Restos de bin Laden lanzados al mar

Posted on

El enorme espacio en que se encontraba el bunker que escondía a Osama bin Laden desde 2005 carecía de dos elementos esenciales, lo que aumentó las sospechas de los investigadores estadounidenses que tenían la misión de ubicar al terrorista más procurado del mundo: ni teléfono ni internet. Además, los habitantes del bunker, algunas de cuyas paredes se elevaban de seis a ocho metros, destruían en sus propias plantas la basura que generaban. Las otras mansiones no lo hacían. De modo que nada salía del bunker capaz de dar lugar a pistas sobre quién estaba allí. En todo, la operación habría durado sólo unos 40 minutos la noche del domingo.

Como era de suponer, la noticia de la muerte de bin Laden, el millonario ingeniero saudí que ordenó los ataques del 11 de septiembre de 2001 sobre Nueva York y Washington, ha colmado todos los medios del mundo. Los sitios de las principales organizaciones noticiosas de Estados Unidos y Europa se ocuparon principalmente de ofrecer detalles sobre la operación. Por lo que he leído y escuchado de la TV estadounidense, la pista que puso fin a la mayor cacería de un solo hombre emprendida este siglo, partió de algunas migas de  información que salieron de los prisioneros de Guantánamo. A partir de esas trazas  informativas –nombre y sobrenombres de algún correo- se fue armando la ubicación del lugar, un área residencial a sólo 60 kilómetros de Islamabad, la capital de Pakistán.

El que hubiera estado tan cerca del centro del poder paquistaní era algo que intrigaba a las autoridades y analistas en todo el mundo. La mayoría de las conclusiones decían que de alguna forma los sistemas de espionaje paquistaní se sentían más cerca de bin Laden que de los Estados Unidos, que ya lo buscaban desde la última década del siglo pasado.

En la operación murieron cuatro personas: dos mujeres y uno de los “correos” y un pariente de éste. Una de las mujeres –esta noche no se podía precisar si se trataba de alguna de las decenas de mujeres que se atribuía a bin Laden- le sirvió de escudo y también murió.

En cuanto hubo una identificación plena del cadáver, se optó por una decisión: echar los restos al mar. Su propio país, Arabia Saudita, se habría negado a acogerlos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.