Un grave cuello de botella

Posted on Actualizado enn

Un grave cuello de botella para la economía boliviana ha sido destacado ayer viernes por un ex gerente de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE): en cualquier minuto, nos puede faltar electricidad. No vi el hecho destacado, que afecta a todos, incluso a este computador desde el cual escribo, con despliegue suficiente en los medios, si bien lo trajo originalmente Erbol. Pero el que falte electricidad a un país es el equivalente a un infarto. Todo se paraliza. Y los riesgos pueden ser fatales si el servicio no es restablecido con suficiente agilidad y amplitud. ¿Recuerdan al presidente Chávez sugiriendo a sus compatriotas que no se duchen más allá de tres minutos? Pues algo semejante, y quizá peor, puede ocurrir entre nosotros.

De acuerdo a la crónica de Erbol, el economista Enrique Gómez, ex gerente general de la empresa Nacional de Electricidad, Bolivia carece de reservas para cubrir un crecimiento mínimo de la demanda. Todo el país puede quedar en vilo.

La razón para esta crítica situación es la falta de inversiones y las tarifas consideradas bajas por la empresa, que ha invertido 90 millones de dólares en la Central Termoeléctrica de entre Ríos y su rentabilidad es menor al 6% que debe pagar anualmente de intereses por los créditos contraídos. ¿Pre anuncio de aumento de tarifas? Sólo pregunto.

Las consecuencias de este apretón ya parecen comenzar a sentirse: el presidente de la Cámara Nacional de Industrias, Marco Antonio Ayaffar, recomendó a los asociados a la entidad reorganizar sus horarios de operación, para evitar que la actividad de sus industrias caigan entro de los horarios de críticos que podrían degenerar en cortes repentinos de energía. No indica desde cuándo ni hasta cuándo.

Hasta 2006, Bolivia tenía un “colchón” de 25% de exceso respecto a la demanda, dice a ex autoridad entrevistada por Erbol. Ese “colchón está ahora reducido al 1%. Bolivia tiene quince generadores de termo e hidroelectricidad. No he leído ninguna información sobre qué dicen las actuales autoridades del gobierno.

La capacidad de producción de energía de todo el país para consumo doméstico y público es de 1.250 megavatios. es una de  las más bajas del continente (la presa de Itaipú, entre Brasil y Paraguay, produce más de 25 veces ese volumen.) El gobierno tiene prevista la construcción de media docena de centrales hidroeléctricas entre 2014 y 218, pero  la crónica no informa sobre los volúmenes que producirán.

Esta situación, de commprobarse su veracidad, pone al desnudo nuestra ultra frágil situación energética, que se sumaría a la que ofrece YPFB, también agobiada por la falta de inversiones.

Para quienes quieran leerla,  la información de Erbol se encuentra aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .