Ahora es dentro del MAS y con Evo

Posted on Actualizado enn

Un grupo prominente de figuras del  “masismo”, el movimiento que encabeza el presidente Evo Morales, ha roto lanzas con el partido de gobierno y en una dura crítica a su gestión quinquenal dice que “nada ha cambiado” realmente en la Bolivia que Morales prometía cambiar. Entre otras aseveraciones, el documento, publicado in extenso por Erbol, dice que el gobierno del presidente Morales financia al capital internacional depositando dinero de las reservas internacionales a bajos intereses, inferiores a los créditos que recibe de Venezuela y otras fuentes.

Afirma el documento: “Se ha destinado una parte importante de las reservas a la compra de bonos de bancos y gobiernos extranjeros, como el de EEUU y Portugal. Solo el primer semestre del año 2010, Bolivia invirtió 734 millones de dólares en bonos del Tesoro de los Estados Unidos, a un interés promedio del 2%. Con lo que resulta que el Gobierno, pretendidamente antiimperialista de Bolivia, financia con el sacrificado ahorro interno del país, al mismísimo tesoro del imperio.”

Entre los firmantes figuran Raúl Prada, ex constituyente; Alejandro Almaraz, ex Viceministro de Tierras; y el ex embajador en Estados Unidos, Gustavo Guzmán. Los tres pertenecen a la línea ideológica fundacional del MAS. La ruptura representa el primer cisma en el MAS y refleja el descontento en las filas oficialistas por la gestión que realizaron durante el quinquenio pasado. El grupo se identifica “con lo que sienten y piensan muchos bolivianos y bolivianas”. Tras un recuento de las tareas que cumplieron desde el año 2000, se preguntan “”hoy, en el año 2011, al quinto año de gobierno del presidente Evo Morales…nos preguntamos: ¿Cómo estamos? ¿Qué ha pasado? ¿Cuál es la situación y el futuro del proceso de cambio que hemos abierto….y en el que hemos depositado nuestras esperanzas de un mejor futuro colectivo?” Parecería, dice, que los que mejoraron han sido “los que siempre estuvieron bien: los banqueros, las transnacionales petroleras y mineras, los contrabandistas y los narcotraficantes. El gasolinazo del 26 de diciembre ha evidenciado que la gestión económica de este Gobierno se dirige a reproducir y restaurar las viejas estructuras que mantuvieron históricamente al país en la pobreza y la opresión, y no a la construcción de otras nuevas, justas y liberadoras, como es el mandato del pueblo boliviano”.

El manifiesto marca el fin de la unidad de pensamiento y acción en el gobierno y el surgimiento de una corriente más radical y más crítica de la que oiremos hablar con frecuencia en los días que vendrán.

En otra afirmación, dice: El “anticapitalista” y “antiimperialista” Gobierno de Evo Morales es mucho más generoso y solidario con la banca transnacional, núcleo duro y agresivo del capital mundial, de lo que el Presidente Hugo Chávez lo es con Bolivia. Por otra parte, al considerar la importancia y disponibilidad de las reservas internacionales, se debe tener en cuenta que cerca de 4 mil millones de dólares de las mismas deben destinarse a respaldar las importaciones bolivianas del extranjero, y, asimismo, que su cuantía debe cotejarse con la de la deuda externa que, al presente, se halla alrededor de los 3.000 millones de dólares.

El documento subraya que el gobierno viola continuamente el texto constitucional y ha puesto fin a la  construcción del estado plurinacional.  Sostiene que las violaciones comenzaron con la transgresión al  principio democrático de la independencia de poderes que se produjo cuando el Órgano Ejecutivo, con la complacencia “servil” de la Asamblea Legislativa, nombró vertical y arbitrariamente a las principales autoridades del Órgano Judicial.

Los pobres -dice- siguen igualmente pobres-, pero la banca y otros sectores privilegiados se enriquecen.

Es la primera vez que desde dentro de gobierno éste es objeto de una crítica tan dura. Ocurre en momentos en que Morales atraviesa una crisis internacioal, con la tensión creada con Chile a raíz del ingreso ilegal de un grupo militar al vecino país y la consiguiente detención de 14 soldados, ahora arrestados por las autoridades chilenas. No hubo, de inmediato, ninguna reacción del partido de gobierno.

Quienes desean leer el extenso documento por completo, pueden oprimir el cursor aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s