Día: marzo 4, 2011

Actitudes encomiables

Posted on Actualizado enn

Me parece correcta y encomiable la actitud la que adoptaron las autoridades de La Paz al suspender los festejos de carnaval, en señal de solidaridad colectiva con quienes resultaron víctimas de los derrumbes de hace una semana. Unas 1.500 viviendas se derrumbaron  y miles han quedado a la intemperie. El gobierno les ha prometido ayuda en la reconstrucción de lo que han perdido y que para muchos era la obra de sus vidas. Esperemos algunas semanas para ver cómo esa ayuda, aparte de las de emergencia, empieza a concretarse.

Igualmente encomiable es la decisión del Comité Cívico pro Santa Cruz de reunir ayuda para asistir a los damnificados de las riadas en el Beni, especialmente en Reyes y Rurrenabaque. Las dos poblaciones se encuentran distantes de los centros políticos que deciden la ayuda que se otorga a los damnificados por desastres naturales y no les es fácil lograr la atención debida de las autoridades. La solidaridad cruceña con los hermanos benianos se ha manifestado, inicialmente, en medicinas, vituallas y alimentos.

¿… Eres viejo…o eres mayor?

Posted on

Un bonito remillete de definiciones para quienes quieran meditar durante estos días feriados. Viene del padre Gregorio Iriarte, de la congregación Oblatos de María Inmaculada.

Para los que son y para los que se creen viejos

Eres  mayor si llevas con buen humor tus  muchos años,

pero eres viejo si con los años murieron  tus  ilusiones.

Eres mayor si sigues  soñando despierto,

pero eres  viejo si solo piensas en conciliar el sueño.

Eres  mayor si  aún tienes deseos de aprender,

pero eres viejo si ya no te interesa ni  aprender ni  enseñar.

Eres mayor si  haces ejercicios y te mueves  y paseas,

pero eres  viejo si  te  gusta quedarte  apoltronado en tu habitación.

Eres  mayor si vives con ilusión  la novedad de  cada día,

pero eres viejo si  todos los días  te parecen  igual de monótonos.

Eres mayor si  sueñas con nuevos proyectos,

pero  eres viejo si piensas que  tu agenda está cerrada para siempre.

Eres mayor si  hablas y piensas en el  porvenir,

pero eres  viejo si  solo comentas con nostalgia tu pasado.

Eres mayor si percibes que también hay cosas buenas en la actualidad,

pero eres viejo si criticas permanentemente  todo lo moderno.

Eres mayor si comunicas que no todo era  mejor en el pasado,

pero  eres viejo ves lo antiguo como lo mejor.

Eres mayor si  tratas de renovarte cada día,

pero eres viejo si vives deprimido y amargado.

Eres mayor si te interesan las noticias y  la lectura,

pero eres viejo si matas el tiempo dormitando  ante el televisor.

Eres mayor si te alegras con la presencia y los  juegos  de tus  nietos,

pero eres viejo si  reaccionas  molesto ante sus  travesuras.

Eres mayor si sabes agradecer las  atenciones que te prestan tus familiares,

pero eres viejo si reniegas y todo te parece mal.

Eres mayor si te  relacionas  y aprecias  a los más jóvenes,

pero eres viejo si no haces más que criticar  a la juventud actual.

Eres mayor si contemplas el sol y las estrellas  iluminando tus esperanzas,

pero eres viejo si te  pasas la vida no viendo más que  sombras.

Eres mayor si te sientes  feliz de tu larga existencia,

pero eres viejo si no haces más que lamentarte del peso de los  años.

Eres  mayor si te alegras de que los jóvenes sigan tus pasos,

pero eres viejo si crees que  es mejor que te olviden.

Eres mayor si ves tu  pasado como un estímulo para la juventud,

pero eres viejo si crees  que tu memoria  no servirá para nadie y para nada

Eres  mayor si con tu presencia  alegras el ambiente de tu casa,

pero eres  viejo si  solo expresas críticas y lamentos.

Eres mayor si aceptas con sencillez y agradecimiento el que ayuden,

pero eres  viejo si no sabes aceptar con humor tus propias limitaciones.

Eres mayor si consideras a la muerte como coronación de tu vida,

pero eres viejo si te amargas pensando en el fin de tu existencia.

Eres mayor si expresas tu gratitud a Dios porque te  ha colmado de años,

pero  eres  viejo si  no  sabes agradecer el gran regalo de la vida.