difícil de revertir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s