El fiasco Garzón

Posted on

El gobierno del presidente Morales acaba de tener su primer gran tropiezo en la política marítima anunciada el 23  de marzo: denunciar ante organismos internacionales la situación mediterránea de Bolivia y la infertilidad de los diálogos con Chile. El presidente debe  haber recibido como un portazo la declaración del afamado juez español Baltazar Garzón, quien arraigó durante meses a Augusto Pinochet en la residencia que lo alojaba en Londres, y se volvió una celebridad.

Horas antes del anuncio, el vicepresidente Álvaro García Linera decía que los dirigentes chilenos estaban nerviosos con el que consideraba muy probable asesoramiento de Garzón. Consideró las reacciones sarcásticas en Chile a la aún incierta asesoría de Garzón como “señal de que  las cosas (en Bolivia) se las está haciendo bien. Si no, no habría ese tipo de agresividad”.

El “no, gracias” de Baltazar Garzón debe haberlo dejado frío. Lo que pone de manifiesto, lamentablemente, la liviandad con la que se manejan asuntos tan delicados como la política internacional, y el lamentable desconocimiento de las normas fundamentales del protocolo. ¿Cómo anunciar que se va a invitar a alguien sin haberlo consultado ni contar con la aprobación cierta del invitado? Es legítimo preguntarse si es así que se manejan los demás asuntos del Estado Plurinacional. ¿Quo vadis? El fiasco ha sido un baño de realidades que, ojalá, sea asimilado debidamente.

Algunos funcionarios o “asesores” deben haber aconsejado al presidente Morales a hablar con Garzón, quien es también asesor de la Corte Penal Internacional, uno de los tribunales a los que acudiría Bolivia. Esos funcionarios merecen cuando menos una reprimenda, pues han puesto en ridículo al Jefe de Estado y en última instancia son las que han llevado a las afirmaciones desorientadas del Vicepresidente.

Las especulaciones en torno a Garzón habían cobrado cuerpo el 10 de mayo cuando el presidente anunció que procuraba a Garzón como asesor en la cuestión marítima. “Hemos conversado en una oportunidad en España; realmente es un hombre con mucha experiencia y conocimiento sobre la justicia internacional. Admiro esta clase de expertos. Esperamos que sea uno de nuestros asesores internacionales para esta demanda”, había declarado.

Un parlamentario chileno preguntó con sarcasmo por qué no se buscaba también el asesoramiento del sucesor de Bin Laden.

En seguida vinieron las declaraciones del vicepresidente y luego la del propio Baltazar Garzón, quien revelaba que el presidente Morales le había hecho la consulta y que le había explicado que no estaba en condiciones de aceptarla por su condición de juez. “Soy juez, soy incompatible con esa posibilidad. Aparte de que mi trabajo va a ser en el marco de la OEA y por tanto incompatible con cualquier gestión similar. Yo lo que deseo es que los dos países hermanos se entiendan y resuelvan este conflicto. Pero yo no voy a participar en ningún caso”. La noticia la traía la página web de El Mercurio, de Santiago, el  12 de mayo y la declaración de Garzón era del mismo día.

Fin de juego.  Al menos para este capítulo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s