Todo vale

Posted on Actualizado enn

Leo en El Deber de este domingo que el presidente Evo Morales ha tenido algunas iniciativas muy peculiares en el fin de semana. La primera consiste en modificar los nombres de calles, pueblos, provincias, aeropuertos, de todo lo que tenga origen hispánico, y colocarles, en cambio, denominaciones autóctonas. Al menos la mitad de los nombres de las calles paceñas desaparecería: Comercio, Jaen, Mariscal Santa Cruz, Carrasco, Loayza, Grau, Pérez Velasco, Rosendo Gutiérrez, Agustín Aspiazu, Simón Bolívar, Sucre, Cañada Strongest, México, Colombia, 20 de Octubre, Juan José Pérez, Ballivián, Pedro Salazar, etc. Y también los nombres de las personas habría que cambiar, regla de la que el propio presidente, ni el vicepresidente ni los ministros escaparían.

La frase que tuvo en Tacobamba: “Tenemos tantos líderes indígenas, tantos compañeros que dieron su vida por esta tierra. Habría que reflexionar porque, en el fondo, esos (los españoles) son nuestros invasores, intentaron dominarnos, exterminarnos. Cómo es posible que sigamos llevando sus nombres”. La cita fue tomada de ABI, la agencia oficial de noticias. Habría que preguntarle al Sr. Presidente sí él puede nombrar de memoria unos cuarenta.  Francamente, creo que nadie podría hacerlo, sean nombres  indígenas o de “invasores”, a menos que se acuda a una guía telefónica.

La otra iniciativa es para acudir a las reservas internacionales de 10.600 millardos para utilizar dos millardos para “potenciar la producción”. Y para eso se llamaría a un referéndum.  Da la impresión de que se trata de una propuesta apresurada. No hay detalles sobre cómo invertir; no hay planes específicos.  ¿Por qué no caminos asfaltados? Los caminos generan empleo rápidamente. Y ¿qué tal ferrocarriles?  ¿Y si completamos la unificación de la red ferroviaria oriental con la occidental?

El gobierno debe cuidarse de que se le diga que actúa ligeramente en busca de recuperar puntos de popularidad. En un referéndum muy pocos dudarían en votar por un sí, que el gobierno se lo adjudicaría. Pero, ¿en base a qué planes? ¿Qué sectores? Qué industrias? Petróleo, no esperemos resultados en algunos años y a un costo pírrico, pues no tenemos hidrocarburos suficientes. ¿Cemento?  ¿No iríamos  hacia un fiasco monumental? Son temores naturales cuyas respuestas deben venir de las autoridades.

Sin pensarlo dos veces, el presidente de la Cámara de Diputados Héctor Arce y el vocal del TSE, Ramiro Paredes, ya dieron el sí a la iniciativa.

La voz disonante ha sido la del diputado tarijeño Adrián Oliva, quien dijo que la iniciativa es riesgosa. “La pregunta es a dónde va la economía del país”, dijo. Es decir, ¿hacia una estatización completa de la economía? No lo creo, pero sí a nuevas frustraciones. ¿Se acuerdan de la fábrica de papel? ¿Dónde está?  ¿Hay estudiantes que tienen sus cuadernos con ese papel? Y los mil millones de dólares que fueron prestados a YPFB, ¿se sabe cómo fueron gastados? ¿O es que no hubo tal inversión? Creo que, en el consciente o quizá subconsciente de los planificadores, se piensa en crear empresas para dar empleos gerenciales a fulano y perengano y, luego, el que venga que arregle las cargas.

Por su lado, el diputado tarijeño por la bancada de PPB-Convergencia Nacional, Adrián Oliva, dijo que la Asamblea Legislativa Plurinacional dispuso, a través de leyes, el uso de recursos del Banco Central de Bolivia para proyectos de hidrocarburos, minería o de la agroindustria, y calificó de riesgosa la forma en que se quiere gastar el dinero de las reservas.

“La pregunta no es cuánta plata de las reservas invertimos o no invertimos. La pregunta es hacia dónde va la economía del país. El Presidente está concluyendo una negociación muy difícil con sectores sociales y organizaciones sindicales porque el Estado no ha podido atender una demanda que es fundamental para estos sectores. Lo que nos muestra este hecho es que hay problemas de carácter económico y fiscal en el Gobierno”, afirmó.

La última del fin de semana es que los piratas ingleses del Caribe vinieron hasta  el altiplano en busca de exterminar a los indígenas. Los españoles deben estar agradecidos porque algo de la carga de culpa que estaba sobre ellos les ha sido suprimida. La próxima super-producción de Hollywood  podría llamarse Morgan en los Ayllus.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s