16 de abril

Posted on Actualizado enn

Las fuerzas de a UTARC ingresaron sigilosamente a las 03:00 de la madrugada y una vez posicionadas dentro de Hotel Las Américas, empezaron a subir las escaleras. A medida que se acercaban a las habitaciones del cuarto piso que previamente habían seleccionado, comenzaron los disparos. Las habitaciones de cinco hombres que se habían alojado unas horas antes en el hotel empezaron a recibir impactos de bala. Las fotografías que se publicaron esos días muestran a casi todo el grupo en paños menores. Mientras algunas balas empezaban  a atravesar las paredes delgadas de las habitaciones, una explosión derribó una puerta. De inmediato habrían sobrevenido las descargas mortales que acabarían con las vidas de Eduardo Rózsa Flores, Michael Dwyer y Arpad Magyarosi.

En el cadáver de Rózsa había siete impactos. Sobre Magyarosi hay todavía dudas sobre cómo y el momento en que murió. El abogado de la familia dijo desde Hungría que el cadaver tenía moretones en las muñecas. El corazón de Dwayer fue destrozado de un solo balazo, de acuerdo a la autopsia que realizaron forenses irlandeses en su tierra natal.  Después empezarían a surgir, gota a gota, los nombres de algunos de los protagonistas del ataque, que el gobierno   presentaba como un acto de legítima defensa de sus hombres que, supuestamente, habían sido atacados, incluso con bombas, al decir de las autoridades. Al quinteto se lo acusaba de ser la columna vertebral de un plan terrorista-separatista-magnicida.

Diariamente desfilaron sobre los ojos del país situaciones y escenas que confundían a la ciudadanía. Nombres jamás escuchados en esta ciudad, como el de la dragoneante Karen, Ignacio Villa Vargas, el cap. Andrade, a cargo del comando de asalto al hotel; Luis Clavijo, Carlos “El Chacal” y muchos otros.

Con el andar de los meses, la versión del gobierno fue ensombrecida por nuevos elementos que salían al paso y que presentaban diferentes ángulos de la historia. Fueron muchos los que pensaron que lo ocurrido fue una garrocha para saltar sobre Santa Cruz y sus principales dirigentes y personalidades connotadas de la región. Ex dirigentes cívicos, generales en retiro como Gary Prado Salmón y Lucio Añez  ingresaron a la ensalada de nombres que supuestamente apoyaron un esquema que separaría a Santa Cruz de Bolivia.

Curiosamente, en estos días Santa Cruz es uno de los pocos lugares donde puede moverse con relativa libertad el Presidente Morales, ahora acosado por ex aliados a la cabeza de un movimiento que le reclama mejores salarios. Para sorpresa de quienes contradicen la versión oficial de lo ocurrido aquella madrugada, los policías que participaron en la operación en el Hotel Las Américas, fueron condecorados por el Ministro del Interior Sacha Llorenti en este 16 de abril.

La historia ha caminado sobre un sendero sinuoso, con marchas y contra-marchas. Ese trayecto continua  todavía hoy. Dos años después del episodio, prevalecen las dudas sobre si, con la audiencia que se lleva a cabo en Cochabamba, todo el episodio ha ingresado a su último capítulo.

La argumentación elaborada por el fiscal Marcelo Soza ha sido puesta en entredicho reiteradamente desde Santa Cruz y ahora por el juez Sarmiento, que le ha devuelto la documentación acusatoria y le ha otorgado un plazo de cinco días para que vuelva a presentarla.

Muchas cosas han ocurrido en estos dos años y el desenlace final de la historia que estalló en el Hotel las Américas es aún un misterio cuyos entretelones aguardan un esclarecimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s