En el torbellino

Posted on Actualizado enn

Los acontecimientos de los últimos días se han juntado para formar un torbellino que pone en jaque al gobierno. Pocas veces bajo el presidente Morales han convergido tantos elementos de protesta e incertidumbre. La raíz principal está en el descontento popular con la avalancha de aumentos de precios de artículos de la canasta familiar que amenaza con un desborde inflacionario. Este torbellino peligroso viene acompañado del temor de que el gobierno habría agotado las posibilidades de su modelo para mejorar la condición de vida de los bolivianos. Por eso la caída vertical e la aceptación del presidente, hasta el 36% de los encuestados en el más reciente sondeo de IPSOS.  Es la aceptación más baja del presidente en sus cinco años de gobierno.

El mismo día en que la policía lanzaba gases sobre comerciantes minoristas que protestaban en las calles de Oruro, un grupo de líderes de las Bartolina Sisa, las mujeres campesinas de La Paz que han sido parte esencial del apoyo al gobierno, salió al escenario en un programa noticioso de PAT, con un reclamo unánime: “Que desaparezca EMAPA”. Es el nombre de la empresa estatal (una de veintidós) que se suponía que iría a distribuir productos alimenticios en suficiente abundancia como para evitar la escasez y subidas de precios.

Por lo menos en el azúcar y otro productos (maíz y arroz), la empresa  ha sido incapaz de frenar precios y de abastecer las necesidades de los consumidores.  El producto escasea y algunos comerciantes ahora lo compran directamente desde Perú, desoyendo el consejo a favor de  edulcorantes naturales (stevia) y miel de abejas. (¿No encuentran alguna semejanza con el general García Meza, quien hace 30 años aconsejó el consumo de charque y yuca?)

El consumidorestá alerta para no dejarse llevar por consejos de esa naturaleza. Cien gramos de azúcar proporcionan 400 calorías, versus 300 de la misma cantidad de miel, que cuesta bastante más. Las calorías son la energía que el organismo requiere para funcionar. Quienes buscan afanosamente el producto ven una contradicción entre la escasez del mundo real y el “spot” televisivo que proclama que las reservas monetarias internacionales han alcanzado su más elevado nivel histórico.  Como la propaganda no llena estómagos, ese tipo de campañas ya no surte  el efecto que pudieron haber esperado los anunciantes . “Los consumidores razonamos, ”  dijo la dirigente Irene Condori en PAT la noche del lunes, al tras afirmar que la empresa gubernamental es inútil y que las “bartolinas” están exhaustas con el racionamiento de las ventas. “No podemos permitir que nos midan el estómago, como en Cuba”.

Los anuncios de marchas y de protestas están en la orden del día. El jueves, los gremialistas de Santa Cruz también se proponen salir a las calles y bloquear algunas arterias centrales. Las autoridades procuran, sin mayor resultado, frenar la onda alcista. En una expresión de impotencia y desaliento, el alcalde Percy Fernández dijo que “bastó que el gobierno tocara la gasolina para que se arruinara todo…”

Esta ensalada sería incompleta sin un ingrediente que la vuelve más ácida: los juicios que encara el gobierno a raíz de del supuesto plan terrorista que se atribuye a Eduardo Rózsa, el combatiente de los Balcanes muerto en la operación policial del 16 de abril de 2009, en el Hotel Las Américas de Santa Cruz.

La novia húngara del combatiente dijo en una entrevista que le hizo El Deber: “…después de la operación policial él estaba vivo, pues un video muestra que no había cadáveres. Piénselo bien: Si hay una explosión (la que ocurrió cuando los policías tomaban el lugar) en el cuarto del hotel, no hay ninguna posibilidad de coger un arma y tratar de defenderse”. El gobierno asegura que la policía había sido atacada por el grupo policial, cuyos integrantes contra-atacaron y se produjo un enrfentamiento del que resultaron muertos Rózsa y dos integrantes de su supuesto grupo.

Los dos sobrevivientes del episodio esa madrugada no debían estar más de dieciocho meses bajo prisión preventiva, de acuerdo a la ley vigente cuando ocurrió todo el episodio. Pasado ese tiempo, podían tener condiciones menos restrictivas. Pero la solicitud para beneficiarse con ese término legal, dijo el abogado de los detenidos en el programa “No Mentirás”, fue denegada porque se les  aplicó una ley vigente desde mayo del año pasado, cuando habían transcurrido trece meses desde la incursión policial en el Hotel Las Américas. La ley se denomina “007”,  como el personaje del novelista inglés Ian Fleming popularizado por el actor Sean Connery.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s