El queso y el ratón

Posted on Actualizado enn

Actualizado el miércoles 2 de marzo

La captura en Miami de un ex jerarca de la policía antidroga y uno de sus colaboradores (con acusaciones en la justicia) no puede pasar sin que se formulen algunas reflexiones. Con la detención del general del cuerpo policial René Sanabria ha cundido  el temor de que en Bolivia ya estén instaladas mafias que aprovechan la materia prima disponible en el país, la limitada eficiencia de los organismos encargados de combatir el narcotráfico sumada –ahora lo vemos con esta detención- a la complicidad de un alto jerarca policial.

El ingenio popular ya le ha puesto un sobrenombre al caso. Así como el año pasado rápidamente ganó las calles el vocablo de “narcoamauta”, para designar al amauta Sebastián Mejillones que había entregado al presidente Morales el basón de mando en la ceremonia de su posesión en Tiwanacu en 2006 y en cuya casa fueron econtrados 250 kilos de cocaína,  ahora ha ganado vigencia el de “narcogeneral”. Antes habían ganado su propio espacio los vocablos de “narcoalcaldes” para referirse a los burgomaestres sorprendidos traficando con drogas, y el de  “narcohermanas” para aludir a las hermanas de Cochabamba a quienes se les sorprendió en un vehículo con 147 kilos de cocaína en 2009.

Nadie debe estigmatizar a la policía como institución, pero no se puede apartar el inquietante pensammiento de que este organismo ha sido penetrado por el delito. El general Sanabria está retirado del cuerpo policial pero su arresto echa sombras sobre la institución que dirigió entre 2007 y 2008 y se proyectan más allá cuando se sabe que después de su retiro había sido designado para dirigir un centro de operaciones recolectar informaciones sobre el narcotráfico y que proyectaba interceptar llamadas telefónicas. La información la dio a Erbol  este martes el viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Felipe Cáceres.

El gobierno no puede ignorar las consecuencias de este episodio  y los peligros que desnudda  para la sociedad boliviana ni la relación que el fenómeno puede tener con el aumento de los cultivos de coca. Será difícil demostrar que ambos no marchan de la mano. Para la ciudadanía es terrible evidenciar que quienes están encargados de protegerla, son los que aparecen envueltos en crímenes. Y con esto viene una terrible sensación de impotencia y orfandad que cala hondo en la gran mayoría ciudadana honesta.

Como resultado del arresto del ex jefe de la policía anti-drogas, fueron detenidos en Bolivia  tres oficiales en La Paz y Santa Cruz que trabajaban como parte de una supuesta “red” boliviana. El acontecimiento acrecienta la sospecha de que en Bolivia ya hay carteles de la droga que operan sin que exista una fuerza suficientemente capaz de neutralizarla. El gobierno se ha privado de aliados y ahora se advierte que no puede actuar solo.

Erbol dice que  el general Sanabria era “miembro de un equipo técnico del Minisiterio de Gobierno”y “presunto cabecilla de  una banda inernacional de narcotraficantes” que se movía entre Bolivia, Panamá y Estados Unidos desde noviembre del año pasado. Atribuye la información a una fuente oficial.

Erbol agrega: “En las últimas horas, en La Paz y Santa Cruz fueron capturados el coronel Milton Sánchez Pantoja, uno de los jefes del Regimiento Cuatro Policial de la sede de gobierno y ex jefe regional de Fuerza Especal de Lucha contra el Narcotráfico(FELCN) de Cochabamba, integrante de la banda.” También dice que fueron detenidos y preentados a la prensa en La Paz los policías mayor Raúl Edwin Oña Moncada y el capitán Franz Siles Ríos, hasta la víspera caboradores del general Sanabria.

Lo ocurrido ha hecho crecer la sensación de que se ha entregado la custodia del queso al ratón. El tema,  que ha sido un plato informativo  fuerte en todos los diarios, emisoras y cadenas de TV este domingo y el lunes.

Entre el lunes y el martes he escuchado algo que ustedes dirán si tiene sentido: los servicios de inteligencia de los Estados Unidos extraerán del Gral. Sanabria  informaciones que difícilmente serían conocidas en Bolivia. Si el peso del ex jefe policial es grande, su conocimiento sobre esa actividad será equivalente y habría muchos a la expectativa de lo que pueda decir. Su captura puede haberse convertido en una pesadilla y en un pase de factura, pues ahora llega la  hora de la DEA, la Drug  Enforcement Agency expulsada de Bolivia por el presidente hace dos años. Podemos estar ante el peligro de  revelaciones por doquier parecido al de “El Viejo”? Escuché algo que merece consideración: la justicia estadounidense no actuará bajo simples indicaciones que le fueren facilitadas. Las investigará, antes de disparar las armas legales. Pero es evidente que debe haber personas y funcionarios preocupados por lo que el Gral. Sanabria pueda decir a los investigadores, ante quienes optó por guardar silencio,acogiéndose a un derecho constitucional. Pero los fiscales reaccionaron con dureza y le advirtieron que puede pesar sobre él la posibilidad de cadena perpetua por negarse a cooperar con la justicia.

Curiosamente, escucho esta noche en la TV que el gobierno ha pedido la repatriación del general Sanabria. Por qué no se quiere dejarlo en Estados Unidos? Es que aquí tendría un trato diferente del que tendría allí? De todas formas, es improbable que Estados Unidos acepte devolverlo a Bolivia, pues puede ser un archivo con mucha información.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s