Día: enero 16, 2011

Una tras otra

Posted on Actualizado enn

El CONARE (Comité Nacional para los Refugiados) de Brasil decidió este fin de semana conceder el refugio solicitado por el juez de acciones penales Luis Hernando Tapia Pachi, que a mediados del año pasado fugó al vecino país tras alegar persecución de las augtoridades políticas del país que no conseguían doblegar su voluntad de ejercitar  una justicia imparcial. decía, de acuerdo a las normas y a su propia conciencia.

Tapia Pachi rehusó conceder jusrisdicción a los fiscales paceños que investigan el supuesto caso terrorismo en Santa Cruz y que pretendían que autorizase traslado de tres acusados a La Paz. El diario Correio do Estado, de Mato Grosso do Sul, trae este domingo la información, que representa un nuevo revés para los fiscales oficialistas bolivianos, a sólo dos días de la decisión del CONARE paraguayo sobre el pedido de asilo del gobernador electo de Tarija, Mario Cossío. El CONARE de Mato Grosso depende del Ministerio de Justicia de su país.

Tapia Pachi fue uno de los pocos jueces -el único, que recuerde- que manifestó públicamente que los cruceños involucrados en el caso Hotel Las Américas fuesen juzgados en Santa Cruz, argumentando que el origen del caso es Santa Cruz y no La Paz. Arguyó que las normas legales y la tradición jurídica establecen la territorialidad para juzgar una causa. Las autoridades judiciales de La Paz, no pensaban así. Lo acusaron de prevaricato y pretendían que fuese a La Paz.

La versión dice que CONARE, tras instaurar el proceso y analizar las pruebas necesarias, autorizó el pedido del juez, “reconociéndole la condición de refugiado”. Su decisión fue informada al alto Comisariado de las Naciones Unidas para refugiados, ACNUR.

Bajo evaluación del presidente de la Orden de Abogados de Brasil, filial Mato Groso del  Sur, Leonardo Avelino duarte, la decisión de reconocer al juez boliviano la calidad de refugiado reviste  “un gran simbolismo democrático”. “El juez Tapia hizo graves denuncias contra altas autoridades bolivianas, Este es un caso que requiere de atención del gobierno brasileño y de las instituciones internacionales, porque involucra cuestiones vinculadas a los derechos humanos”. dijo Duarte.

Los fiscales y jueces bolivianora tendrán que calcular mejor sus actos y reconocer que Bolivia no es  una isla y que en otros países sus pares podrán tener criterios diferentes a los utilizados contra alguna autoridad boliviana.

El diario dice que el magistradp ahora deberá comparecer ante la Policía Federal de Mato Grosso do Sul para registrarse y obtener ubn documento de indentidad, con lo que pasar’;a a gozar de la protección del presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales e Institucionales de la OAB regional. El juez tapia, dijo el presidente de esa comisión, Tercio de Albuquerque, dejará de ser un extranjero en situación irregular.

¿?

Posted on Actualizado enn

Actualización a las 20:30 del domingo con menciones a la identidad de la persona que entrega el soborno. Edita el texto.

La segunda semana de enero de 2011 será recordada como el tiempo en  que cayó a la lona  la teoría conspirativa con la que el gobierno social-indigenista del presidente Evo Morales tuvo contra las cuerdas a gran parte de la oposición en Santa Cruz y el oriente durante cerca de dos años. Le llegó un inesperado recto al mentón. El conteo del árbitro llegaba este domingo a ocho.

Su testigo esencial en el episodio del Hotel  Las Américas, Ignacio Villa Vargas, alias “El Viejo”, habría sido sobornado con 31.500 dólares, de acuerdo a un video que fue la comidilla de las últimas 72 horas. Todo indicaba que aquél ha sido el precio pagado para involucrar a numerosas personas que en este trimestre deberán ir a proceso acusadas de separatismo y alzamiento armado.

El video que la audiencia boliviana vio la noche del jueves transmitido por cadena A y luego reproducido y transcrito por casi toda la prensa escrita y la radio en todo el país, dejaba escuchar a un individuo –luego identificado como funcionario de una oficina del estado- que le entregaba el dinero y al final decía: “Misión Cumplida”. La medalla de victoria periodística se la llevó John Arandia, del programa “A Todo Pulmón” de esa red televisiva que puso el video en las pantallas.

El acto, a raíz del cual pueden ser  incriminados tanto el sobornado como el sobornador y sus eventuales cómplices, fue registrado por una cámara moderna de un filmador de mano firme. Al parecer ocurrió en o cerca de la ciudad fronteriza de La Quiaca, o quizá (lo dijo al menos un diario) en Yacuiba. El gobierno no reaccionó de inmediatoy al principio mantuvo silencio. Parecía que había sido sorprendido con los pantalones debajo de las rodillas. El ministro del Interior, Sacha Llorenti, sólo atinó a decir que el caso será investigado. A la divulgación del video le encontró “intencionalidad” (vaya palabreja del léxico nacional que ignora el original correcto intención).  Entretanto, Erbol informaba que la voz de quien entregaba el soborno había sido identificada y que correspondía a un funcionario del gobierno, que  hacía poco había sido transferido a otra oficina, también gubernamental. Hasta el ex  viceministro del interior, Gustavo Torrico (ahora procesado por la cuestión de las armas de caza en posesión de un ciudadano alemán) abrió un suspenso al decir que recuerda “más o menos”  la oscura cuestión. Y ayer sábado, el presidente Morales no negaba el video (según La Razón expresó dudas sobre su autenticidad) ni el soborno al “testigo clave”  pero  manifestaba su convicción de que el acto criminal no había sido cometido por un funcionario de su gobierno. “Una sorpresa el video. Será o no verdad? No puedo entender…Yo personalmente no creo (que sea un funcionario estatal)”, decía en declaraciones a periodistas el sábado. Lo citaba Erbol, que también subrayaba que las palabras del mandatario venían a contramano de la declaración de seis fuentes que aseguraron a sus reporteros que identificaban la voz del soborno y que correspondía a la de una persona en el aparato gubernamental. Dijo el presidente en la última entrega de Erbol, el sábado:  “Que se investigue, no hay que proteger esto (…) Lo cierto es que hubo un grupo de extranjeros y bolivianos, de Santa Cruz especialmente, que querían dividir Bolivia”.

Al anochecer del domingo habia cuando menos dos serios postulantes a recibir el título de sobornador. Ambos eran mencionados con nombres y apellidos por Página Siete, de La Paz, y Estrella del Oriente, en Santa Cruz, en el sitio EJU. Había también un video de la información que sobre el caso ofrecía el presentador y periodista Carlos Valverde. Y ambos estaban vinculados al gobierno, según todas esas versiones.

“El Viejo”, quien acostumbraba alimentar con nombres de sospechosos a los investigadores oficiales de los sucesos del 16 de abril de 2009, debe estar en España, a donde iba a dirigirse, según las palabras del sobornador, que le entregó 30.000 dólares más un obsequio de otros mil quinientos para los pasajes del trayecto desde Argentina.

Uno pagaría para ver la cara que pondrían los investigadores oficiales si sus pares húngaras o irlandeses  preguntasen cuál será la próxima revelación que traerán los “videoleaks” bolivianos. La noche del viernes llovían las preguntas y las respuestas en las radios y programas televisivos.

Gary Prado Araúz, uno de los afectados por la avalancha de citaciones y acosamiento judicial que desató “El Viejo”, dijo la noche del viernes al programa “No Mentirás”, de Sisi  Añez: “Estoy impresionado cómo la Providencia Divina nos está ayudando a destruir este caso”.

“Fue un montaje. Absolutamente. La verdad murió con Rózsa y sus dos amigos”, dijo.

El jueves quedó abierto un boquete en la tesis gubernamental respecto el hilo de acontecimientos que desembocó en lo ocurrido en la madrugada del 16 de abril en el Hotel Las Américas, de Santa Cruz. Ya desacreditada la idea de un enfrentamiento del que salió triunfante la fuerza policial que invadió el local, el video deja tambaleando a las acusaciones del fiscal Marcelo Soza basadas en las afirmaciones de quien dijo que era su “testigo clave”. De dónde vino ese video? Por qué? Era un “recibo” para los que financiaban la operación? Y de dónde procedía ese dinero?

“El Viejo”, identificado como confidente y chofer de Eduardo Rózsa que recibía una paga diaria de ochenta bolivianos, es uno de los que deberá comparecer en el proceso como acusado. No se sabe cuál será el valor que le atribuirá el fiscal a las declaraciones que formuló.

En Brasil llamarían “infierno astral” al período por el que atraviesa el gobierno.